En dos incidentes distintos en Ucrania, se encontraron agujeros de bala en una sinagoga y ladrones de tumbas presuntamente asaltaron una fosa común de la época del Holocausto, exponiendo y esparciendo restos humanos.

Las consecuencias de un tiroteo en la sinagoga de Kremenchuk, ciudad situada a 130 millas al sureste de Kiev, se descubrieron a principios del mes pasado, pero la comunidad judía local informó de ello el lunes. El retraso se planeó “para evitar el pánico en la comunidad judía de la ciudad”, informó el sitio de noticias Jewish.ru, citando a un portavoz de la Comunidad Judía Unida de Ucrania, un grupo de interés comunitario.

Nadie resultó herido en el incidente.

Los lugares judíos han sido objeto de vandalismo en múltiples ocasiones en Kremenchuk en los últimos años. En 2016, la tumba de un rabino jasídico local fue incendiada. El mismo lugar fue objeto de vandalismo en 2013, 2014 y 2015, a veces con pintura en spray de símbolos nazis. En 2012, individuos no identificados intentaron prender fuego a la sinagoga y en 2009 se salpicó de pintura el edificio.

La grave profanación tuvo lugar en el pueblo de Pikov, situado a 110 millas al suroeste de Kiev, según Eduard Dolinsky, director del Comité Judío Ucraniano, otro grupo de intereses comunitarios. Escribió sobre el incidente en Facebook el sábado, y publicó fotos de huesos que sobresalían de un agujero en el suelo.

“Los nazis y los colaboradores locales fusilaron a más de mil judíos, incluidos mujeres y niños, en mayo de 1942 en ese lugar”, dijo Dolinsky. “Ahora algunas personas que han perdido su humanidad buscan oro en su tumba”.