El 16 de diciembre de 1991, adoptó un documento histórico: la “Ley Constitucional Sobre la Independencia del Estado de la República de Kazajstán”. Ahora, esta fecha se celebra como la principal fiesta estatal del país: el “Día de la Independencia de la República de Kazajstán”.

Durante 30 años de independencia, ha logrado superar todos los desafíos en su camino, construyendo un Estado estable y económicamente sostenible en un tiempo postsoviético. 

En un período de tiempo históricamente corto, el pueblo de ha logrado grandes avances: la transición de una economía planificada a una de mercado, un aumento en el nivel de vida de la población, la formación de un Estado legal y democrático, el movimiento hacia la creación de un Estado social, un mayor fortalecimiento de la soberanía, la seguridad y la estabilidad del Estado, y la profundización de la construcción del Estado.

La formación de como un Estado independiente con una economía de mercado, se produjo debido a un cambio radical en la forma de vida, el pensamiento y las acciones. La del Primer Presidente Nursultan Nazarbayev tenía como objetivo el desarrollo del país de acuerdo con el principio fundamental: “primero la economía, luego la política”.

Tres décadas de independencia se han convertido en una era de progreso económico y desarrollo sostenible para el país quien se ha convertido en un líder en la implementación de las reformas de mercado más exitosas y a gran escala.

Como resultado, se ha formado una fuerte clase media en el país, mejorando la calidad de vida.

Alrededor de 1300 empresas han comenzado a operar, no solo para abastecer el mercado interno, sino también para proporcionar exportaciones. Actualmente, los productos de se exportan a más de 100 países del mundo.

Según el Fondo Monetario Internacional, ocupó el puesto 52 en términos de PIB per cápita en 2019-2020.

Teniendo en cuenta la pandemia mundial, la tasa de crecimiento económico del Estado puede alcanzar el valor anterior a la crisis de 3.7-4% para fines de 2021. Según este indicador, ocupa una posición de liderazgo en la región de Asia Central, produciendo alrededor del 60% del PIB de la región.

Con su independencia, también fue necesario resolver una serie de tareas primarias. En primer lugar, era necesario crear un Estado. Esto significó que era indispensable crear instituciones estatales de poder, lograr el reconocimiento en el ámbito internacional y unirse a diversos organismos internacionales.

Esta estrategia se convirtió en uno de los primeros documentos oficiales del país que sentó las bases ideológicas: la cuestión de la autodeterminación de la nación kazaja.

Se crearon nuevos ministerios, orientados a resolver problemas fundamentales, organismos gubernamentales como las fuerzas armadas y los servicios diplomáticos y aduanales. Se tomaron medidas para fortalecer y delimitar la frontera estatal. Todo esto requirió esfuerzos increíbles, grandes recursos financieros y acciones decisivas.

La estrategia proclamó dos principios económicos básicos. En primer lugar, la formación de una economía social de mercado basada en los principios de la competencia. En segundo lugar, la creación de condiciones legales y de otro tipo para la implementación del principio de autodeterminación económica de una persona. Por lo tanto, la estrategia indicaba que estaba pasando de una economía planificada a una economía de mercado, del totalitarismo a una liberal.

Antes de obtener la independencia, a pesar de la feroz oposición del entonces liderazgo soviético, cerró el sitio de pruebas de armas nucleares más grande del mundo en la región de Semipalatinsk. Gracias a esto, el 29 de agosto de 1991 se convirtió en el punto de partida para obtener el estatus de región libre de armas nucleares para toda Asia Central.

Posteriormente, como Estado soberano, renunció voluntariamente a su legado nuclear y habiendo mostrado una voluntad firme y dura, también renunció incondicionalmente a su membresía en el club nuclear (en ese momento, el arsenal nuclear de era el cuarto más poderoso del mundo, heredado de la potencia nuclear soviética más poderosa: más de cien misiles balísticos, 1216 ojivas nucleares para misiles balísticos intercontinentales y bombarderos pesados ​​capaces de llegar a cualquier parte de la tierra).

Hoy es muy difícil imaginar que las capacidades de energía nuclear del Estado independiente de superaban las armas nucleares del Reino Unido, Francia y China.

Cabe destacar que un paso histórico tan audaz y decisivo como renunciar voluntariamente al potencial nuclear más poderoso en nombre de la paz y la seguridad, desempeñará posteriormente un papel muy importante en el desarrollo y la formación de un independiente como un Estado económicamente poderoso e intelectualmente desarrollado.

se ha unido a la ONU, al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional y a varias otras organizaciones internacionales. Ha recibido la inversión internacional y la tecnología que necesita el nuevo Estado, especialmente en el prometedor sector del petróleo y el gas. 

Desde la independencia del país, el factor nuclear ha seguido desempeñando un papel importante en el desarrollo de y su imagen de exterior, pero ahora en el contexto del desarme nuclear, la no proliferación y la energía nuclear con fines pacíficos. 

Como señaló el Presidente de la República de Kazajstán, Kassym-Jomart Tokayev, “la independencia sirve como una base sólida de la condición de Estado de Kazajstán. Para Kazajstán, un país con una rica historia y profundas raíces, no hay mayor valor, este es el tesoro más preciado y la propiedad más confidencial. Valoramos la Independencia con la que soñaron nuestros antepasados. La soberanía es un beneficio invaluable que no todas las naciones poseen”.

2021 es un año histórico y un hito para Kazajstán. El país está entrando en un nuevo período de 10 años de desarrollo. Se ha planeado mucho para los próximos años. La adquisición de la independencia fue un acontecimiento importante en la historia del país que marcó el comienzo de la creación de un nuevo Estado democrático y una nueva sociedad.

Para Kazajstán, como para cualquier otro país, la independencia se ha convertido en un pilar sólido de la condición de Estado y una base confiable de soberanía.