Netanyahu, acusado de fraude, cohecho y abuso de confianza en tres casos separados, acudió el lunes ante el Tribunal de Distrito de Jerusalem, donde se retomaba el proceso judicial iniciado hace un año y medio y que ha sufrido numerosos aplazamientos en los últimos seis meses.

El exprimer ministro apareció hoy ante la corte por cuarta vez desde que comenzó el juicio en esta audiencia (vista), que se aplazó la semana pasada, en que testificó por primera vez Herfetz, quien habló de las estratagemas de Netanyahu para conseguir una cobertura favorable de los medios y sus lazos personales con magnates de la comunicación.

Herfetz es el testigo clave del caso 4000 o caso Bezeq, el más grave de los tres que tiene abiertos, en el que se le imputa haber hecho favores al gigante de telefonía israelí Bezeq a cambio de cobertura favorable sobre él y su familia en el popular digital de noticias Walla, ambos controlados por el mismo empresario, Shaul Elovitch.

El exasesor de Netanyahu -convertido hoy en testigo crucial del Estado contra él- declaró hoy que el magnate Elovitch le proporcionó información destinada a Netanyahu sobre quién debería servir como ministro de Comunicaciones en 2014.

El interés de Elovitch en quién ostentaría esa cartera se debía a un posible acuerdo de fusión entre su compañía Bezeq y la compañía satelital Yes, que le reportaría al magnate de las telecomunicaciones millones de dólares y necesitaría la aprobación del Ministerio.

La cartera de comunicaciones fue asumida finalmente por el propio Netanyahu al frente del gobierno, quien era la elección preferida de Elovitch en su lista de candidatos potenciales.

Hefetz también afirmó que Elovitch le pidió en varias ocasiones que transmitiera mensajes para Netanyahu, quien estaba «cien por cien» al tanto de lo que ocurría, aunque el exprimer ministro ha insistido en que no era consciente de esas negociaciones en su nombre con Elovitch y Hefetz de intermediario.

«La preocupación de Netanyahu por los asuntos relacionados con los medios de comunicación era casi la misma que por los asuntos de seguridad», señaló hoy Hefetz.

«Netanyahu es mucho más que un fanático del control. Cuando se trata de asuntos relacionados con los medios de comunicación, quiere saberlo todo, hasta los detalles remotos», añadió.

Además del caso 4000 o Bezeq, Netanyahu tiene abiertos los conocidos como casos 1000 y 2000. El primero se debe a supuestamente aceptar regalos caros de millonarios para él y su familia, por valor de hasta un millón de shéqueles (unos 260.000 euros) a cambio de favores.

El segundo por intentar pactar con el editor de un popular diario local, el Yediot Aharonot, para lograr una cobertura más positiva sobre él a cambio de reducir la distribución del diario rival, el gratuito y oficialista Israel Hayom. EFE

FuenteAurora

5 COMENTARIOS

  1. Finalmente nos libramos de Bibi y espero que para siempre. En el ultimo momento antes de que terminara de destruir todas las instituciones democraticas para salvar su pellejo de la carcel, se unieron todos los partidos del pais salvo el suyo y los ultrareligiosos que Bibi mantenia con soborno electoral y formaron un gobierno decente y legitimo, para el bien del pueblo y no de la corrupta "familia reinante" y sus lambiscones.
    David Livne
    Rehovot, Israel

  2. No creo en nada de eso. Es maldad, es mentira. Lo que sí, quieren es manchar el honor, el nombre de uno de los más grandes hombres de Estado del siglo. También se ha dicho mucha mentira de Begin. La politiquería es eso: al caído, se le ofende y hiere. Netanyahu es serio, un prohombre de la Judeidad e inocente de tales mentiras. No nos olvidemos: no fuera por la energia y patriotismo, Israel hubiese sufrido mucho con los locos del Hamás, los enemigos del Hezbollah y otro que todavía niegan el Holocausto.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael Education Technologies; redefiniendo la educación en la era Covid
Artículo siguienteDía mundial de oración por México