México es un país muy poco solidario. La realidad es que somos muy individualistas. Lo hemos demostrado, una vez más, después de los sismos del 7 y 19 de septiembre.

Es cierto que la población se volcó al rescate de las víctimas después de los movimientos telúricos que afectaron a Oaxaca, Chiapas, la Ciudad de México, Puebla, Morelos y el Estado de México. Como en 1985, vimos pelotones de ciudadanos dispuestos a meterse en las ruinas para salvar a los que se quedaron adentro de las construcciones colapsadas. La gente salió a donar comida, agua, palas, picos, en fin, todo lo que se necesitara para ayudar a rescatistas, soldados, marinos y policías. Un proceso ejemplar, sin duda.

Proceso que desató, de nuevo, la falsa idea de un México solidario. Los medios lo repetían sin cesar. Los mexicanos habían salido a socorrer a sus compatriotas afectados por la desgracia natural. Hasta ahí íbamos muy bien. Pero, conforme pasaron los días, los mexicanos regresaron a su hábitat natural: el individualismo. ¿Por qué lo digo?

Esta semana se reunió el presidente Peña y su gabinete con los líderes del sector privado nacional. Después de los temblores, varias empresas, bancos, fundaciones y organismos privados lanzaron campañas de donación de dinero para los afectados. Muchas de estas organizaciones prometieron doblar, triplicar y hasta quintuplicar los recursos que se recaudaran. Pues bien, le tengo una cifra para comprobar lo individualistas que somos los mexicanos. En promedio, cada uno de nosotros donó $31 pesitos a la causa de la reconstrucción.

En Los Pinos se anunció que el sector privado recaudó un total de cuatro mil millones de pesos de donaciones. Divididos entre los 127.5 millones de mexicanos que somos, el resultado es el reportado: una contribución promedio per cápita de tan sólo $31 pesos.

Los cuatro mil millones de donaciones privadas equivalen al 8% de lo que pondrá el gobierno para la reconstrucción: $48 mil millones de pesos. Otra cifra de vergüenza. Y va una más. El sector privado en México produce alrededor de $18 billones de pesos (uso billón como se utiliza en castellano, es decir, 18 millones de millones) cada año. Los cuatro mil millones de donaciones equivalen al 0.02% del Producto Interno Bruto del sector privado.

La realidad es que la gente no se volcó a donar masivamente para ayudar a sus compatriotas que perdieron su patrimonio en los temblores. Al parecer, una cosa es salir a ayudar los días posteriores de la tragedia y otra es sacar la cartera para aliviar el dolor económico de los afectados. Eso mejor se lo dejamos al “papá” gobierno.

Sé que algunos me van a reclamar diciendo que hay muchos hogares pobres en el país que no pueden donar ni un quinto. Saquemos, pues, otra estadística. Quitemos al 54% de hogares mexicanos más pobres asumiendo que, efectivamente, no tienen capacidad para donar dinero a los afectados. Nos quedan, entonces, 14.5 millones de hogares que podemos denominar de clase media y alta. En promedio, cada una de estas familias habría donado $276 pesos para las víctimas económicas de los sismos. Tomando en cuenta que el ingreso de estos hogares es de aproximadamente $380 mil pesos al año, pues los $276 pesos representan el 0.07% de estos ingresos. Nada.

Las cifras que he calculado son promedios. La realidad, me temo, es que muchos, muchísimos, hogares mexicanos, simplemente, no donaron nada. Es de pena ajena, sobre todo, para las familias de clase media y alta que sí están en posición de apretarse un poquito el cinturón para solidarizarse con sus compatriotas en desgracia.

¿? Pamplinas. En 2011, la revista Nexos publicó un perfil de los mexicanos a partir de estudios cualitativos y cuantitativos. El retrato del mexicano resultó ser el de un “liberal salvaje”. La realidad es que somos profundamente individualistas: “En proporción abrumadora los mexicanos creen en sí mismos más que en el país donde viven. Todo o casi todo lo esperan de su propio esfuerzo, poco o nada de la calidad política, económica o social de la nación que han construido. A falta de un sueño común o una visión solidaria que vincule los destinos individuales, los mexicanos tienden a poner sus sentimientos de pertenencia en la familia. No existe más, si alguna vez existió, algo parecido a un sueño o una aspiración común, un sueño mayoritario que comparta siquiera la mitad más uno de los mexicanos. Se diría que la unidad nacional ha volado en pedazos”. Los sismos del 7 y el 19 de septiembre lo volvieron a comprobar.

Twitter: @leozuckermann