Diario Judío México - Cuando aquí en se analiza el problema del narcotráfico y el crimen organizado, encontramos que las conclusiones pueden ser muy variadas e incluso radicalmente distintas debido a que los observadores parten de percepciones diversas acerca de la magnitud y gravedad del problema, lo mismo que de la eficacia con la que se le está combatiendo.

Algo similar puede decirse acerca del estado de cosas que guarda la situación en Afganistán con relación al combate que libran las fuerzas de la OTAN, encabezadas por , contra a las huestes del talibán y sus aliados de Al-Qaeda. Las percepciones acerca del avance en los esfuerzos por reconstruir a ese país, asolado por treinta años de guerras continuas y un alto grado de descomposición social, pueden tender hacia el optimismo o hacia su contrario dependiendo de si se elige definir al vaso “como medio lleno o como medio vacío”.

Ciertamente existe una sombría realidad que es innegable: trabajos, escuelas, hospitales y vivienda digna son algunos de los elementos básicos que Afganistán aún no ha logrado ofrecer más que a una pequeñísima fracción de su población. A pesar de las decenas de conferencias internacionales de donantes y de los cerca de 100 mil millones de dólares que supuestamente se han canalizado como ayuda para promoción del desarrollo, no es mucho lo que se ha conseguido, al tiempo que continúan los atentados suicidas contra población civil y enfrentamientos armados en diversas zonas. Este panorama, aunado al cansancio y a la desesperación por lo limitado de los avances, constituye la base sobre la que se está incubando, cada vez con más claridad, una postura de parte de los gobiernos de Kabul, Washington y Londres, de disposición a dialogar con las fuerzas del talibán. El costo de la guerra, en vidas, recursos y prestigio, les está resultando demasiado alto y hay presiones fuertes para poner fin lo antes posible a la intervención militar.

Pero por el otro lado, existen datos que apoyan la visión de que ha habido ganancias importantes y alentadoras, y de que la capacidad militar y operativa de los talibanes es mucho menor de lo que comúnmente se cree.

Algunos datos al respecto: encuestas de opinión realizadas por ICOS (empresa de análisis especializada en asuntos afganos), señalan que una mayoría de los afganos cree que la OTAN está ganando la guerra contra los talibanes, prefiere vivir bajo un gobierno democráticamente electo que bajo la dictadura talibán, teme un regreso de la presencia abierta de Al-Qaeda, y apoya la educación femenina y mayores derechos para las mujeres.

Además, en cuanto al poder real de los talibanes, existen datos objetivos que muestran que la presencia de éstos es proporcionalmente reducida. De las cerca de 300 configuraciones zonales, sólo tres están bajo control talibán, lo cual implica que sólo 0.5% de la población total se halla sometida a este grupo fundamentalista. También existe presencia clandestina del talibán y sus aliados en cuatro de las 30 provincias que conforman al país, pero con excepción de la ciudad de Kunduz —que posee mayoría étnica pashtún, más afín a la postura del talibán— todo el norte de Afganistán, el valle de Badakshan y todas las provincias occidentales están libres de presencia talibán. Kabul, como ciudad capital, muestra muy pocos segmentos de población deseosos de regresar a los rigores de la vida bajo dominio de los islamistas radicales.

Se sabe que el mulah Muhamad Omar, máximo líder de las fuerzas talibanas, reside en Quetta, ciudad ubicada en el Baluchistán paquistaní. Por lo pronto parece haber quedado aislado y sin grandes posibilidades de emprender un movimiento bélico de alcances masivos. Así las cosas, la pregunta esencial tras la evaluación de esta realidad mixta es si la decisión de dialogar con las fuerzas del talibán ofrece la posibilidad de estabilizar la situación sin que ello signifique devolverle a los islamistas su capacidad de control dictatorial, o si por el contrario, el diálogo será contraproducente y mostrará que a fin de cuentas, no existe otro camino más que continuar el combate hasta la reducción de la milicia e ideología talibanes a su mínima expresión.

Fuente:Excélsior

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
FuenteExcélsior
Artículo anterior1er Congreso Internacional sobre Pluralismo Judío
Artículo siguienteLíbano en efervescencia
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.