Diario Judío México - El 27 de marzo de 1639 dos niños judíos, hermana y hermano, fueron bautizados en Roma en una conversión forzada presidida por el Papa Urbano VIII. Convertir judíos era una misión importante de la Iglesia Católica en ese momento y se cree que en esa época, entre 1614 y 1797, se llevaron a cabo 1.158 bautismos de este tipo allí.

Prospero di Tullio, un judío romano, acordó con un fraile dominicano de la Iglesia de Santa Maria Sopra Minerva entregar a uno de sus cinco hijos a los católicos para que cuidaran de él. Sin embargo, luego se arrepintió pero el fraile le dijo que era demasiado tarde y que estaba obligado a presentar a uno de sus hijos para que fuese bautizado.

Cuando el hombre se quiso retractar el tema fue transferido a la Santa Oficina, la cual investigó y entregó sus resultados al Papa Urbano. Este remarcó que Tullio no podía rescindir su acuerdo y ordenó que se capture a uno de sus hijos.

En el momento de la entrega, Tullio se rehusó, por lo que le quitaron a dos de sus hijos, un bebé y uno de seis años. Ni el padre ni sus vecinos aceptaron el secuestro de sus hijos calladamente. Los judíos comenzaron a hacer demandas a través de procuradores y abogados, pero esto no frenó el bautismo.

FuenteItongadol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorBenny Gantz: Una cuarta elección no está permitida
Artículo siguienteBahía Magdalena