En muchos foros, y encuentros internacionales ambientales, he recibido grandes elogios de ; de nuestras riquezas naturales, costas, región rica en potencial de generación de energía renovable, gran diversidad de ecosistemas, flora y fauna, y una inigualable riqueza cultural. Y no es para menos, ya que somos uno de los países con mayor número de especies en el mundo; se estima que tan solo en se encuentra representado el 12% de la biodiversidad terrestre del planeta. Ocupamos el segundo lugar en mayor cantidad de reptiles, el tercero en mamíferos, y el quinto en anfibios y plantas.

Para que sea un país sostenible es necesario un esfuerzo multi-sectorial. El desarrollo sostenible debe ser en paralelo el crecimiento cuidando el medio ambiente, y un desarrollo socialmente justo.

Para lograrlo requerimos crecer bajo uso de energías renovables, y un plan alineado a las metas de Desarrollo Sostenible de la ONU. Debe ser un compromiso de todos los niveles de gobierno, y tener la granularidad de cada municipio que son las piezas claves para lograr tener un mapa sostenible al 100% de todo el país y en consecuencia trabajar de manera coordinada.

En columnas anteriores he compartido ejemplos de acciones que es recomendable establecer como prácticas no negociables, y jamás perder. Tal es el caso del uso responsable, y eficiente de recursos naturales, principalmente el agua. Así como el uso de energías verdes, y tecnologías limpias deben ser prioritarios

Resulta fundamental la protección de la biodiversidad, y preservar tanto el patrimonio natural, como humano; afortunadamente si tenemos mejores prácticas de estrecha colaboración entre la sociedad civil, los gobiernos nacionales e internacionales, y el sector privado, muestra de esto es el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, (FMCN*), la cual es una institución privada sin fines de lucro que por más de 25 años ha canalizado recursos financieros, vinculando a organizaciones, y sociedad civil organizada, cuyo objetivo está basado en proteger la riqueza natural del país. Es uno de los fondos ambientales más grandes, y efectivos de América Latina y el Caribe, y sin duda un ejemplo de una organización modelo en la búsqueda de nuevas herramientas, y mecanismos de conservación, la promoción del intercambio de información, y la identificación de áreas de oportunidad para contribuir al uso positivo de nuestro capital natural; por lo que requerimos muchos más esfuerzos como el FMCN, en cada sector para realmente lograr la escala de acciones a favor del planeta.

Reparar los daños, y efectos negativos que hemos provocado al medio ambiente aún es posible, al igual que rescatar y proteger la flora y la fauna. Para ello, el respaldo científico es fundamental; se debe integrar a especialistas en iniciativas público y privadas, así como apoyar a la comunidad en conjunto, salvar especies, preservar ecosistemas, reforestar, restaurar el suelo, entre cientos de acciones más requeridas, donde todo ciudadano solidario debe estar involucrado.

Por otra parte, promover y proteger el campo resulta también esencial, pero de manera sostenible y planeada. Un paso clave de la reside en el campo. Una práctica ancestral que todavía requerimos mejorar e implementar muchas mejores prácticas de uso de agua, riego y agricultura regenerativa, donde es simplemente focalizar el cuidado del suelo.

Como extensión territorial somos por mucho, afortunados en riqueza natural, pero, ¿Porque no logramos el en ? Y la respuesta es que no debe ser un tema de moda, o de sexenios, tiene que estar en la cultura, y ADN de todos como individuos, y no puede importar de que partido político o industria participas, debemos todos ser embajadores del medio ambiente, y podemos dar mucho más en todo; es un cambio de chip a una de mentalidad sostenible, y dejar este chip blindado de todo tipo de virus, para no perder el rumbo que siempre debe ser a favor de la humanidad y el planeta. En tenemos todo el potencial de ser líderes en todo lo que nos fijemos y un pilar es tener el 100% de ciudadanos solidarios sostenibles.

*Para más información del FMCN puedes consultar su sitio web: https://fmcn.org/

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior1.500 rabinos defienden a Tucker Carlson de una acusación antisemita
Artículo siguiente¿Cuál es el ingrediente esencial para tener una relación sana y sólida?
Francisco Suárez estudió la carrera de Contador Público (1994) en la Universidad Autónoma de Baja California, en donde también concluyó la Maestría en Administración en CETYS (1999) y el Doctorado en Administración con Concentración en Administración Estratégica (2013). Comenzó su carrera profesional en diferentes empresas del ramo deportivo, turístico y de manufactura. Su trayectoria en FEMSA empezó en 1996 en donde desempeñó diversos puestos ejecutivos dentro de la División de FEMSA Empaque. Entre 2006 y 2011 fue Gerente de la Oficina de Presidencia FEMSA y Dirección General. En 2011 es promovido a Director de Sostenibilidad FEMSA y en 2014 amplió sus responsabilidades con la posición de Director de Asuntos Corporativos de Coca Cola FEMSA. De 2016 a 2020 fungió como Director de Nuevos Negocios y a partir de mayo 2020 coordina la Dirección de General de AdeS para América Latina. Francisco es un apasionado de la sostenibilidad y fue el primer Latino en ser Presidente del Centro Mundial del Medio Ambiente 2015-2018 (WEC). En 2020, la junta directiva de WEC votó por unanimidad para elegirlo Director Emérito, en reconocimiento a sus muchos años de servicio dedicado. Además, es consejero de diferentes organizaciones como: Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, A.C., California Institute of Advanced Management (CIAM) en Los Ángeles, California, E.U.A., Mom’s Target Media, Tesorero del Patronato Nacional de Aldeas S.O.S. México y Consejero Nacional de Enactus México. También fue consejero Alterno del ABAC (APEC Business Advisory Council), Consejo Consultivo Empresarial del APEC (Asia Pacific Economic Cooperation); y miembro de la Agenda Global para el Futuro de las Industrias de Consumo del Foro Económico Mundial “WEF”. Forma parte del Consejo Editorial de Mundo Ejecutivo y la Revista Ganar-Ganar. Además de ser columnista regular sobre temas de sostenibilidad y editorialista de periódicos como El Vigía (Baja California), El Capitalino, Diario Judío, Mundo Ejecutivo y revistas Ganar-Ganar y Universo Capital Humano.