Por instinto de conservación el ser humano busca conocer el territorio que le rodea, la creación de mapas es uno de los esfuerzos para entender y explicar el mundo, real o mítico. Desde los mapas de la antigüedad, donde los griegos de nombres impronunciables (Anaximandro y Ptolomeo, entre otros) se distinguieron notablemente, pasando por la cartografía medieval, hasta el revolucionario (primer atlas) Theatrum Orbis Terrarum del siglo XVI y las herramientas actuales como Google Earth o Waze, los mapas son una aproximación de la realidad. Borges vaticinó la caducidad: imaginó ruinas de mapas desmesurados que eran sustituidos por otros más grandes; fatalmente inútiles.

El 2020 nos demostró que la certidumbre tiene fecha de caducidad y no lo sabíamos. "El mapa no es el territorio", escribió en 1931 el científico polaco-estadounidense Alfred Korzybski, en alusión a la frase de Eric Temple Bell: "el mapa no es la cosa representada". Un mapa, por perfecto que sea, es apenas una representación de la realidad, no la realidad misma. Magritte lo confirmó con algo que no era una pipa. Hoy, como pocas veces antes, la vida es un viaje en el que el territorio cambia constantemente y nuestro mapa sigue fijo.

Como en la antigüedad, en cierta forma estamos ante la terra incognita, un mundo donde puede haber dragones, basiliscos y abismos (la aleatoria letalidad del virus del Covid-19 así nos tiene). La pandemia nos ha cambiado el territorio en muchos aspectos, ha resquebrajado la certidumbre de quienes nos sentíamos cómodos con un mapa que hoy, si no es inservible, es por lo menos inexacto. La capacidad humana de supervivencia se explica entonces por la habilidad de hacer una nueva lectura del territorio y reconfigurar el mapa, desde las digitales formas de ofertar y consumir, hasta las maneras en que pretendemos habitar de nuevo en manada. Evoquemos a un ficticio Darwin cartógrafo: "sobrevivirán aquellos que mejor redibujen su mapa y se adapten al nuevo terreno".

¿Están las nuevas generaciones preparadas para modificar sus mapas como lo estamos las generaciones anteriores? No lo sé. Me temo que vivir en una época donde la certidumbre ha sido una constante no es un buen indicio. Lo explico. En los ochenta usaba un plano para encontrar domicilios en la ciudad. Había que detener el automóvil y extender aquel papel incontenible que todo lo cubría; aun con esa herramienta, era común bajar la ventanilla y preguntar por una calle a un transeúnte. El uso de mapas era escaso, preferíamos dar señales caprichosas: "Donde veas una tlapalería con un Supermán en la azotea, ahí das vuelta". Hoy, sofisticadas aplicaciones de navegación, al alcance de casi todos, ahorran tiempo, frustraciones y salvan matrimonios. Hay gran cantidad de tecnología que nos ha acostumbrado a la certidumbre sin esfuerzo. Las generaciones que han crecido con estas facilidades tienen más propensión al fracaso que sus antecesores, fogueados en un contexto de mayor incertidumbre.

La generación que resuelve todo pulsando botones y deslizando pantallas encontrará que el mapa no es el territorio. Aprender a vivir con una dosis de incertidumbre será un signo de sabiduría, de la misma forma que lo está siendo tener la sensibilidad para leer el nuevo terreno. El mismo Korzybski alertó de que las personas suelen confundir el mapa con el territorio, esto es uno de los mayores riesgos que atravesamos. Quienes creen vivir en una representación del pasado, evocando personajes de la historia y recreando pasajes míticos, suelen estar más desadaptados para leer el presente, ya no digamos inspirar el futuro. La apuesta por energías no renovables y la vuelta a esquemas dominantes del Estado benefactor caen en esa tesitura.

Nuestra civilización renueva cartas estelares con asombrosa frecuencia, sin que el nacimiento de una estrella sea noticia. La soberbia, humana al fin, ha pretendido capturar el mundo en un papel con coordenadas; ahora, un ente microscópico ha desdibujado el territorio. Mientras nos acecha la incertidumbre, una certeza avanza: necesitamos una nueva visión del mundo, un nuevo plano.

En un territorio de nuevas posibilidades, habrá que darse cuenta de que la salida no está en el mapa, ajustar el mapa es la salida.

@eduardo_caccia

FuenteReforma

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior2 de noviembre: México festeja el "Día de los muertos"
Artículo siguienteElecciones en EU: el voto evangélico y el judío
Desde que Eduardo Caccia (Ciudad de México, 1962) era niño, estuvo en búsqueda para descubrir lo extraordinario y tener respuestas a preguntas paradójicas. Su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, que lo llevó a la investigación no tradicional de consumidores. Según dice, esta actividad semeja mucho a la del arqueólogo, pues consiste en escarbar profundo en las capas de la mente humana, hasta el fondo, donde están enterrados los tesoros.Eduardo Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es coautor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor. Su meta ha sido ser un puente entre la academia y los negocios.Licenciado en Administración de Empresas, Eduardo ha sido profesor universitario en la Universidad Panamericana, miembro de la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional, también ha escrito artículos sobre marcas y temas de código cultural en prestigiadas publicaciones como Expansión, Reforma, Mural, El Norte, La Jornada. Eduardo es conferencista y ha dado cientos de conferencias y presentaciones en diferentes temas, en varios países. Como observador y estudioso de la conducta individual y de grupos, ha escrito artículos para entender y mejorar la convivencia urbana y rescatar las tradiciones y los barrios temáticos de las ciudades.Sus aportaciones han ayudado a más de cien diferentes marcas, muchas de las cuales están dentro de las 500 de Fortune: Pepsico-Sabritas, Danone, Kellogs, Nestle, Nextel, Italiannis, Lawry’s, Bimbo, Cinépolis, Tequila Cuervo, Tequila Sauza, Pedro Domeq, Casas Geo, Maseca, Promexico, TVAzteca, Televisa, Holcim Apasco, Microsoft, Mabe, Smuckers, Folgers Cafe, Tecate, Wings, Fiesta Inn, Fiesta Americana, Marlboro, Alsea, Tecate, Pepsico, Oxxo, DHL, El Globo, Coca Cola, Bacardi, Tecno Lite, Michelin, Gayosso, entre otras.