Diario Judío México - De lo que me platicó mi abuela Esther Sroka Bocheneck, es que Adolfo vino a por Veracruz, vía Casa Blanca, Marruecos. Estuvo en Gurz, en los campos de trabajo en Vichy, Francia. El estuvo con su familia en Bruselas, Bélgica y resulta que llegaron los Nazis sin avisar, mi abuelo trató de ir a la Embajada Americana para sacar papeles y así viajar a Nueva York con su hermana.

La primera vez los Nazis no lo reconocieron, pero el alcanzó a ver a su familia y les dijo: “Ya llegaron los Nazis a Bruselas, voy a ir de nuevo a la Embajada americana, si no regreso en 3 horas, quiere decir que me han deber agarrado. Entonces les voy a pedir que se vayan a Paris con la hermana de Esther (Tia Guta)”. Y ahí fue que mi abuela y mi padre Enrique (Chaim) Sroka perdieron a mi abuelo por 7 años durante la segunda guerra mundial. Ellos lograron llegar con mucha lucha hacia un puerto donde salían barcos a Inglaterra. Finalmente, ellos pasaron la guerra en Inglaterra y cuando terminó, la Cruz Roja encontró a mi abuelo.

Adolfo Sroka que se encontraba en , como empresario de la fábrica de Telas “El Merino”.

Cuando vi el documental de Lilian LibermanVisa al Paraíso ” entendí muchas cosas que un día mi abuela me había platicado con lágrimas de Alegría. Y le agradezco a Don Gilberto Bosques por haber tenido la bondad y entendimiento de un Ser Superior que entendió como salvar al pueblo de de un Doloroso Exilio.

Shoshana Gertz, nieta de Adolfo Abraham Sroka.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorInmigración sefaradita a Argentina (de habla árabe)
Artículo siguienteEl 23 de enero se recordaron 373 años del auto de fé en Lima, Perú