Diario Judío México - , un inmigrante de Lemberg, Galicia, que ganó fama como Weegee, el reportero gráfico, nació en esta fecha en 1899.

Weegee trabajó principalmente de noche y construyó una red de contactos sociales y técnicas de radio de onda corta que le permitían a menudo golpear. la policía a la escena de un crimen, una hazaña que le valió el nombre de Weegee, una variante de “Ouija”, el juego de mesa para leer la mente. Mantuvo un cuarto oscuro en la cajuela de su auto y produjo imágenes llenas de drama, emoción y los aspectos desaliñados de la vida. Las fotos de Weegee se publicaron en casi todos los principales periódicos de Nueva York y se recogieron en Naked City (1945), un libro que dio origen a una serie de películas y televisión.

También trabajó en Hollywood desde 1946 hasta principios de la década de 1960, como actor y consultor de efectos especiales. Weegee fue el fotógrafo en el set del Dr. Strangelove de Stanley Kubrick, o Cómo dejé de preocuparme y aprendí a amar la bomba (1964), y fue su acento el que adoptó Peter Sellers para el personaje principal. El catálogo completo de Weegee de 16,000 fotografías y 7,000 negativos está almacenado en el Centro Internacional de de Nueva York, que ha publicado varios libros de su trabajo.

“Para mí, las imágenes son como destellos, tienes que conseguirlas mientras están calientes”. —Weegee

FuenteJewish Currents
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorSe fue la luz y más historias desde la sala y en casa: MatrimoNews
Artículo siguienteDe “Lomir Zij Iberbetn” a “We shall Overcome”, la metamorfosis de una canción Yiddish y el común denominador de la ética de los Yiddish parlantes