Alejandro Aguilera Castrejon, es parte del equipo de Investigación del profesor Jacob Hanna y participó en el gran hallazgo de los embriones creados de forma sintética.
Proveniente de México, Alejandro estudió en la en la Facultad de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Llegó al hace seis años. Su foco de interés es la reproducción de células madre.

Al terminar su licenciatura buscó oportunidades fuera de México para estudiar su maestría. Casualmente, encontró un poster en la Facultad de Biología en donde se anunciaban posibilidades de estudio y de beca en el en Rejovot.
No conocía el Weizmann pero tras investigar un poco encontró información sobre el laboratorio del profesor Jacob Hanna, cuya investigación era justamente lo que él buscaba. Alejandro le escribió directamente al profesor, quien vio en él mucho potencial y talento.
Alejandro aplicó y dio todos los pasos para hacer su maestría en el Feinberg Graduate School del Weizmann. Y luego, continuó la investigación con el profesor Hanna como parte de su doctorado.

Alejandro explica con mucha emoción los hallazgos de la última investigación y expresa la alegría que sintió el equipo de investigación cuando percibió los latidos del corazón del embrión sintético. Todos comprendieron que en el futuro, su hallazgo podría incluso generar órganos y tejido muscular para trasplantes.

¿Por qué el ?

Alejandro comenta que no encontró otro instituto de investigación en el mundo que ofreciera las condiciones que ofrece el Weizmann. No tuvo que lidiar con burocracia, ni con trámites de la visa. El hizo lo posible para que sus energías se centraran únicamente en su investigación. Así mismo, destaca las buenas condiciones que tiene el laboratorio donde trabaja, nunca les faltan recursos y tienen todo el equipo necesario hacer ciencia de calidad.
En el futuro, Alejandro sueña con crear su propio laboratorio y continuar su investigación en la reproducción de células.