Diario Judío México - Adicta a los periódicos encuentro información que me confirma el título, no es un secreto, veamos los hechos.

Excelsior 22 de julio, sección Comunidad “Revelan que era un proyecto inviable el Monumento del Bicentenario”. “Es cuento de nunca acabar ya han invertido más de 400 millones de pesos y su costo será de mil 536 millones de pesos.

Pasando a otro punto: El Partido Revolucionario Institucional en el Periodo Extraordinario que se está proponiendo, posiblemente incluya desparecer a los plurinominales y como colofón mencionar que la pensión de un juez del Tribunal de la Corte Superior es de 400,000.00 mil pesos mientras, una del ISSSTE y del IMSS puede oscilar desde un salario a tres mínimos hasta más altos, pero para fines de este artículo son los más descriptivos.

Si a encabezados vamos, el 18 de julio en la Editorial, Mario Luis fuentes titula “Seis millones de nuevos pobres”, “nadie puede sostener hoy que el rescate social de no es la mayor emergencia nacional.”.

De hoy julio 22 de julio “Desempleo sorprende en junio”, el mes pasado la desocupación creció más de lo que esperaban los analistas, ubicándose en 54.2%, de este porcentaje el 56% son el género femenino y le 52 el masculino.”

Según Cecilia Soto, también el lunes 18 de julio en el mismo periódico Excelsior habló sobre “la caída de 12.3% en los ingresos por hogar.

También comenta que “aún los ingresos de los grupos más adinerados cayeron proporcionalmente “más -del doble”, llegando a que todos somos más pobres, incluyendo los ricos.

Termino con estos datos fríos tomando la encuesta de la página 16 del Exelsior del 22 de julio, donde “crece la pobreza, disminuye el ingreso”.

Según el Coneval entre 2006 y 2008 el impacto del crecimiento del precio de los alimentos produjo un significativo aumento en la pobreza, en 2008 ingresaba 13,354.00 pesos sin embargo en 2010 11,668.00.

Si vemos los datos existen diversos tipos de pobres: aquellos de los grupos más adinerados, aquellos que se supone somos clase “media” aunque creo que somos más clase media “baja”, y el pobre por recibir un salario ínfimo, o el desempleado, aquellos que si bien han mejorado su calidad de vida según el gobierno con programas de apoyo como “OPORTUNIDADES”, es importante aclarar que estos programas vienen desde Salinas de Gortari del PRI con otro nombre.

Vivo en una colonia llena de contrastes: restaurantes, cafés con mesas en el exterior; una colonia indebidamente considerada “clase alta” para el pago del agua por ejemplo. Por aquí pasan una cantidad de personas de clase muy baja incluyendo familias completas, vendiendo dulces, chocolates, mazapanes, o malbaratando su artesanía mexicana.

No faltan los que piden un apoyo, los jabones que se venden hechos a mano, los estuches para celulares, las bromas y cualquier otra cosa que se les ocurra.

Al principio decía sobre “el inútil Monumento del Bicentenario, si bien da empleos en la construcción, también podría ser utilizado en otros rubros, esto con respecto al dinero que el gobierno da puesto que en algunos casos es dinero de la Iniciativa Privada.

Por cierto ya se tiene que presentar el proyecto de presupuesto para el 2012, el cual está lleno de injusticas, donde siempre tratan de quitarle presupuesto a la cultura, educación, campo entre otros.

También la diferencia de 400,000.00 a un salario mínimo en las jubilaciones más bajas, nos habla de un país con dinero suficiente, también podríamos pasar por las pensiones de los ex-presidentes, esto nos habla de un país con dinero suficiente que sale del mismo pueblo a partir de sus impuestos y de sangrar a una institución como Pemex, con una distribución totalmente inequitativa.

Repito mi pregunta, ¿Acaso somos un país pobre o el dinero está mal distribuido?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. En cierto modo yo también soy un adicto lector de cuanto medio impreso llega a mis manos. Y si aún huele a tinta fresca mejor, aunque sus contenidos cada vez nos lleven a reflexionar que en nuestra generación, quienes han conquistado la confianza de la ciudadanía para gobernar en los diferentes niveles no han sido los más adecuados pues, su formación ética, moral, de valores en general, ha sido muy deficiente.
    Tres aspectos de la personalidad de nuestros políticos son los que tienden a desaparecer una vez que logran ser electos: La lealtad a quienes votaron por ellos, el apego a la verdad y su (presunta) honestidad.
    Esto es lo que ha convertido a México en un país de pobres sin que nuestra nación tenga por ello que ser un país pobre.
    A lo largo de los últimos 500 años se ha demostrado de forma más que fehaciente que México es un país rico. Durante la época colonial produjo riquezas en tal cantidad que llenó las arcas de varias naciones de Europa vía la gran vida que se dieron españoles con su riqueza.
    Se calcula que tan sólo de oro, nuestros conquistadores en el trancurso de esos 300 años de dominio sacaron el equivalente a un cubo de 12 metros de lado. Y sin contar la plata que fué explotada en mayor cantidad.
    Luego en la época intermedia entre la promulgación de la independencia y el inicio de la Revolución Mexicana, fueron diferentes saqueadores que en complicidad con algunos gobiernos, siguieron con el saqueo sin lograr agotar toda esa riqueza. Después de la revolución, quienes quedaron en el estrato correspondiente a los poderosos de antes, tampoco se pudieron sustraer a la tentación de seguir saqueando y la prueba de ello es que, los descendientes de los caudillos revolucionarios y de ex-presidentes, aún viven sin problema financiero alguno gracias a las fortunas que amasaron sus padres o abuelos.
    En la actualidad las cosas no han cambiado. Los representantes legislativos después de lograr el voto popular ponen sus fueros al servicio de otros patrones: los dueños de los grandes capitales en tanto que desde antes del gobierno "del cambio" de Vicente Fox, los presidentes fueron incondicionales servidores de los intereses extranjeros, pero más descaradamente, del tiempo de Gustavo Díaz Ordaz en adelante pues, todavía en Adolfo Ruiz Cortínes y su sucesor, Adolfo López Mateos hubo respeto hacia los trabajadores y la gente del campo.
    La riqueza que producen los trabajadores en general del país se queda en muy pocas manos por medio de procedimientos legalmente establecidos aunque a ojos vistos sea todo ello un gran robo.
    Para ejemplo de lo que aseguro vea usted: La compañía mas fuerte de telefonía celular cobra cada año una llamada "fianza" por el servicio, misma que no es reembolsable. ¿Fianza de qué o por qué? El equipo con el que recibe el servicio no se lo prestan, usted tiene que comprarlo, no tiene ningún aditamento o artefacto que sea de la compañía con el que pudiera usted quedarse. Los bancos le cobran una cuota por manejo de cuenta cuando su cuenta carece de fondos y ya quisiera que fuera una cantidad mínima. no señor. En uno o dos meses puede usted perder hasta mil pesos. En las tiendas departamentales los procedimientos de usura son más terribles de modo que ningún ciudadano está libre de esta delincuencia organizada y legalmente constituida gracias al trabajo de nuestros legisladores y a la indiferencia de nuestros gobernantes.
    Actualmente la gran mayoría de los mexicanos se encuentran cautivos de todas estas empresas a las que se les debe todo: la casa, el auto, el teléfono celular, la ropa, la televisión, el refrigerador, los servicios de telefonía, de tv por cable, el internet, etc., etc. Cautivos y endeudados con cuentas que por años y años va a ser difícil que se paguen.
    En los últimos meses la cantidad de circulante existente en el país ha disminuído, en la región en que vivo han cerrado seis de cada diez microempresas y las medianas y grandes empresas han despedido al menos un 30% de sus trabajadores. En las calles se han multiplicado los limosneros con una tendencia bien marcada: antes eran ancianos abandonados y enfermos; ahora vemos en mayor cantidad a jóvenes o personas en plena madurez pero que no encuentran trabajo. Los franeleros y limpiaparabrisas que también ya son muchos, han empezado a defender sus territorios de forma tenaz y hasta los que recolectan botellas de plástico y papel, vidrio y carton, se han dividido en áreas exclusivas la geografía de las ciudades.
    ¿Esto es progreso, bienestar, prosperidad y seguridad para los mexicanos?
    Vivimos bombardeados de una publicidad oficial totalmente falsa, llena de mentiras y a un costo multimillonario que en nada nos beneficia y al contrario de lo que pretenden sus productores, pone de manifiesto la mediocridad y la falta de honestidad de nuestros gobernantes.
    Lamentablemente esta es la percepción de un servidor quen considera que México no es un país pobre, es un país rico. aún muy rico pero que por la voracidad de una clase política sin escrúpulos y la desmedida ambición de unos cuantos privilegiados, lo convierten en una nación de pobres.
    Para finalizar voy a recordar una antigua reflexión que cuestiona por qué Di-s es muy generoso con unos en tanto que con otros es un tanto limitado. Y se responde: Di-s le da su confianza a alguien para que administre algo de los bienes de este mundo, pero cuando ese administrador no es lo suficientemente honesto y capaz, también suele retirarle su confianza de una manera total.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.