Diario Judío México - El 3 de septiembre de 2001, las delegaciones estadounidense e israelí abandonaron la conferencia mundial sobre el que se celebró en la ciudad sudafricana de . En ese momento, comunicó que su retirada se debía a que, en su opinión, el proyecto de resolución final es ‘antiisraelí’. EEUU había amenazado con marcharse si se acusaba a de .

El secretario de Estado norteamericano confirmó en un comunicado desde Washington el abandono de la cumbre y precisó que tiene lugar después de la imposibilidad de retirar el término «detestable», que se utilizó contra en los documentos de la Conferencia de Naciones Unidas.

Powell añadió que ha ordenado a los representantes estadounidenses de la Conferencia que «vuelvan a casa», precisando que tomó esta decisión con «tristeza». Después de conversar con estos representantes, Powell llegó a la conclusión de que no es «posible» para esta conferencia contribuir a la lucha contra el .

Insistió en que no era posible lograr una conferencia con visos de éxito debido a que «se señala a un sólo país del mundo, ».

«Tras hablar con nuestro equipo en y otros (países) que trabajan para lograr una conferencia existosa, estoy convencido de que no será posible», dijo.

«No se combate el en una conferencia que emite declaraciones que contienen términos rencorosos, ya que esto constituye una vuelta a los tiempos en los que el sionismo se asociaba al », declaró Powell.

La decisión de EEUU se tomó después de que sus enviados no pudieron lograr un acuerdo para retirar el lenguaje de una declaración que califica a como un país «racista» por su trato a los palestinos.

Colin Powell recalcó que su país otorgaba importancia a la reunión, a pesar de que envió a una delegación de bajo rango.

También alabó los objetivos y el trabajo del secretario general de la ONU, Kofi Annan, y del presidente surafricano, Tabo Mbeki, en la preparación y organización de la conferencia.

El anuncio de la retirada de la delegación israelí fue efectuado por el ministro de Exteriores, Shimon Peres, en , quien acusó a los palestinos de querer «revivir el bloqueo a Israel, con la continuación de la Intifada y una incitación salvaje».

Peres también acusó a los países islámicos de no querer «escuchar la voz justa de Israel» y agradeció la posición de EEUU, que igualmente ha retirado a su delegación de en protesta por el carácter «antiisraelí» de la resolución final.

La decisión de Israel y EEUU de abandonar el foro se produjo ante la falta de un compromiso sobre el texto de la resolución final y al no prosperar un proyecto propuesto por Noruega que era aceptable para estos dos países.

Estados Unidos envió a a una misión diplomática ‘de segundo nivel’ dirigida por el alto funcionario del Departamento de Estado Michael Southwick, para intentar obtener la retirada de los documentos juzgados de hostiles para Israel.

El presidente estadounidense, George W.Bush, puso como condición para el envío de una delegación estadounidense a esta Conferencia la retirada de los ataques contra Israel.

Israel había dicho que abandonaría si lo hacía EEUU, pero no en primer lugar para evitar dar la impresión de que Washington estaba sirviendo los intereses de Israel.

El jefe de la delegación israelí, Mordejai Yadid, denunció hoy con virulencia desde la tribuna el proyecto de resolución propuesto por los países árabes que, dijo «no reconoce el derecho a la existencia del Estado de Israel».

«Esos países nos quieren hacer creer que hay una diferencia entre el antisionismo y el antisemitismo, pero es una mentira que no engaña a nadie», afirmó el representante israelí.