Un 10 de mayo pero de 1960 fallecía el popular actor del y general de la primera mitad del siglo XX, que también se destaco como director, productor y guionista tanto teatral como cinematográfico.

Nacido en Sudlekov, en austríaca de Galicia – hoy Zhidáchiv, Ucrania – el 15 de junio de 1889 con el nombre Avram Moishe Schwartz, era hijo de un comerciante de granos. Moishe fue el mayor de seis hermanos. Los Schwartz conformaron una tradicional familia judía ortodoxa.

En 1898, su padre, Isaac Schwartz, emigró a con sus tres hijas adolescentes, radicándose en Nueva York, y un año después arribaron Rosa y dos de los tres hijos varones. Moishe decidió quedarse en Inglaterra, donde vivió hasta los 12 años.

Al llegar a Nueva York se lo inscribió como Morris en la escuela Barón de Hirsch, fundada para enseñar a los inmigrantes judíos. Al terminarla realizó diversos trabajos en el taller textil de su padre hasta que un tío lo introdujo en el Yiddish, algo que lo cautivó desde un principio. Se unió a los diversos grupos de niños y jóvenes que eran partidarios de diferentes teatros y actores tanto en como inglés, admirando a los actores David Kessler y Jacob Adler, a la vez que empezó a leer especialmente obras clásicas de autores como William Shakespeare y Henrik Ibsen.

Como su padre se oponía a que fuera actor, Moishe decidió irse de la casa familiar y, mediante diversos trabajos, se mantuvo mientras se perfeccionaba en la labor actoral. Su primer trabajo como actor fue en diversos grupos teatrales viajeros, incluyendo uno que giraba por el Medio Oeste.

A su regreso, siguió progresando en la profesión, obteniendo un contrato en Filadelfia, en el “Green Street Teatro” de Michael Thomashevsky, una de las estrellas más grandes del en que representaba en el idioma vernáculo de los judíos de Europa oriental obras de Shakespeare, Fausto de Goethe, Parsifal de Wagner y la Cabaña del tío Tom, entre otras.

El primer matrimonio de fue con una actriz del Yiddish, de la que se divorció en 1911, volviéndose a casar en 1914 con una oriunda de Brest—Litovski, Anna Bordofsky, que había llegado a en los primeros años del siglo. Luego de haber actuado con Kesler, Bordofsky se convirtió en un apoyo a toda la labor que Schwatz desarrolló, en especial el “ Art Theatre”, que fundó en 1918.

El matrimonio no tuvo hijos y después de la Shoá, grupos judíos trabajaron para reunir a las familias y ubicar a los huérfanos judíos en familias judías. En 1947, con la intervención del American Jewish Joint Distribution Committee, Maurice y Anna adoptaron a Moisés y Fannie Englander, de 9 y 8 años.

Luego de actuar siete años en la compañía de Kessler, Scwartz se independizo y en 1918 fundó el “ Art Theatre”, ubicado en Union Square en Nueva York con aspiración de destinarlo a producir obras clásicas y literarias en Yiddish, a las que les sumó obras de autores judíos como Sholem Aleijem. Un año después, con la finalidad de formar a estudiantes de teatro, le fusionó una escuela teatral.

Este emprendimiento de produjo durante 40 años un repertorio de rotación de 150 obras de teatro: los clásicos del yiddish, europeo y el Inglés, que van desde obras de Sholem Aleijem a William Shakespeare.

Schwartz continuó actuando y fue considerado como el «más grande de todos los actores yiddish» o el «Laurence Oliver de la Etapa idish”. Sus papeles destacados y más aclamados fueron los «Reb Malech» en “Yoshe Kalb” de Israel Joshua Singer; «Luka» en “Los bajos fondos” de Maxim Gorki; Oswald en “Fantasmas” de Henrick Ibsen; Shylock en “El mercader de Venecia”, y en papel protagónico de “El rey Lear”, ambas de William Shakespeare. Además, actuó junto con el reconocido actor Max Berliner en la obra teatral «La Familia Karnowsky»

Schwartz participó en más de veinte películas entre 1910 y 1953. La mayoría fueron mudas, y varias las escribió, produjo y dirigió, destacándose “Los corazones rotos” (1926), “Tío Moisés” (1932), “El hombre detrás de la máscara”(1936), “Tevya” (1939), “Misión a Moscú” (1943). “Salomé” (1953) y “Los esclavos de Babilonia” (1953).

falleció el 10 de mayo de 1960, mientras se encontraba de visita en Israel, en el hospital Beilinson de la ciudad de Petaj Tiva. Sus restos fueron enterrados en Estados Unidos, en la sección del del Mount Hebron Cementery, de Flushing, un barrio en la parte norte de Queens, en la ciudad de Nueva York.