Diario Judío México - Un día como hoy pero de 2005 fallecía a los 89 años el dramaturgo y guionista Arthur Asher Miller, en el pueblito de Roxbury, Connecticut, Estados Unidos

Arthur Miller, hijo de una familia de judíos polacos inmigrantes, nació en Nueva York, Estados Unidos, el 17 de octubre de 1915.

Su padre era dueño de una pequeña empresa textil, pero la gran crisis económica iniciada a fines de octubre de 1929 lo llevó a la ruina, lo que obligó a Arthur Miller a trabajar, sin culminar sus estudios secundarios para poder costearse los universitarios. En la Universidad de Michigan estudió periodismo, graduándose en 1938, año en que volvió a vivir en Nueva York, donde se ganaba la vida escribiendo guiones radiofónicos, a la vez que también creaba obras propias.

Por una de las primeras obras, Honors at Dawn, recibió el Premio Avery Hopwood y a los 28 años se estrenó, la comedia Un hombre con mucha suerte, que no fue aceptada por el público ya que solo se la representó cuatro veces, pero unos años después estrena Todos eran mis hijos, que permanece un año y medio en cartel y que en 1948 recibe el Premio de la Crítica, otorgado por el Círculo de Críticos de Teatro de Nueva York.

Pero su primer gran éxito fue anterior, lo logró con una la novela, Focus (En el punto de mira), editada en 1945, en donde realiza un importante alegato contra el . Su ingreso a la fama lo obtiene en 1949 cuando se estrena Death of a salesman (La muerte de un viajante), que en cierta medida está inspirada de la debacle económica de su padre y desmiente lo que se denominaba ‘el sueño americano’ de los inmigrantes, por la que obtiene un Premio de la crítica y el Pulitzer de Teatro y de nuevo con el de la Crítica de Nueva York.

Hombre de ideas progresistas, sus obras tienen un gran sentido social, en las que denuncia lo valores conservadores que observa en los Estados Unidos. Por este motivo Arthur Miller fue acusado en la década del cincuenta del siglo pasado de comunista, y padeció lo que se conoce como ‘la casa de bruja’ de los intelectuales y artistas estadounidenses cercanos al comunismo o el socialismo, que llevó a cabo el senador Joseph Raymond McCarthy.

Debido a que se negó a proporcionar los nombres de un grupo de intelectuales de izquierda cuando debió presentarse ante la Comisión de Actividades Antiamericanas del Senado de los Estados Unidos, fue declarado culpable de desacato, pero Tribunal de Apelación de los Estados Unidos anuló la sentencia, por lo que no fue a la cárcel, aunque sufrió muchas presiones, una de las cuales fue quitarle el pasaporte y no permitirle salir del país. Miller reflejó todo ese periodo de la sociedad estadounidense en The crucible (Las brujas de Salem, 1953), basada en un hecho real del siglo XVII sobre la persecución de las brujas.

Tiempo después recibe su segundo Pulitzer por la obra teatral A view from the bridge (Panorama desde el puente, 1955), que al ser llevada al cine también fue un rotundo éxito, al igual que el film The Misfits (Vidas rebeldes) que en Argentina se denominó Los inadaptados, del cual es autor del guión, que escribió especialmente para quien en ese entonces era su mujer, Marylin Monroe, que la interpretó con Montgomery Clift y Clark Gable como protagonistas, y que la última actuación de Marilyn y Gable.

Si bien al final de su vida Arthur Miller fue un escéptico de la política, durante muchos años fue un activista social la denunciando y luchando contra lo que consideraba la deshumanización de la vida estadounidense. También se opuso denunció la intervención de Estados Unidos en Corea y Vietnam, llegando, en 1968, a ser delegado en la convención del partido Demócrata.

En 1987 se publicó Timebends (A vueltas al tiempo), su autobiografía, que fue muy bien aceptada por el público y la crítica, y lo puso a la altura de los grandes escritores estadounidenses de la segunda mitad del siglo XX; lo que le fue reconocido al otorgársele el premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2002; también había recibido el Premio Jerusalem.

Arthur Miller tuvo tres matrimonios, primero con Mary Grace Slattery (1940–1956), con quien tuvo dos hijos: Robert y Jane; luego con Marilyn Monroe (1956–1961), y finalmente con Inge Morath (1962–2002), con quien tuvo una hija, Rebeca y un hijo, Daniel, nacido con síndrome de Down.

Su creación literaria no se detuvo hasta casi el mismo momento de su fallecimiento, el 10 de febrero de 2005, en Roxbury, Connecticut, Estados Unidos; siendo algunas de sus obras las siguientes: No villain (1936), They too Aris (1937, Honors at dawn (1938), The grass still grows (1938), The great disobedience (1938), The man who had all the luck (Un hombre de suerte 1940), The half-bridge (1943), All my sons (Todos eran mis hijos, 1947), A memory of two mondays (Recuerdo de dos lunes, 1955), After the fall (Después de la caída, 1964), The price (El precio, 1968), The creation of the world and other business (La creación del mundo, 1972), The archbishop’s Ceiling (1977), The american clock (1980), The last yankee (1991), The ride down Mt. Morgan (El descenso del monte Morgan, 1991), Plain girl, (Una chica cualquiera, 1992), Broken glass (1994), Mr Peter’s connections (1998), Resurrection blues (2002) y Finishing the picture (2004).

FuenteItongadol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDescanse en paz la Sra. Teresa Nehmad Dayan Z”L
Artículo siguienteLa magia de Emmolo
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.