Para adaptar la novela La ladrona de libros, de Markus Zusak, a la gran pantalla, el director Brian Percival sabía que haría falta un tipo especial de actriz, capaz de llegar a controlar el complejo mar de emociones que la joven Liesel experimenta a lo largo del filme. Percival se preparó para una larga búsqueda, lo que incluyó miles de jóvenes actrices de todo el mundo, con el objetivo de encontrar a la Liesel perfecta. Sólo podría haber una ahí fuera.

“Yo diría que vimos alrededor de mil chicas en todo el mundo”, explica el director. “Conocimos a algunas jóvenes actrices de Los Ángeles, de Londres y de toda Europa. Teníamos videocurriculums y directores de casting haciendo audiciones por todo el mundo, y además hicimos pruebas de cámara a un par de chicas de Australia y una de Los Ángeles”.

Al igual que la mayoría de los autores cuyo trabajo se va a adaptar a la pantalla, Markus Zusak no se había involucrado activamente en el proceso de casting, aunque le informaban frecuentemente sobre cómo iba evolucionando la búsqueda. Fue por casualidad cuando, una noche, al sentarse en un cine para ver una película francocanadiense titulada Profesor Lazhar, se encontró cara a cara con su propio personaje. “Recuerdo que le dije a mi mujer, ‘¡Eh, ésa es Liesel!.”

La chica que Zusak había visto, Sophie Nélisse, representaba perfectamente el espíritu del personaje que él había escrito en . “Sophie estaba genial en aquella película, y cuando la ves no puedes imaginarte a nadie más interpretando a Liesel”.

Desde el set de la película, durante una nevada mañana en los estudios Babelsberg de Alemania, Nélisse habla sobre su papel.

¿Qué fue lo que te gustó de interpretar a Liesel?

Bueno, Liesel es verdaderamente difícil y entretenida de interpretar porque pasa por muchas emociones diferentes. Al principio ella piensa, “Estoy un poco asustada y me siento algo intimidada”, y después, a medida que transcurre la película, se va haciendo más fuerte y valiente.  Pero luego encontrará el amor y después tendrá una relación muy especial con Max, así que verdaderamente pasa por muchas cosas. Interpretarla resulta tan increíble precisamente porque no es un papel fácil. Es interesante poder jugar con el personaje.

¿Ves algunas similitudes entre Liesel y tú?

Ella es una luchadora, un poco como yo. Yo no me rindo nunca si quiero algo. Liesel es valiente y nunca se rinde, y en eso se parece mucho a mí.

¿Cómo es trabajar con Emily Watson y Geoffrey Rush?

Los dos son realmente buenos porque son auténticos profesionales, y yo puedo aprender muchísimo de ellos. Ambos resultan extraordinariamente instructivos por cómo trabajan, cómo actúan y cómo se preparan previamente. Algunas veces me dan consejos, lo cual es realmente genial. Todos los días es un absoluto placer tener la oportunidad de sentirme como una niña mimada al poder estar con ellos.

¿Cuál el mejor consejo que te han dado?

La mayoría de las veces no me dan necesariamente un consejo explícito, sino que simplemente están ahí, de modo que yo puedo aprender cómo se preparan ellos mentalmente.

¿Qué tipo de película crees que va a ser ésta?

Yo creo que es una película edificante porque, aunque habla sobre la guerra, no es deprimente en absoluto. Es triste debido a lo que sucedió, pero en cierto modo las cosas se ven de otra forma en este filme. Las palabras son como la vida. Liesel aprende a leer y por esa razón sobrevive. Eso se puede aplicar a tu propia vida; si tienes ante ti una trayectoria vital complicada, puedes mirar el otro lado de las cosas. Y gracias a las palabras, Liesel puede ver el mundo de una manera mucho más bonita.

¿Tú lees mucho?

Me gustan los libros que me gustan. Quiero decir, ya sabes que hay algunas personas a las que no les gusta un libro pero lo leen hasta acabarlo  y dicen, “Vale, era malo”. Yo, si tengo que leer un libro malo, pienso, “Esto es aburrido. No lo voy a leer para nada”. Si es un buen libro, lo leería muy, muy rápidamente, hasta el punto de decir, “Vale, quiero leer el siguiente”. Si es malo, ¡me llevaría como diez años terminar de leerlo!

¿Cuáles son tus lecturas favoritas?

Me gustan mucho las revistas: publicaciones de todo tipo, revistas para adolescentes. Pero mi mejor amigo me enseñó un libro que me agradó. Al principio no creía que fuera el tipo de lectura que me suele gustar. Es una serie de libros de misterio y fantasía sobre animales titulada Fableheaven. La colección es realmente buena. Me gusta mucho y ya he leído cuatro libros de la serie. Los libros son muy gordos, pero también muy buenos, así que son mis favoritos.

¿Cómo es estar en Berlín?

Hace bastante frío durante el rodaje en Berlín. Es muy divertido y puedes aprender un poco, ya que la acción de la película se desarrolla también en Alemania. Puedes aprender más del filme porque estás en el lugar donde realmente ocurrió.

¿Hablas bien alemán?

Sé contar hasta 100. Sé decir “Tchüss”, “Hallo”, “Wie geht es dir?”, “Mir geht es gut”. Un  par de palabras. ¡Pero no creo que en sólo cuatro meses pueda aprender a hablar alemán!

¿Qué es lo que más te divierte de actuar?

Me encanta interpretar a alguien que no soy yo e intentar hacer cosas que nunca he hecho antes. Es realmente extraordinario meterte en otra persona y ser verdaderamente como esa persona. Es difícil -es un trabajo-, pero es muy divertido, y luego puedes decirte a ti misma, “He tenido esta experiencia”, y hacer eso es un placer.

¿Ves muchas películas?

Sí, las películas no son como los libros, así que, aunque sean aburridas, y aunque sean malas, las vería de todas formas. I sé que suena estúpido, pero me gustan las películas un poco estúpidas. Mi padre me dice, “¿Por qué ves esas cosas tan estúpidas?” Y yo me río de mí misma porque estoy viendo eso, pero realmente me gusta todo tipo de cine.

¿Con qué actores te gustaría trabajar?

Me gusta mucho Johnny Depp porque creo que está divertidísimo en Piratas del Caribe. Quizás con Jessica Chastain, que me parece muy buena. Hay muchos buenos actores. La mayoría de los actores con los que me gustaría trabajar, todos ellos tienen muchísimo que aportarme.

¿Has decidido dedicarte a la interpretación de por vida?

Sí. ¡A no ser que deje de gustarle a la gente y no me contraten! Pero mientras tenga una oportunidad, seguiré actuando.