Agrado y preocupación a tenor de Egipto

Por:
- - Visto 555 veces

La caída en Egipto de Mohamed Mursi me complace y me preocupa.

La satisfacción es fácil de explicar. Las que parecen haber sido las manifestaciones más multitudinarias de la historia erradican a los arrogantes islamistas egipcios, que gobernaron con casi total indiferencia hacia todo lo que no fuera la consolidación del poder de los suyos. El islamismo, ofensiva que pretende implantar la ley islámica medieval y único movimiento utópico radical vibrante del mundo hoy, sufre un rechazo sin precedentes. Los egipcios manifestaron una tónica inspiradora.

Si en 2011 hicieron falta 18 jornadas para deponer a Hosni Mubarak, sólo hicieron falta cuatro para expulsar a Mursi esta pasada semana. La cifra de muertos desciende en idéntica medida de 850 a 40. Los gobiernos occidentales (la administración Obama en particular) que pensaron haber tomado el pulso a los acontecimientos ayudando al régimen de la Hermandad Musulmana quedan idóneamente en evidencia.


Mi motivo de temor es más complejo. El comportamiento histórico demuestra que el atractivo seductor del utopismo radical perdura hasta que sobreviene la catástrofe. Fascismo y comunismo parecían atractivos sobre el papel; sólo las realidades de Hitler y Stalin desacreditaron y condenaron al ostracismo a estos movimientos.

En el caso del islamismo, este mismo proceso ya ha comenzado; de hecho, la reacción de rechazo virulento arrancó sembrando mucha menor destrucción que en los dos casos anteriores (al no haberse cobrado el islamismo aún decenas de millones de vidas) y con mayor celeridad (años, no décadas). Las últimas semanas han sido testigo de tres censuras a la administración islamista consecutivas, con las concentraciones convocadas por el parque Gezi por todo Turquía, la sonada victoria del islamista menos inflexible en los comicios iraníes del 14 de junio y el masivo rechazo sin precedentes a la Hermandad Musulmana en las plazas públicas que jalonan la orilla del Nilo.

Pero yo temo que la rápida expulsión por la vía militar de la Hermandad Musulmana exonere a los islamistas.

Egipto es un caos. Las relaciones entre elementos a favor y en contra de la Hermandad Musulmana ya se han vuelto violentas y amenazan con degenerar. Coptos y chiítas son asesinados exclusivamente a causa de su identidad. La Península del Sinaí está en un estado de anarquía. La incompetente y avarienta cúpula militar, que gobernó Egipto de forma inmoral entre bambalinas de 1952 a 2012, vuelve a llevar las riendas.

Pero los peores problemas son económicos. Las remesas enviadas por trabajadores en el extranjero han descendido de forma acusada desde el levantamiento de la vecina Libia. El sabotaje del oleoducto que envía a Israel y Jordania gas natural puso fin a esa fuente de ingresos. El turismo evidentemente se ha derrumbado. Las deficiencias se traducen en que este país productor carece del combustible para sacar toda su capacidad a los remolcadores. Plantas de la era socialista fabrican en cadena productos mediocres.

Egipto importa alrededor del 70 por ciento de su consumo alimentario y se está quedando rápidamente sin liquidez para pagar el trigo, los oleosos y demás productos de primera necesidad. Se avecinan hambrunas. A menos que los extranjeros subvencionen Egipto con decenas de miles de millones de dólares por ejercicio en ayuda humanitaria hasta un futuro indefinido, escenario muy improbable, esa hambruna parece inevitable. Siete de cada diez familias en situación de vulnerabilidad han recortado su ingesta alimentaria ya.

Anticipándose a todos estos riesgos, el gobierno etíope sacaba tajada de las debilidades egipcias hace unas semanas para empezar a levantar una presa en el curso noroeste del Nilo que podría entrañar la reducción del caudal que abastece a Egipto de 55.000 millones a 40.000 millones de metros cúbicos, maniobra que reviste implicaciones incalculablemente nocivas para la vida en el país conocido como el Regalo del Nilo.

A medida que se vayan presentando estos reveses económicos, el año de interludio del gobierno islamista de Mursi y compañía, que tanto sirvió para agravar estos problemas, podría muy bien olvidarse – y el que quiera que herede el gobierno acarreará la culpa. En otras palabras, el sufrimiento que han atravesado y soportarán los egipcios podría ser en vano. Quién sabe, podrían volver a acudir a los islamistas presa de la desesperación para que ellos les saquen de su futura tesitura. De igual forma, el breve paso de la Hermandad Musulmana por el poder se traduce en que otras poblaciones musulmanas tampoco se beneficiarán como deberían de la cruda experiencia egipcia.

En otro frente, Lee Smith, del Hudson Institute, especula con que los nuevos gobernantes de Egipto considerarán un conflicto corto con Israel única vía de “reunificar el país y sacar dinero egipcio a una comunidad internacional impaciente por arbitrar la paz”, así como forma de “devolver a Egipto a su antigua posición de referencia” en Oriente Próximo. Un conflicto así no lograría probablemente ninguno de estos objetivos – las fuerzas egipcias saldrían plausiblemente derrotadas de forma decisiva, debilitando y empobreciendo todavía más al país – pero no se puede descartar esta posibilidad. Los líderes militares de Egipto han emprendido ruinas absurdas contra Israel en muchas ocasiones antes.

En resumen, mi agrado ante la marcha de Mursi queda sobradamente contrarrestado por mi preocupación porque no se saquen las lecciones de su desgobierno.

3 comentarios en «Agrado y preocupación a tenor de Egipto»
  1. Solucion a la vista? 
    80 millones de gente, partida a la mitad!,
    una mitad, rezando 5 veces al dia!, ssin pretender incorporarsecal siglo XXI, sino regreso a un califato que historicamente NUNCA saco o desarrollo a su pueblo!, solo lo subyugo!
    la otra mitad, anhelando una libertad de pensamiento, pero condenando la incorporacion de los Coptos y demas corrientes, modernizadoras. En fin el Caos y futuro incierto!, 
    mientras los Humanos no despierten al aradigma de la libertad individual, y el RAZONAMIENTO dado por la naturaleza humana de HOY, seguiran los sometimientos y manejos de lideres ” espirituales” que nada tienen que ofrecer al desarrollo!
     

    Responder
  2. No en balde la palabra en Hebreo para denominar a Egipto es MITZRAIM, que nace del termino
    METZER que significa ” constriccion” msmo que significa Islam.  SOMETIMIENTO,
    asi que el despertar debe ser hacia una liberacion de la razon humana, y no otro sometimiento que los ha llevado a la actual posicion!
     

    Responder

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: