Diario Judío México -

Hoy se cumplen exactamente 11 años del atentado terrorista que conmocionó al mundo entero.

Fue el 11 de septiembre de 2001 cuando una serie de ataques en Estados Unidos quitaron la vida a cerca de 3 mil personas. Una fecha trágica que el mundo jamás debe olvidar. La sangre y el dolor ahí derramado nos debe llevar a reflexionar que el mundo no debe ser rehén del terrorismo y que todos debemos unirnos para evitar esta clase de sucesos.

En menos de 110 minutos las Torres Gemelas, de la emblemática sede del World Trade Center en Nueva York, se convirtió en escombros. Dos aviones comerciales secuestrados por terroristas se precipitaron contra las estructuras provocando una ola de sangre y sufrimiento jamás vista. Ese día se registraron también otros sucesos (dos aviones más, buscaban destruir los símbolos y sedes del poder político en Estados Unidos: el Pentágono y el Capitolio –aunque este último se estrelló en Shanksville, Pensilvania-).

Lo sucedido debe ser recordado por las actuales, nuevas y futuras generaciones. Debe ser analizado a detalle. El mundo no puede, ni debe, ser rehén del terrorismo. Por si no fuera poco el daño perpetrado al matar a miles de personas inocentes, ellos no sólo derribaron unas torres, buscaron infundir miedo y secuestrarnos. El mundo ha cambiado desde hace 11 años…

Cronología del terror

Eran las 08:46 tiempo de Nueva York, cuando un Boeing de American Airlines, desviado tras su despegue de Boston, impacta a 790 km/h la torre norte del WTC. Minutos más tarde, un segundo avión se impactaría contra la otra torre.

A las 09:37 un Boeing de American Airlines, desviado después de su despegue del aeropuerto Washington-Dulles, se estrelló contra el Pentágono. Tan sólo 5 minutos después las autoridades de aviación civil (FAA) cerraron el espacio aéreo estadounidense y ordenan la cancelación de todos los vuelos. Sin embargo, el daño ya estaba hecho.

A las 09:59 y tras 56 minutos del ataque a la torre sur del WTC, se desploma ante los ojos del mundo entero, que seguían en vivo la transmisión de las principales cadenas televisivas que daban cuenta del mayor ataque terrorista de la historia.

Posteriormente, y como parte de la ola de terror que se vivía, a las 10:03 en una zona rural de Shanksville (Pensilvania) un Boeing de United Airlines desviado tras su despegue de Newark (Nueva Jersey, noreste) se estrella. Cientos de pasajeros, informados por teléfono celular de lo que estaba ocurriendo en Nueva York, opusieron resistencia a los terroristas que tomaron el control de ese avión.

A las 10:28 la torre norte del WTC se derrumba, 1 hora y 42 minutos después de haber sido atacada.

Ya para ese momento las historias de terror circulaban por todo el mundo. Los terroristas, los grupos que habían organizado el ataque, mandaron un mensaje muy cruel a todos. Arrebataron la vida de miles. Le arrebataron la oportunidad de vivir a mujeres, hombres y niños. Intentaron secuestrar al mundo entero.

Hubieron algunas historias sorprendentes como las de la Torre Sur donde 18 personas, que se encontraban en las plantas superiores al impacto del vuelo 175, pudieron escapar del edificio antes de que se derrumbara. Sin embargo, la sangre, la muerte, la desesperación, los llantos, el miedo, la impotencia, la ira ante un acto tan cobarde se impusieron en esa mañana del 11 de septiembre y aún no se desvanecen.

El mundo ha cambiado… ¿lo suficiente?

Es claro que el mundo ha cambiado derivado de los sucesos de Nueva York. Ahora antes de abordar un avión hay medidas de seguridad –que incluso en ocasiones parecieran extremas- para buscar frenar atentados.

Por medio de las bocinas ambientales en el Aeropuerto Ronald Reagan de Washington se les recuerda a todos los pasajeros –en distintos idiomas- que no deben dejar sus maletas o bolsas solas y que de hacerlo las autoridades pueden revisarlas y hasta destruirlas en caso de ser necesario.

Hoy hay más dispositivos tecnológicos y cámaras que nunca. La gente incluso desconfía más de otros pasajeros. El terror y daño provocado con los sucesos de la gran manzana aún no quedan cerrados.

En el aspecto político también se endurecieron las relaciones y los controles de seguridad. La frontera sur de Estados Unidos (que colinda con ) se fortaleció, aunque aún no lo suficiente, para buscar frenar el ingreso de terroristas. En contraparte, la frontera sur de , por ejemplo, y ya lo he señalado y documentado en múltiples ocasiones es muy porosa. Se realizaron en los últimos años esfuerzos por parte del gobierno de Chiapas y de , por introducir moderna tecnología para detectar armas y personas. Sin embargo no se contó con el respaldo de la comunidad internacional. No nos extrañe ver que en un futuro sea la puerta de acceso (si no es que ya lo fue) para grupos terroristas. Alguien deberá hacer algo.

No hay que pasar por alto que se buscó poner un castigo ejemplar a quienes estaban atrás de estos ataques. Hay que reconocer que el gobierno de Barack Obama perpetró uno de los golpes más fuertes al terrorismo con el asesinato de Osama Bin Laden. Situación que incluso podría ser un factor determinante en el proceso electoral de ese país que se desarrollará en 8 semanas.

El mundo ha cambiado desde hace 11 años, sin embargo y lamentablemente aún no lo suficiente. El terrorismo sigue presente. En Medio Oriente centenares de hombres y mujeres siguen siendo asesinados por extremistas. Los judíos seguimos siendo víctimas de atentados, igual de dolorosos y crueles.

El terrorismo fue siempre objeto de grandes producciones de Hollywood, novelas y hasta de juegos de video. En los Estados Unidos, en el continente americano, antes del 2001 parecía una realidad ajena –con incidentes aislados-, muy lejana.

He llegado a pensar que si tan sólo el tema del terrorismo hubiera sido tomado con mayor responsabilidad por la comunidad internacional cuando en Medio Oriente, palestinos y extremistas árabes, grupos como Al Qaeda o Hezbolá atacaban y mataban inocentes judíos o proveían de armas y financiaban ataques en su contra, o cuando fue la masacre de Múnich –hace 40 años-, la historia podría ser diferente.

Duele reconocerlo pero es la verdad, los judíos han estado solos durante décadas en esta lucha contra el terrorismo. ha hecho lo que ha estado en sus manos para defender a su pueblo. Sin embargo no ha sido fácil. Ha costado mucho. Por ello mientras la comunidad internacional deje las acciones sólo para el discurso y consienta a los grupos terroristas (desde la facilidad con la que operan sus recursos hasta la manera en la cual se introducen a los países) los riesgos seguirán latentes.

Cuándo un mexicano, un chino, un libanés, un sueco o japonés iba a pensar que un atentado terrorista le podía quitar la vida o a sus seres queridos… eso fue lo que también sucedió el 11 de septiembre. Décadas atrás, en la época de nuestros papás o abuelos el pueblo judío era el principal objetivo de estos grupos, hoy ya no distinguen.

Es urgente además que el próximo gobierno de Estados Unidos, pero también la comunidad europea, no claudique y ponga toda su maquinaria a trabajar, no sólo en proteger su territorio del ingreso de los terroristas, sino en la eliminación de estos grupos que buscan secuestrar al mundo.

Han pasado 11 años desde esos trágicos sucesos… el mensaje ha sido claro… para los terroristas los judíos son sus enemigos, pero también el mundo entero… ¿cuándo lo entenderemos?.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAl Qaeda confirma muerte de Abu Yahya al-Libi, segundo de la red
Artículo siguiente11 de septiembre
Periodista. Radicado desde hace nueve años en el estado fronterizo de Chiapas. A sus 32 años cuenta ya con una amplia experiencia profesional en medios impresos y electrónicos. Se destaca el haber sido Director Adjunto del Periódico Diario de Chiapas y haber dirigido y conducido programas de análisis político y economía en Radio Núcleo y TVAzteca Chiapas. Actualmente es el titular del único noticiero vespertino que se transmite en cadena estatal por televisión y radio simultáneamente en Chiapas. El noticiario conducido por Elnecavé es el primero en dar voz a hablantes de lenguas indígenas de Chiapas como el tsotsil y tseltal, con un resumen informativo, lo que les ha merecido diversos reconocimientos por el carácter incluyente de este espacio. Además es considerado como un promotor de la tolerancia y el respeto a quienes creen distinto ya que en sus medios informativos siempre ha dado voz a todos las expresiones étnicas y religiosas. Por medio de la señal de TV10 y de 11 estaciones de radio, se encuentra al frente del espacio noticioso con mayor presencia en esa región de México. Actualmente impulsa un esquema de comunicación abierta en redes sociales con la inclusión de la TwitCam durante la hora y media de duración de su noticiario, con la finalidad de que todos los usuarios de Twitter puedan tener acceso, sin corte, a los comentarios que realizan los colaboradores, abriendo así a la sociedad la posibilidad de retroalimentar con sus comentarios el espacio informativo. En el ámbito nacional ha colaborado con distintos medios de radio y prensa escrita. Ha realizado coberturas de distintos eventos internacionales, entre ellos giras presidenciales en Canadá y Estados Unidos. Además de su actividad periodística actualmente se encuentra al frente del área de Comunicación de la Universidad Autónoma de Chiapas. Desde hace 4 años se ha especializado en la investigación periodística temas relacionados con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la Organización de Naciones Unidas.