El tema es implícito, si continua la pandemia que nos aniquila, la necesidad de opinar no desaparece, se mantiene por responsabilidad propia, obligando a los editorialistas a indagar en todos los ámbitos, con el fin de orientar a nuestros conciudadanos, aprovechando la mística de la prensa, que abre sus páginas para cumplir su elevada misión informativa. Ha pasado más de un ano de los primeros casos, y la incidencia del flagelo continua, y continuara si la humanidad no asume el papel que corresponde, de responder a la campaña de vacunación con vacunación masiva. El número de muertos, hasta este momento por esta causa en el mundo, superan los 4 millones de personas, habiendo recibido la vacuna solo el 13% de la población. En nuestro país Ecuador, el número de fallecidos, según la Johns Hopkins y Our World in Data, llega a 21.953, registrándose 476.045 casos, alcanzando el programa de gobierno el 10.9% de vacunados.  

Permítanme que utilice información de EEUU donde les escribo, que preocupados por mantener las más altas tasas de muerte y casos por esta causa en el mundo, han iniciado una gran campaña de concientización a la población renuente a la vacunación, que paulatinamente va respondiendo como se espera, pues a la fecha, el porcentaje de vacunados llega al 48.6%, en el corto tiempo de vigencia del nuevo gobierno. Las cifras son elocuentes: a nivel nacional, de 107.000 internaciones, 105.800 corresponde a no vacunados y solo 1.200 a vacunados; en Los Ángeles, de 437.000 casos positivos reportados desde el inicio de la pandemia, el 99.6% corresponde a los no vacunados; de 12.200 fallecidos, el 99.8% fueron no vacunados, es decir, las cifras demuestran palmariamente que los beneficios de la vacunación son evidentes, siendo un buen ejemplo Israel, donde la vacunación global alcanza el 62.2%, eliminado el uso de mascarillas y restricciones de sanitarias, faltándole poco para alcanzar la inmunidad esperada de “rebano” que es del mínimo del 70% de la población total, cifra ideal, donde el virus no tiene posibilidad de replicarse y por ende mutar, pudiendo causar serios estragos a la población. La vacunación mis estimados lectores es la única arma que posee el hombre para controlar la pandemia.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorGabriel Boric, candidato de ultraizquierda a la presidencia de Chile: Posee al igual que Daniel Jadue, una narrativa antisemita
Artículo siguienteAcciones Sostenibles || Cambios en formación escolar basadas en Sostenibilidad y La Naturaleza.
Originario de Zaruma, El Oro, Ecuador, José Manuel es Doctor en Medicina Veterinaria y Zootécnica por la Universidad de Guayaquil. Ha recibido diversos reconocimientos por sus actividades académicas y culturales. Editorialista y colaboradr en diversos diarios como La Hora, El Universo y El Comercio entre otros. Es también autor de varios libros entre los que destaca la novela costumbrista "Relámpago y algunas expresiones escondidas" así como libros técnicos relacionados con su profesión.