Un grupo de judíos del Estado de Maine (EE UU) está de visita en a partir de este lunes, según informa el diario Portland Press Herald, con el objetivo de conocer la Isla y establecer conexiones personales con la pequeña comunidad judía local. Sin embargo, el programa de los integrantes de la delegación no incluye menciones al caso del contratista estadounidense Alan Gross, puesto en libertad el pasado mes de diciembre tras cinco años de cárcel en la Isla bajo la acusación de “amenazas a la seguridad del Estado” por haber traído un equipo de conexión satelital a Internet a la comunidad judía cubana.

La Alianza Comunitaria Judía (JCA) del Sur de Maine ha organizado una estancia de una semana en la Isla que incluye visitas a lugares de interés para su comunidad y otros centros culturales en La Habana, Santa Clara, Cienfuegos y Trinidad. Los 17 viajeros han llevando consigo medicamentos y libros donados por organizaciones e individuos de Maine.

El diario señala dos datos curiosos. Pese a las restricciones en vigor en la Isla, la pequeña comunidad de judíos en tiene acceso a la carne para celebrar el día de Sabbath cada semana. Y, segundo dato, el artículo recuerda que en distintas ocasiones, las tumbas de ese grupo religioso han sido objeto de robos, ya que los huesos de los judíos se consideran sagrados en los rituales de santería.

En viven actualmente unos 1.500 judíos, pero eran 24.000 en los años 20 del pasado siglo. Los judíos llegaron en distintas etapas, escapando de España durante la Inquisición, de Turquía tras la caída del imperio otomano y de Europa en el época nazi. La mayoría de entre ellos, sin embargo, decidió abandonar la Isla tras la toma de poder de Fidel Castro en 1959.

El viaje de esta semana, el primero de la organización, fue planeado antes del anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas hecho el 17 de diciembre por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro. “Hay una sensación de que todo está cambiando y es hora de ir antes de que McDonald’s llegue allí”, dijo Fae Silverman, coordinador del programa del JCA.

Emily Chaleff, antiguo representante del JCA, participó en un viaje parecido en 2013. “Será muy interesante ver cómo será la experiencia para esta delegación”, dijo; “me pregunto qué cambios se han producido en la vida cotidiana. Supongo que muy pocos”.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior1200 estudiantes participaron del Foro Universitario “Educando para Recordar” en México
Artículo siguienteLa sabiduría es la capacidad de saber qué hacer con lo que sabemos
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.