El ministro de Construcción y Vivienda, Ze’ev Elkin (Nueva Esperanza), que asistió a la reunión entre el primer ministro Naftali Bennett y el presidente ruso Vladimir Putin, respondió a la creciente curiosidad del último día desde que se publicaron fotos de Elkin con una bolsa en la mano antes de la reunión en Sochi.

En una entrevista con la radio 103FM, dijo: “Por supuesto que llegué con una bolsa. Pero en serio, eran fotos aéreas”. Cuando se le preguntó si las fotos aéreas eran de la zona cercana o incluso lejana, Elkin respondió: “No voy a dar más detalles”.

“Como la situación del coronavirus en Rusia es compleja, el presidente no quería que hubiera más gente en la sala, así que solo estábamos el primer ministro y yo. Había grandes fotos aéreas. Me dieron la bolsa de la embajada. Se trata de la de Israel”.

Ante la prolongación de la reunión entre el primer ministro Naftali Bennett y el presidente ruso Vladimir Putin, que tuvo lugar el viernes por la tarde en la ciudad de Sochi, Bennett pospuso su regreso a Israel y permaneció en Sochi con el séquito y el ministro Ze’ev Elkin.

La comunidad judía preparó todo lo necesario para el Shabat, junto con un rollo de la Torá, un Siddur y chales de oración que fueron entregados a la comitiva del primer ministro. La comida de Shabat de la delegación se celebró en el hotel, con la participación del primer ministro Bennett, que fue dirigida y presentada por el alcalde de Sochi y el emisario de Jabad, el rabino Shalom Lazar.

Antes del Kiddush, Bennett dijo que la reunión con el presidente Putin fue cálida y cordial. Durante la comida pronunció un Dvar Torá: “Lo que aprendo de nuestro padre Abraham y de la atadura de Isaac, es que la fe y la no es una póliza de seguro con D’s – que todo se entiende siempre, pero cuando alguien cree, puede haber dificultades, habrá caídas, pero la fe en D’s es hacer todo, lo máximo que podemos hacer, y creer que el resto está en sus manos y que él arreglará todo exactamente como debe ser”.

Bennett continuó: “Quiero dar las gracias a Jabad, una organización judía que no tiene parangón en el mundo, por la cálida acogida, y por su dedicación y sagrado trabajo que realizan aquí en Rusia, y en todos los rincones del mundo”.

El rabino Lazar dijo el Kiddush y agregó “Quiero agradecer al primer ministro y a toda la delegación por el gran privilegio de recibirlos aquí en Sochi en este Shabat especial. El Lubavitcher Rebbe explica la gran importancia de acompañar a un invitado. A través de la Intervención Divina usted se quedó aquí, y nos privilegió no solo para darle la bienvenida, sino también para acompañarlo adecuadamente; quiero agradecerle por santificar el nombre de Dios que ha hecho aquí en la ciudad, y el fortalecimiento que ha dado a nuestra comunidad y a todos los judíos de Rusia”.

En una conversación privada posterior, el primer ministro le dijo al rabino: “El presidente me habló de las buenas relaciones aquí con la comunidad judía. Quiero que todos los emisarios de Jabad sepan que os admiro sin límites y os quiero. Que sigáis siendo fuertes y que sigáis marcando la diferencia”.