Si la política es el arte de “no decir siempre toda la verdad”, Simon Leviev (31) tiene ya mucho ganado en sus planes de convertirse en político. El problema, en su caso, es que su fama mundial se basa en “nunca decir toda la verdad”.

Clic aquí para leer el artículo completo 

Fuenteel mundo

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCientíficos israelíes del Instituto Weizmann crean un embrión de ratón
Artículo siguienteLa serie de televisión más judía llega a su fin