La semana pasada durante la primera ronda de Wimbledon se tuvo la grata y espontanea reacción de todo el estadio de agradecer, y aplaudir la gran contribución de Sara Gilbert. Los espectadores ovacionaron de pie a la desarrolladora de la vacuna Covid-19, a quien se le atribuye el co-desarrollo de la vacuna Oxford-AstraZeneca. Fue reconocida, después de que Gilbert fuera aclamada como una 'líder' en la lucha contra el por el locutor de Wimbledon, quienes la rodeaban se pusieron de pie, y comenzaron un conmovedor aplauso de un minuto, el momento pronto se volvió viral en las redes sociales, y muchas personas celebraron al público presente en Wimbledon por su acción. Lo cual ha hecho un efecto dominó positivo de reconocimiento alrededor del mundo.

En las recientes generaciones, ninguna enfermedad ha representado una amenaza tan grande para la salud mundial y económica como el coronavirus. La cual, ha estimulado a incontables personas a realizar actos sin precedente de inspiración, coraje, humanidad, y lucha, incluso a costa de sus propias vidas.

Si alguna vez hemos necesitado héroes ha sido durante este periodo de cuarentenas prolongadas, y múltiples olas de contagio que seguimos sufriendo. La de COVID-19 ha creado retos sanitarios, sociales, y económicos sin precedentes, especialmente para los más vulnerables entre nosotros. La buena noticia es que muchas personas de todos los ámbitos están haciendo su parte para ayudar; tal es el caso de los trabajadores de la salud, científicos, bomberos, limpieza, policías, trabajadores humanitarios, voluntarios, participantes en ensayos de vacunas, y todos ciudadanos solidarios que se preocupan por sus vecinos.

Es de reconocer el trabajo de miles de científicos del mundo que apresuraron 10 años en promedio histórico sus desarrollos e investigaciones, a menos de 1 año para desarrollar vacunas contra el coronavirus. Fueron más de 150 vacunas candidatas durante el proceso demostrándonos que aún en tiempos difíciles para todos, hay una vocación, y exigencia que coloca al personal de la salud en la principal línea de atención frente a la del COVID-19 haciéndolos sin duda los grandes héroes en esta historia.

En las 220 naciones donde se ha propagado la con más de 185 millones de contagiados, y más de 4 millones de fallecimientos; los médicos, enfermeras, asistentes de cuidado, y todos los trabajadores de la salud trabajan día y noche para cuidar a los afectados por COVID-19 y merecen el mayor reconocimiento público. En China, por ejemplo, se reconoció a su gran labor en más de 50,000 pantallas digitales que iluminaron las fachadas de los edificios más reconocidos de casi 20 ciudades con los rostros de profesionales de la salud que asistieron a pacientes contagiados por COVID-19. Con fotografías gigantes alumbrando las calles, China quiso dar las gracias a quienes arriesgaron todo, y siguen arriesgando su vida para cuidar a los afectados de una pandemia. Asimismo, en muchos otros lugares hemos visto imágenes de como reciben con aplausos al personal de salud que viene de regreso después de largas jornadas de trabajo.

También hemos conocido héroes anónimos que contagian con su solidaridad en medio de la pandemia, ayudando a tranquilizar los miedos, la angustia, y las necesidades a veces con pequeñas acciones como comunicarse con vecinos aislados, y en otras ocasiones a través de grandes proyectos como una red de cocineros y distribuidores para entregar comidas a los más necesitados.

Desde conductores de ambulancias hasta trabajadores staff de los servicios de salud, o incluso los miles de voluntarios que son parte de las enormes brigadas de salud para la vacunación arriesgan su vida, y entregan su tiempo para que miles de personas podamos ser beneficiados de una vacuna, un traslado en emergencia, o incluso un café a la mitad de la madrugada.

Al conectar a las personas dispuestas en apoyar a los más necesitados, se empieza a contagiar lo que realmente necesitamos en estos momentos, un sentido de solidaridad en medio de la que estamos enfrentando juntos.

Mi más sincero reconocimiento a todos los héroes de la que todos esperamos salir pronto, más fortalecidos y ya como parte de nuestro DNA ser todos ciudadanos solidarios.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUn acuerdo entre la UNESCO, el Congreso Judío Mundial y Facebook amplía a 12 idiomas la educación sobre el Holocausto
Artículo siguienteMientras que Delta se esparce, médicos israelíes insisten en vacunar a quienes aún no quisieron
Francisco Suárez estudió la carrera de Contador Público (1994) en la Universidad Autónoma de Baja California, en donde también concluyó la Maestría en Administración en CETYS (1999) y el Doctorado en Administración con Concentración en Administración Estratégica (2013). Comenzó su carrera profesional en diferentes empresas del ramo deportivo, turístico y de manufactura. Su trayectoria en FEMSA empezó en 1996 en donde desempeñó diversos puestos ejecutivos dentro de la División de FEMSA Empaque. Entre 2006 y 2011 fue Gerente de la Oficina de Presidencia FEMSA y Dirección General. En 2011 es promovido a Director de Sostenibilidad FEMSA y en 2014 amplió sus responsabilidades con la posición de Director de Asuntos Corporativos de Coca Cola FEMSA. De 2016 a 2020 fungió como Director de Nuevos Negocios y a partir de mayo 2020 coordina la Dirección de General de AdeS para América Latina. Francisco es un apasionado de la sostenibilidad y fue el primer Latino en ser Presidente del Centro Mundial del Medio Ambiente 2015-2018 (WEC). En 2020, la junta directiva de WEC votó por unanimidad para elegirlo Director Emérito, en reconocimiento a sus muchos años de servicio dedicado. Además, es consejero de diferentes organizaciones como: Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, A.C., California Institute of Advanced Management (CIAM) en Los Ángeles, California, E.U.A., Mom’s Target Media, Tesorero del Patronato Nacional de Aldeas S.O.S. México y Consejero Nacional de Enactus México. También fue consejero Alterno del ABAC (APEC Business Advisory Council), Consejo Consultivo Empresarial del APEC (Asia Pacific Economic Cooperation); y miembro de la Agenda Global para el Futuro de las Industrias de Consumo del Foro Económico Mundial “WEF”. Forma parte del Consejo Editorial de Mundo Ejecutivo y la Revista Ganar-Ganar. Además de ser columnista regular sobre temas de sostenibilidad y editorialista de periódicos como El Vigía (Baja California), El Capitalino, Diario Judío, Mundo Ejecutivo y revistas Ganar-Ganar y Universo Capital Humano.