La Liga de Sindicatos de Mujeres se fundó en Boston en esta fecha en 1903 durante la convención anual de la Federación Estadounidense del Trabajo.

Liderada en parte por Lillian Wald, la organización reunió a mujeres ricas y de clase media del movimiento de casas de asentamiento y mujeres de clase trabajadora activas en el movimiento laboral, y se centró tanto en la justicia laboral como en el empoderamiento de las mujeres.

La rama de WTUL en Nueva York jugó un papel crucial en el Levantamiento de los veinte mil de 1909, cuando sus miembros se unieron a las líneas de piquetes de los trabajadores de la confección en huelga, los sacaron de la cárcel, organizaron servicios de asistencia legal y publicitaron la huelga como un justo causa a nivel nacional.

La WTUL también desafió el sexismo del movimiento laboral desde adentro y movió a la AFL para apoyar la 19a Enmienda (sufragio femenino). Rose Schneiderman se desempeñaría como presidenta nacional de la WTUL desde 1926 hasta 1950, cuando la organización se disolvió.

“Lo que quiere la mujer que trabaja es el derecho a vivir, no simplemente a existir: el derecho a la vida como la mujer rica tiene derecho a la vida, y al sol, a la música y al arte. No tiene nada que el trabajador más humilde no tenga derecho a tener también. La trabajadora debe tener pan, pero también debe tener rosas. Ayúdenos, mujeres privilegiadas, denle la boleta para luchar. ”—Rose Schneiderman

FuenteJewish Currents

2 COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior"La transformación" de Kafka, según Miquel Barceló
Artículo siguienteTú puedes ser parte de la “Free Thinking Society” del CDI, con Andrés Roemer