El 5 de noviembre de 1925 es el día en que los historiadores creen que Sidney Reilly, el súper-espía británico, cuya supuestas hazañas inspiraron a Ian Fleming en la creación de , fue ejecutado por los soviéticos, en un bosque de las afueras de Moscú.

Aunque usó pasaportes que indicaban a Tipperary, Irlanda, como su lugar de origen, es probable que naciera al sur de cerca de Odessa, el 24 de marzo de 1874. Se dice que a los 19 años descubrió que el coronel del ejército ruso casado con su madre no era su padre. Fue concebido durante una aventura que ella tuvo con un médico vienés y su verdadero nombre era Sigmund Georgievich Rosenblum.

Al enterarse de que era judío, huyó de la antisemita. Viajó de polizón en un barco inglés hacia Sudamérica y trabajó como reparador de caminos y peón. Después, de acuerdo con su propia historia; fue reclutado como cocinero en una expedición británica a la selva del Amazonas. Cuando los nativos atacaron el campamento, la puntería certera de Reilly los aterrorizó.

Fue un agente secreto de la Oficina del Servicio Secreto británico y estuvo acusado de haber espiado al menos cuatro potencias diferentes.

La fama de Reilly fue creada durante la década de 1920, en parte por su amigo, el diplomático y periodista británico Sir Robert Bruce Lockhart, quien publicitó su intento de derrocar al régimen bolchevique en 1918.

1 COMENTARIO

  1. El artículo dice “que a los 19 años descubrió que el coronel del ejército ruso casado con su madre no era su padre. Fue concebido durante una aventura que ella tuvo con un médico vienés y su verdadero nombre era Sigmund Georgievich Rosenblum”. Y se supone que entonces descubrió “QUE ERA JUDÍO”. Más bien debería decir que descubrió que SU PADRE era judío, porque si hasta los 19 años su madre no era judía, él tampoco lo era, por muy judío que fuera su padre. Y se supone que 19 años bastan para saber si tu madre es judía o no.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorErik Einstein canta en Yiddish “Meidele” de Bob Dylan
Artículo siguienteLa comunidad judía inaugura la primera Escuela Tecnológica de Oficios en Latinoamérica
El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.