El 2 de septiembre de 1942 las tropas alemanas, junto con la policía de Bielorrusia, rodeó al gueto de Lakhva, el cual tenía a 2.000 personas. Dov Lopatin, jefe del Judenrat (consejo judío del gobierno) se rehusó al pedido alemán de deportación.

A pesar de que muchos de los ancianos del pueblo estaban en contra de tomar la iniciativa, Lopatin y los líderes jóvenes decidieron resistir incluso sin armas. Mientras los alemanes entraban, la mayor parte de los lugareños los atacaban, equipados con hachas, palos y cocktails Molotov.

Entre 600 y 700 judíos fueron asesinados luchando y otros 600 pudieron alcanzar los bosques antes de matar o herir a aproximadamente 100 nazis. El resto fue ejecutado por las unidades policíacas locales. De este lugar solo 90 personas sobrevivieron a la guerra.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorReforma política. Una propuesta
Artículo siguientePalabra Yiddish del día: Computadora
El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.