El video se viralizó a través de las redes sociales. Si bien la Asociación Israelita de aclaró que no tiene relación con la iniciativa, afirmó a ItonGadol que ven “con buenos ojos todo intento que se haga de resolver este problema por vía no violenta”.

Un video que se difundió a través de las redes sociales convoca a todos los judíos del mundo a celebrar un Shabat para pedir que se resuelva la crisis en .

“Sabemos quién es el único que puede cambiar algo para bien y tiene la llave de la salvación: Hashem. Este Shabat haremos todos los judíos en y en el mundo algo que parece imposible. Vamos a desconectarnos de nuestro celular, computadora y televisión para conectarnos con nuestros seres queridos”, expresó la voz en off del video.

ItonGadol consultó al flamante presidente de la Confederación de Asociaciones Israelitas de (CAIV), Elías Farache Srequi, si estaban relacionados con la iniciativa. Farache aclaró que no saben quién la promovió y que no es un video oficial, pero destacó: “Vemos con buenos ojos todo intento que se haga de que las partes se sienten a negociar y resolver este problema por vía no violenta. Pero sabemos que como comunidad no podemos más que desear eso. No somos organismos vinculantes al respecto. Nuestro deseo como siempre es que prime la paz. Somos todos venezolanos y vivimos en el mismo país”.

Asimismo, agregó: “Nosotros pensamos que está muy bien que el Shabat, la espiritualidad, las buenas intenciones, puedan aportar tranquilad”. Sin embargo, destacó: “Lo que creemos es que las iniciativas tienen que ser firmadas, con nombre y apellido”.

El presidente de la CAIV opinó que “el video anónimo puede tener las mejores intenciones, pero pudiera malinterpretarse. Ese video que en principio parece bonito porque es espiritual y sobre el Shabat, no está firmado por nadie. No se sabe quién lo hizo. Esas buenas intenciones se pierden en el anonimato”.

se encuentra en una profunda crisis y ya suma 105 víctimas fatales desde que a principios de abril la oposición protesta contra el presidente Nicolás Maduro.

En cuanto a la relación de la comunidad judía con el gobierno venezolano, Farache afirmó: “Hasta el momento y en los últimos tiempos, nosotros cuando necesitamos algo, acudimos directamente al gobierno y somos atendidos. Así que no necesitamos, para expresarnos ante el gobierno o los , utilizar un pseudónimo”.

En marzo, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, mantuvo un encuentro con Farache, el rabino de la Asociación Israelita de Venezuela (AIV), Isaac Cohen; el vicecanciller para Asia, Medio Oriente y Oceanía, Félix Plasencia; el presidente del Vaad Hakehilot, Daniel Benhamou; y el ex presidente de la CAIV David Bittan.

En la reunión se planteó la posibilidad de restablecer las relaciones diplomáticas entre Israel y Venezuela, interrumpidas en enero de 2009, cuando el entonces presidente Hugo Chávez expulsó al embajador israelí.

La decisión fue en respuesta al Operativo Plomo Fundido, la guerra de ese año entre Israel y la organización Hamás. Desde su llegada al gobierno, Chávez mantuvo una política pro-árabe y anti-norteamericana, y un acercamiento a países musulmanes como Siria, Jordania e Irán.

“Lamentablemente, cada vez que se hacen declaraciones siempre el que habla termina siendo mal entendido porque apunta a una de las partes. Lo que queremos es paz”, concluyó Farache.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTikkun Olam y una solidaridad transnacional
Artículo siguienteLos refranes de mi nonika