Diario Judío México - La Serie A inició este sábado 18 de agosto y uno de los partidos estelares fue el que disputaron la Lazio y el Napoli, pero no debido al buen fútbol, sino por el papel de los aficionados del equipo romano que repartieron folletos en los que prohibían el acceso de las mujeres a las 10 primeras filas de “La Curva Nord”, la cabecera norte del Estadio Olímpico donde se ubican los ‘ultras’, argumentando que “es un lugar sagrado” con un código no escrito que se debe respetar.

Antes del inicio del encuentro la afición de la Lazio repartió un boletín en el que también se leía: “Las primeras hileras, como siempre, han sido las trincheras. En las trincheras, no permitimos mujeres, esposas y novias, así que las invitamos a sentarse a partir de la décima hilera. Aquellas que elijan el estadio como una alternativa para un día tranquilo y romántico en Villa Borghese (un parque en Roma), deben de irse a otras secciones”.

Ante este hecho, Arturo Diaconale, portavoz del club, sentenció a la agencia de noticias italiana ANSA que ésa no era la posición del club, y que están en contra de cualquier muestra de discriminación.

Esta no es la primera vez que los ‘tifosi’ del equipo ‘lacial’ se encuentran bajo el ojo del huracán por una conducta discriminatoria; la temporada pasada, los ultras vistieron el Estadio Olímpico de Roma con imágenes de Ana Frank portando una camiseta de su rival, la Roma, en un gesto despectivo con la comunidad judía y con ‘La Loba’. Este hecho detonó un gran problema para el club, lo que provocó que la Federación de Fútbol Italiana abriera una investigación.

Diaconale trató de deslindar al club de las acciones de ‘Los Irreductibles’: “La Lazio es el único club que llevaba una línea de extrema intolerancia con el racismo. El presidente está pagando un precio muy elevado por ello, con amenazas de muerte que le obligan a llevar escolta, pero hace años que no hay incidentes físicos en la curva de la Lazio, banderas ofensivas o cánticos truculentos, lamentablemente, hay que continuar con una acción educativa”, expresó al diario El País.

Este hecho le costó al club 50,000 euros y los aficionados estuvieron obligados a leer durante las siguientes dos jornadas un fragmento del diario de Ana Frank en todos los estadios, mientras que los futbolistas del equipo vistieron una camiseta contra el antes de cada partido.

FuenteUS.As
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDescanse en paz el Sr. Marcos Solodkin Efrato Z”L
Artículo siguienteA 25 años de los Acuerdos de Oslo, Guterres se equivoca