Diario Judío México - En España, Franco había derrotado a la democracia y se hundía en el infierno de la II Guerra Mundial. Eran tiempos de represión y persecuciones. México abrió sus puertas. Su cónsul en Francia entregó a miles de personas, entre republicanos, judíos y miembros de la resistencia, una visa salvadora.

‘Visa al Paraíso’, el documental de Lillian Lieberman, fue presentado en Ginebra por Filmar en América Latina, en el marco de la presidencia helvética del Foro Mundial de las Migraciones y el Desarrollo.

De exilio y desexilio, de éxodos y de andares solitarios, de desplazamientos internos y de huidas al extranjero…

El Festival de Cine de Ginebra recorrió a lo largo de una veintena de filmes, entre documentales y ficciones, el fenómeno de las migraciones en América Latina.

‘Un tren que llega, es un tren que parte’, del realizador suizo colombiano, Juan José Lozano, aborda por ejemplo ese ir y venir infinito del ser humano.

“Llegados (as) de Colombia, Kosovo, Guinea, Perú, Argentina y Honduras, siete jóvenes metieron sueños y temores en una valija para comenzar una nueva vida en Ginebra”, anuncia el descriptivo del Festival sobre este documental que muestra la valentía y la esperanza de viajeros indocumentados en busca de mejores perspectivas.

Jornada Migraciones

En su Jornada de Migraciones y Desarrollo, el Festival Filmar en América Latina proyectó igualmente el pasado 20 de noviembre, los testimonios de las diásporas que generaron las dictaduras militares en Centro y Sudamérica: El Lugar más Pequeño (El Salvador) El Edificio de los Chilenos (Chile), Exiliados (Uruguay).

De los desplazamientos internos por el prolongado conflicto colombiano: Pequeñas Voces e Impunity (Colombia).

De la salida masiva de ecuatorianos por la crisis económica: Prometeo Deportado…

México, frontera norte

De México, invitado de honor de esta decimotercera edición, Filmar presentó diversas producciones, inspiradas casi todas en ese tránsito constante a través de la frontera con Estados Unidos a pesar de una cadena de riesgos que van de los asaltos a las deportaciones o la muerte.

El Viaje de Teo (ficción), por ejemplo, el drama de un pequeño de nueve años al que su padre intenta llevar a Estados Unidos y que termina por quedarse solo en la fronteriza Ciudad Juárez.

Y de esa ciudad del estado mexicano de Chihuahua, tristemente célebre por el alto número de feminicidios, otra ficción, El Traspatio, basado en hechos reales.

Norteado, Café Paraíso, El Viaje Silencioso, Con la Licencia de Dios y ATiro de Piedra, exploran igualmente ese doloroso cruce del Sur al Norte, vía México.

Jornada de migraciones. Se habla de México, se hace referencia a los millones de mexicanos y de centroamericanos, que cruzan o intentan cruzar la frontera hacia donde Latinoamérica deja de serlo. Solo un filme, pero un espléndido filme, un documental, alude no a los que salen, sino a los que llegaron a México:

Visa al Paraíso

“El principal protagonista recuerda con pasión y lucidez sus años obscuros en un viejo continente gangrenado por el fascismo. Un montaje inteligente de imágenes de archivo y de testimonios de descendientes de exiliados hace cautivador este documental y devela un aspecto desconocido de la II Guerra Mundial”, reza la presentación de Visa al Paraíso en la cartelera de Filmar.

El personaje principal al que hace referencia es el propio don Gilberto Bosques Saldívar, cónsul mexicano en Francia de 1939 a 1942, quien a sus cien años narra a las cámaras de Lilian Lieberman, esa generosa y extraordinaria odisea que fue su vida como representante de México en una en guerra.

Medio millón de españoles habían cruzado los Pirineos huyendo del franquismo y don Gilberto llegó a Francia con la misión explícita del presidente Lázaro Cárdenas de “salvar el mayor número posible de republicanos”.

El cónsul no sólo cumplió a cabalidad el mandato presidencial, sino que se excedió con creces: amén de los 25 mil republicanos, judíos y miembros de la resistencia recibieron documentos para abandonar y viajar a México; es decir, recibieron una Visa al Paraíso.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.