Cordial, de buen corazón, burbujeante y siempre positiva.

Así es como los amigos universitarios de Deborah Berezdivin, quien pereció cuando se derrumbaron las Champlain Towers South en Surfside, recuerdan a la estudiante puertorriqueña de la Universidad George Washington.

“Ella siempre saca lo mejor de sus amigos”, dice el mensaje publicado en la página de Instagram de Hillel de GW. “Deborah es el tipo de persona que haría cualquier cosa por sus seres queridos y siempre te dirá lo que es correcto”.

Deborah, de 21 años, líder juvenil en la unida comunidad judía de Puerto Rico, estaba alojada en el edificio de condominios con su novio, Ilan Naibryf, de 21 años, para asistir a un funeral. Su primo Jay Kleiman, de 52 años, había viajado desde la isla para el mismo evento. Se alojaba con su madre Nancy Kress Levin, de 76 años, hermana de la abuela de Berezdivin, Diana, un piso más abajo. El otro hijo de Nancy, Frank, de 55 años, vivía a unas puertas de distancia con su esposa recién casada Ana Ortiz, de 46 años, y su hijo Luis Bermúdez, de 26.

Todos murieron cuando las Champlain Towers South se derrumbaron durante la noche. Los cuerpos de Berezdivin y Naibryf fueron recuperados el 7 de julio, según la policía.

Deborah Berezdivin nació el 9 de marzo de 2000, hija de Jeff y Clara Berezdivin. Tenía una hermana llamada Yael y era nieta de Diana y Manolo Berezdivin y de Janette e Issac Wasserstein. Como muchos en la comunidad judía de Puerto Rico, tenía raíces cubanas, pero también era costarricense por parte de su madre.

Berezdivin se crió en el área metropolitana de San Juan y asistió a la Baldwin School, una academia privada de Puerto Rico. Durante su estancia en Baldwin, fue una alumna de honor que participó activamente en la vida extraescolar, tomando parte del consejo estudiantil y en el Golden Key Club. También presidió el capítulo de Puerto Rico de Young Judaea, un club juvenil local centrado en el liderazgo, la comunidad y los valores judíos.

Estaba “muy comprometida con la misión educativa del movimiento, algo que aprendió de su familia”, dijo Diego Mendelbaum, líder religioso y director comunitario del Centro Comunitario Judío de Puerto Rico/Sinagoga Shaare Zedeck.

Deborah Berezdivin, a 21-year-old student at George Washington University who grew up in Puerto Rico, loved the outdoors and was a popular counselor at Camp Judaea in North Carolina.

Deborah Berezdivin, a 21-year-old student at George Washington University who grew up in Puerto Rico, loved the outdoors and was a popular counselor at Camp Judaea in North Carolina.

Berezdivin, junto con sus familiares, era miembro del templo del área de San Juan. También era un miembro querido de su comunidad en el Camp Judaea en las montañas Blue Ridge de North Carolina, donde muchos de los jóvenes judíos de la isla van a pasar los veranos. Allí, trabajó como consejera del personal cuando se hizo mayor.

Los hijos de Nicole Zeligman Pérez tuvieron a la pareja como consejeros. “Cada uno de ellos los amaban y adoraban, se mantenía en contacto con ellos todo el año y los admiraba”, escribió. “¿Quién no lo haría? ¡Eran unos chicos realmente increíbles!”

Deborah tenía un buen ojo para el arte y la fotografía. Durante sus viajes a Cuba, sacó fotos de los viejos coches de la calle, de los puestos de plátanos y de una calle de La Habana a la sombra de un flamboyán rojo brillante.

Asistió a la Universidad de Tulane en su primer año de universidad antes de trasladarse a la Universidad George Washington en D.C. La joven universitaria se describió a sí misma como una “aspirante a licenciada en marketing e historiadora del arte”, que esperaba avanzar en su educación en la industria del arte y la moda de lujo.

Sus amigos de la universidad dijeron que Berezdivin sentía un “enorme amor” por el sushi, la moda y su programa favorito, “Sex and the City”. Este verano, había combinado sus pasiones profesionales como becaria de marketing en la marca de la diseñadora de moda uruguaya Gabriela Hearst en Nueva York, según su Linkedin.

Berezdivin llevaba casi dos años saliendo con su novio, según Isabela Wolfson, amiga íntima de Ilan. Él estaba en el Medio Oeste y ella en Washington D.C., pero ambos mantenían vivo su amor mediante largas llamadas telefónicas y FaceTime.

“Él la adora. Le encantaba hablar de ella, le encantaba hablar de lo mucho que la quería”, dijo Wolfson. Aunque no conocía bien a Berezdivin, podía decir que “era una compañera perfecta para Ilan”.

Deborah Berezdivin and her boyfriend Ilan Naibryf. Both perished in the Champlain Towers South collapse in Surfside, Florida. She was a student at George Washington University and he was a student at the University of .
Clara, la mamá de Berezdivin — para quien ningún momento con sus hijas es demasiado grande o pequeño para registrarlo — cronificó su profundo amor por Deborah en sus redes sociales.

“A papi y a mí nos invade una gran alegría, pero más aún un orgullo que no cabe en nosotros”, escribió el día de la aceptación universitaria de Berezdivin en Tulane, en diciembre de 2017.

Cuando su hija se cortó el pelo castaño hasta los hombros en marzo de 2017, donando el resto, Clara agradeció a su hija “por ser tan especial y consciente del sufrimiento de los demás”.

En un antiguo post de cumpleaños su madre describió a su hija, a la que llamaba “mariposa”, como “siempre libre, siempre feliz”.

“Que sigas así toda tu vida…”, le deseó la madre a su hija.