El 13 de octubre de 1843, Henry Jones y otros 11 inmigrantes judíos alemanes se reunieron en el Café de Sinsheimer, en el Lower East Side de Nueva York, para hacer frente a lo que Isaac Rosenbourg llamaba ‘la deplorable condición de los judíos en este , nuestro nuevo país de adopción», y fundaron la B’nai Brith (hijos del pacto), en momentos que la comunidad judía de los Estados Unidos la constituían unas 25.000 personas. En su mayoría inmigrantes de Alemania, Polonia, Bohemia y Austria, en su mayoría de escasos recursos que hablaban alemán y, naturalmente, no se habían adaptado todavía a las condiciones de vida de Estados Unidos.

Su primera decisión respecto a la ayuda que prestarían fue establecer una asignación para que las viudas de sus miembros pudieran hacer frente a los gastos de sepelio y una subvención mensual para ellas como para sus hijos, asegurándoles a los varones la enseñanza de un oficio.

La institución prosperó y en 1851 construyó el Covenant Hall en la ciudad de Nueva York, fue construido en Nueva York como el primer centro de la comunidad judía en los Estados Unidos; y un años más tarde estableció la biblioteca Maimonides, la primera biblioteca judía del país, iniciando una tarea que la convirtió en una organización judía internacional comprometida con la seguridad y continuidad del Pueblo Judío y el Estado de Israel, siendo  defensora de los derechos humanos, promoviendo la lucha contra el racismo, el antisemitismo y la ignorancia; y presta servicios a la comunidad bajo los más amplios principios de la humanidad.

La misión de la B’nai B’rith es unir a los judíos y realzar su identidad a través del fortalecimiento de la vida familiar y la educación de la juventud, de servicios para la tercera edad y la defensa de los judíos en todo el mundo, fundando hospitales, hogares para niños huérfanos, estableciendo de viviendas para adultos mayores, realizando campañas de ayuda en caso de desastres naturales, fundado bibliotecas, creado programas anti-odio e incontables y diferentes iniciativas de interés público, entre las que se cuenta la fundación de la ADL-Anti-Defamation League (Liga Antidifamación).

Su actividad internacional se inició en 1870, si bien dos años antes llevó a cabo su primer proyecto filantrópico fuera de los Estados Unidos, una campaña de recolección de fondos destinada a prestar ayuda a los judíos  de Eretz Israel (tierra de Israel) víctimas de una epidemia de cólera.

En la actualidad la integran unos 180.000 miembros que activan en filiales que tienen sus sedes en más de 50 países, entre ellos Argentina, donde inició su actividad en 1930, siendo una especie de “abogado” del pueblo judío en el orbe, ya que de acuerdo con las necesidades de los tiempos actuales, en una organización al servicio del pueblo judío y de la humanidad entera, debido a que su flexibilidad le permitió adaptarse a los cambios históricos sin abandonar o modificar sus principios básicos que forman – hoy como ayer – la plataforma más amplia para judíos, sean estos de cualquier tendencia religiosa o política, sosteniendo la libertad de pensamiento y expresión de cada uno de sus miembros.

La es una de las ONGs reconocidas por las Naciones Unidas, ente internacional en el que participar como observadora.

2 COMENTARIOS

  1. Dar, ayudar, servir, apoyar asistir, acompañar, defender, son pensamientos de paz y no de mal como dice Dios en Jeremías 29.11

    • Yaveh bendiga por siempre a aquellos que tuvieron estas maravillosas iniciativas con las que lograron aglutinar a la comunidad judía en el Este y después contribuyeron a promover el renacimiento del Estado de Israel.

      Deja tu Comentario

      A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

      A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
      Artículo anteriorEl Primer Presidente de la República de Kazajstán, Elbasy Nursultan Nazarbayev comparte el “Testamento Espiritual de Abay”
      Artículo siguientePeriodista saudita: La paz con Israel es una necesidad y no una opción; Turquía e Irán son amenazas mayores que Israel
      El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.