El 19 de julio de 1921 nace Rosalyn Yalow Sussman, estadounidense y ganadora del premio Nobel de Medicina en 1977 por desarrollar la técnica de radioinmuno ensayo y medir sustancias en líquidos corporales.
Rosalyn Sussman nació el 19 de julio de 1921 en el seno de una modesta familia judía de clase media del Bronx, conformada por sus padres, Simón y Clara, y su hermano mayor, Alexander. Ávida lectora, al igual que su madre, aprendió a leer antes de empezar el jardín de infantes y a los 15 años ya había terminado la escuela secundaria.

Rosalyn se dedicó a la físicoquimica y una vez que terminó su carrera empezó a enseñar en la Universidad de Illinois. En 1949 consiguió el doctorado y trabajó con el profesor Solomon Berson. En 1970 se convirtió en jefa del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital de Veteranos del Bronx, gracias a sus investigaciones sobre la nuclear.

En 1943 se convirtió en la señora de Aaron Yalow, hijo de un rabino que la acercó más hacia sus raíces judías.

A pesar de su nuevo rol como esposa y madre, no dejó de trabajar y en 1959 cuando su tarea de casi una década junto al Dr. Berson, produjo toda una revolución en el campo científico. Desarrollaron el método de ensayos radioinmunológicos (RIA, del inglés «RadioImmuno Assay). Esta técnica se basa en la obtención de un anticuerpo específico frente a la hormona que se desea cuantificar y capaz de ligarse a ella. Y como resultado de la eficaz aplicación de la misma, pronto se empleó en centenares de laboratorios, en los Estados Unidos y en todo el mundo.

En 1977 le fue concedido el premio Nobel de Medicina por sus investigaciones relacionadas con las hormonas peptídicas y por sus avances en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades de la tiroides, diabetes, anomalías de crecimiento, tensión alta y esterilidad.

El descubrimiento del RIA ha sido considerado una de las más importantes aplicaciones de la investigación básica en la medicina clínica.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCapitalismo 2.0
Artículo siguienteBeethoven, Leonardo, Michelangelo, Tesla and Turing
El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.