Una región tribal profundamente conservadora de Pakistán está difundiendo un video animado en idioma pastún para advertir a su población sobre el  y apuntando a su cultura de armas en el proceso.

Diario Judío México - En el video ambientado en un campo con un rayo, el protagonista Pabo “Badmash”, o Pabo el matón, se propone derrotar al virus. Los pobladores le ofrecen un bate de madera, una pistola, una espada e incluso un lanzacohetes.

Pero Pabo los sorprende al rechazarlos, diciendo que él derrotará al enemigo con sus “manos desnudas”.

Luego procede a lavarse las manos con jabón e incluso chequea que las haya enjabonado durante 20 segundos, como se recomienda.

El jabón es mi ley”, dice Pabo, jugando con el dicho “el arma es mi ley”, un refrán común entre muchas tribus pastunes para quienes la posesión de armas está muy arraigada.

Pakistán se une así a varios países que están empleando campañas creativas de seguridad pública para aumentar la concientización.

El mes pasado, Vietnam comenzó un proyecto que involucraba un video musical pegadizo que incluía demostraciones del lavado de manos. India convocó a celebridades para impulsar sus campañas.

Pakistán tiene más de mil 200 infectados confirmados, el número más alto del sur de Asia, con nueve muertos.

Muchas partes del país han impuesto cuarentenas, pero las autoridades dicen que han tenido problemas para que la gente coopere debido a la falta de concientización.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.