Diario Judío México - , también conocido como Lord Menuhin of Stoke d’Abernon, falleció el 12 de marzo de 1999 en Berlín, Alemania.

Nacido en Nueva York el 22 de abril de 1916, Menuhin fue violinista y director de orquesta en Estados Unidos, con nacionalidades suiza (1970) y británica (1985), de origen ruso (con ascendencia judía). Menuhin es considerado uno de los más grandes violinistas del siglo XX.

Presidió el Consejo internacional de en la Unesco (de 1969 a 1975) y fue un activo defensor de causas humanitarias. Fue alumno de yoga de B. K. S. Iyengar, de quien decía que fue su mejor maestro de violín.

A los tres años, acompañaba a sus padres cuando estos asistían a los conciertos de la Orquesta Sinfónica de San Francisco. El sonido del violín de Louis Persinger encantaba tanto al pequeño que insistió en tener uno en su cumpleaños y que Persinger fuera su profesor. Menuhin obtuvo ambas cosas y a la edad de diez años ya era un intérprete de fama mundial.

La inteligencia musical de Menuhin se manifestó incluso antes de haber tocado un violín o haber recibido ningún tipo de instrucción musical. Algunos especialistas sugieren que ya estaba preparado desde su nacimiento para la por su poderosa reacción a este sonido en especial y sus rápidos avances con el instrumento a tan corta edad.

Su labor pedagógica incluye la creación de una escuela y una fundación por la que han pasado músicos como los violinistas Nigel Kennedy y Csaba Erdelyi. Además, ideó un programa pedagógico llamado Proyecto MUS-E®, que actualmente se desarrolla a través de la Internacional Foundation y la Fundación España, cuyo fin es la educación en valores a través de las artes, mejorando el trato entre compañeros, disminuyendo la discriminación y propiciando la tolerancia.

Resultado de imagen para Yehudi Menuhin

Menuhin recibió el Premio de la Paz de los libreros alemanes en 1979, en 1991 el Premio de la Fundación Wolf de las Artes de Jerusalem. En 1994 se le otorgó una Condecoración Konex otorgada por la Fundación Konex (Argentina), y, junto con el ruso Mstislav Rostropóvich, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1997. El año 1997 fue el encargado de realizar el pregón de las Fiestas de la Mercè de Barcelona, con un discurso en el que proclamó que la cultura es el camino hacia una mejor civilización.​

FuenteItongadol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEscuelas cerraran en Israel por el coronavirus
Artículo siguienteOrly Levy no recomendará a Gantz como primer ministro