Nuseir Yassin es un influencer palestino que nació en Israel, y recientemente publicó en sus redes sociales lo que él considera “su video más controversial”.

Yassin ha vivido el conflicto entre Palestina e Israel y ha visto morir amigos y gente por la guerra.

Para el joven, el estado de Israel debería de existir porque sin eso él no existiría, pero también debería de existir un estado Palestino porque sin eso su gente no existiría.

Es por eso que necesitamos dos países independientes, para dos personas, viviendo lado a lado en paz con nadie muriendo por un ataque de misiles o un ataque de cuchillos”, señala Nuseir Yassin en un video de su canal de Facebook Nas Daily.
“Es mi trabajo y el tuyo el buscar una solución que pare el sufrimiento”, subraya.

Yassin dice que el extremismo en ambos lados no es nada bueno.

“Tú no eres extremista que quiere que el sufrimiento siga, tú y yo solo queremos una solución. Así que en vez de ponernos de algún lado extremista, sal de tu casa y sé amigo del enemigo y verás lo que yo vi por 30 años, verás que hay gente que quiere lo mismo que tú”, detalla.

“Tú quieres una casa, tú quieres un trabajo, tú quieres una familia, pero sobre todo, tú quieres vivir”, dice.

¿Por qué existe el conflicto entre Israel y Palestina?
A finales del siglo XIX es cuando en Europa toma fuerza el sionismo, que buscaba establecer un Estado para los judíos.

Esto apareció en parte al que surgió en la región europea, que tuvo su máxima expresión con el holocausto durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Donde habría de ser creado el Estado Judío?
En la mesa estaban varias opciones, como en Uganda, Argentina, o incluso una región de Rusia llamada Birobidzhan.

Sin embargo, la religión judía dice que la tierra de los judíos está en un área geográfica conocida como Palestina o Tierra Santa.

¿Cuál es el problema de esa tierra?
Esa tierra también es sagrada para los musulmanes. Cuando se empezó a plantear la idea del Estado Judío esa parte pertenecía al imperio Otomano, y había muy pocos judíos, la mayoría era árabe.

Sin embargo, la Primera Guerra Mundial lo cambió todo.

Cuando terminó la gran guerra el imperio Otomano desapareció, y las potencias europeas se repartieron varios territorios y Reino Unido pasó a administrar la región de Palestina.

Ahí el gobierno británico dio a conocer la declaración Balfour, una carta en la que por primera vez se apoyaba con la creación de un estado para el pueblo judío en la región Palestina. A pesar de eso, había una cláusula que señalaba que “no debería de hacerse nada que dañara o perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina”, es decir, hay que respetar a los árabes.

En los años 20 y 30, miles de judíos se instalaron en esa región, a los que se le sumaron después los que huían del holocausto.

Israel, un país del Medio Oriente en el Mar Mediterráneo, es considerado por judíos, cristianos y musulmanes como la Tierra Santa bíblica.
Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, los judíos en Palestina eran unos 600 mil, la mitad de los árabes en aquel momento, y pronto aumentaron las tensiones entre las dos comunidades.

Para resolver el problema y buscar mejorar la convivencia, en 1947 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) propuso la creación de dos estados independientes, unos árabe y otro judío.

Mientras que Jerusalén tendría y un régimen especial.

Los israelíes aceptaron esa división, pero los árabes no, ya que lo consideraban una pérdida de su territorio y el plan de la ONU nunca se implementó.

En 14 de mayo de 1948, el líder judío David Ben Gurión proclama el establecimiento del Estado de Israel.

Justo al día después, 5 países árabes vecinos le declaran la guerra, invaden el nuevo estado judío con el objetivo de desaparecerlo.

Te puede interesar: Cómo fue la operación encubierta “Cólera de Dios”, con la que Israel vengó la muerte de sus atletas en los Olímpicos de Múnich

Luego de un año, Israel no solo gana la guerra, sino que amplía su territorio y conquista la parte occidental de Jerusalén.

Mientras, Jordania ocupa y Jerusalén Oriental y Egipto se queda con Gaza.

Esta guerra terminó hace 70 años y tuvo dos consecuencias que hoy en día aún perduran.

La primera es el enorme número de desplazados, a esto los palestinos lo llaman Nakba, que en árabe quiere decir destrucción o catástrofe.

La segunda consecuencia que perdura es la división del territorio Palestino en dos.

que tiene a Jerusalén Oriental y la Franja de Gaza.

En 1956 una crisis por el Canal de Suez causó un conflicto entre Egipto e Israel, que tuvo el apoyo de Reino Unido y de Francia.

Aunque la guerra duró 9 días, las fronteras quedaron inalteradas hasta junio del 68, cuando se produjo el tercer conflicto, conocido como La Guerra de los Seis Días.

Al terminar estar guerra Israel ocupó , Gaza y la península del Sinaí.

Te puede interesar: Israel admite que existen “grandes probabilidades” de que uno de sus soldados matara a la periodista palestina Shireen Abu Aqla

La última de esta serie de guerras fue la del Yom Kippur, en 1973. Esta fue entre Egipto e Israel.

La guerra duró 20 días, peros sus consecuencias se alargaron por años y desembocaron en un evento muy importante para la región.

En 1978 Egipto se convirtió en el primer país árabe en firmar la paz con Israel, en los acuerdos de Camp David, de esta forma recuperó el Sinaí, pero en cambio renunció a la Franja de Gaza.

Eso fue un punto de inflección que marcó la relación de Israel con los otros estados árabes, aunque finalmente solo Jordania, además de Egipto, llegó a firmar un tratado de paz con el estado judío.

Los acuerdos de Camp David supusieron el final de la guerra entre Israel y vecinos árabes, y desde ese momento el conflicto quedó centrado entre Palestinos e Israelíes.

Gaza y siguen hasta el día de hoy bajo control militar de Israel y en parte bajo la Autoridad Nacional Palestina.