Habían transcurrido más de dos décadas de aquellos infaustos sucesos que acontecieron en la entonces Villa-Real. El pogrom de 1391 asolaría gran parte de la judería existente en muchas localidades de Castilla y Aragón. Villa-Real (hoy Ciudad Real) no sería una excepción.

Estela funeraria judía" (FUENTE: https://www.youtube.com/watch?v=IppVNFQNn4M&t=1s , en CRTv)

Llegaría entonces el año de 1413 cuando en tierras más allá de los Pirineos se rifaban el poder temporal y el religioso, existiendo varios Papas simultáneamente.

Mientras tanto, en tierras peninsulares asistíamos desde el mes de febrero de ese año a la convocatoria de la Disputa de Tortosa por el Papa Luna Benedicto XIII, en la que se trataba de dirimir las diferencias irreconciliables entre judíos y cristianos. Los representantes de ambos credos que sugirieron tal convocatoria sería Vicente Ferrer y el judío converso Jerónimo de Santa Fe, que actuaría de portavoz de los cristianos, celebrándose para ello unas sesenta y nueve sesiones en los que la controversia entre rabinos judíos y eclesiásticos cristianos se haría de forma pública en la Corona de Aragón. Aquella congregación se prolongaría desde el 7 de febrero de 1413 hasta el 13 de noviembre de 1414, habiéndose leído el día 10 una cédula de capitulación por parte del Rabí Astruch Levi en nombre de todos los rabinos, exceptuándose la contumacia de Yuçef Albó y Vicente Ferrer.

Paralelamente a aquellas disquisiciones teológicas que trataban de desarmar el argumentario de los judíos con el fin de provocar una ola de conversiones masiva, en la entonces Villa-Real se estaban desmantelando los elementos esenciales con los que se había identificado la comunidad judía. Así nos lo señala don Luis Delgado Merchán en su documentada de Ciudad Real (La Judería, la Inquisición y la Santa Hermandad), refiriéndonos que un 10 de octubre de 1413 (¡hace ya 608 años!) Juan Alfonso de Villarreal –criado de la que había sido dueña del señorío de Villa-Real, la reina doña Beatriz– otorgaría la escritura de venta del fonsario judío por la cantidad de mil quinientos maravedís a los Priostes de las cofradías –constituidas por judíos conversos – de Todos los Santos, de San Miguel de Septiembre y de San Juan, vecinos todos de Villa-Real.

FuenteMi ciudad Real

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa dama de la luz
Artículo siguiente12 de octubre de 1802: Se gradúan los primeros oficiales de West Point, la mitad judíos