Diario Judío México - Recientemente tuvimos la gran suerte de asistir a una Magna Conferencia del Rabino Dr. Richard Freund, Director del Centro de Estudios Judaicos de la Universidad de Hartford. El Dr. Freund además dirige cinco proyectos arqueológicos en , España y Egipto.

Uno de los proyectos consiste en investigar cual es la verdadera localización del Monte Sinaí. Su conferencia giraba alrededor de los nuevos descubrimientos que prácticamente están confirmando que el monte Har Karkon en el Negev, es la montaña donde Dios entregó los Diez Mandamientos a Moisés.

La localización conocida actualmente como Monte Sinaí fue determinada arbitrariamente en el Siglo IV en una montaña de granito rojo en Egipto llamada Jebel Musa (montaña de Moisés). Esta montaña fue escogida por dos monjes que dijeron haber encontrado allí la “zarza ardiente” de Moisés. Lo cual fue suficiente para que la emperatriz bizantina Helena, concluyera que ese era el Monte Sinaí. Esta creencia ha perdurado 1,700 años y se ha convertido en parte de la tradición. Este sitio se convirtió por muchos siglos en centro de peregrinaje construyéndose en su cercanía el Monasterio de Santa Catalina.

En los últimos años se han ido presentando una gran cantidad de pruebas históricas que confirman que Jabal Musa no es el Monte Sinaí bíblico. En este sitio no se ha encontrado ninguna evidencia de que hayan acampado las multitudes mencionadas históricamente. Más aun, los tiempos y las distancias que recorrieron los israelitas demuestran que Jabal Musa no podía ser el sitio mencionado en las escrituras.

El Rabino Dr. Freund mencionó que uno de los principales investigadores que inició el cuestionamiento de Jabal Musa fue el arqueólogo italiano Emmanuel Anati. Desde 1980, Anati ha encabezado una misión italiana que ha ido encontrando cada vez más evidencias que reafirman que el monte Har Karkon, que fue “redescubierto arqueológicamente” en 1955, es el legítimo Monte Sinaí. Es importante anotar que el Vaticano ha reconocido la validez del trabajo de Anati a pesar de que no concuerda con su tradición.

Las evidencias encontradas a la fecha indican que Har Karkon, era una montaña históricamente sagrada al encontrar en ella un gran número de altares y centros ceremoniales. El carácter sagrado de Har Karkom se estima que empezó hace 40 milenios y todavía conserva decenas de monolitos de pedernal puestos por el hombre paleolítico. Las excelentes características del pedernal de Monte Har Karkom es probablemente la razón por la que el hombre paleolítico se estableciera en esta área. Antes del metal, el pedernal era el principal material utilizado para fabricar utensilios y herramientas. Entre 4000 y 2000 antes de la era común, la actividad humana en Har Karkom y su área circundante llegó a su máximo apogeo. En sus alrededores se han encontrado unos 40,000 glifos grabados o pintados en piedra y 892 sitios arqueológicos.

En los valles alrededor de Har Karkom existen muchos sitios religiosos. Uno de ellos tiene un altar y 12 pilares de límite y están mencionados en Éxodos 24:4. A unos 60 metros se encontraron vestigios de un campamento también mencionado en las escrituras. Se han encontrado algunas pinturas sorprendentes de cabras de monte y de hombres rezando, aunque no hay ningún rostro en las imágenes. También se ha identificado una pequeña cueva donde, de acuerdo con la historia bíblica, fue donde Moisés escondió su cara para no ver a Dios.

Las coincidencias han sido impresionantes. En 2006 la misión arqueológica hizo un descubrimiento decisivo: una piedra blanca tallada en la forma de una media luna, el símbolo del dios de la luna. Fue una gran revelación, pues en la cultura mesopotámica, el dios de la luna era llamado SIN, origen de la palabra Sinaí, es decir que tres mil años antes de la era común, habían dedicado Har Karkon al dios SIN.

Los arqueólogos tienen por delante mucho trabajo de investigación en esta zona dada la enorme riqueza del material que ha ido apareciendo. Afortunadamente están aplicando nuevas técnicas geofísicas, como GPR (Ground-penetrating radar), que van a facilitar los trabajos para confirmar la hipótesis de que Har Karkom es el genuino Monte Sinaí.

Y mientras los arqueólogos trabajan en este monte, reciben constante visita de nómadas, ya que éste sigue siendo un punto de encuentro como lo ha sido por milenios.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. el monte Sinai, fue antes llamado el peñon de Sindi y era un presidio, habian cavernas y pequeñas construcciones, me gustaria saber la localizacion exacta del lugar.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTarrasch, Médico Ajedrecista, Segunda y última parte
Artículo siguienteLa Atlántida

De origen colombiano obtiene el título de Ingeniero Químico en su país y adquiere experiencia en varias compañías trasnacionales norteamericanas, teniendo la oportunidad de viajar y formar parte de varios consejos directivos en España, Venezuela y México.

Al establecerse en nuestro país su actividad comunitaria ha obtenido varios reconocimientos y ha sido cofundador de varias instituciones científicas y sociales, en donde además de asesor ha dado varias conferencias sobre diversos temas de interés mundial.

No sólo es colaborador en varios medios judíos escritos en México, sino también editor de algunas revistas y folletos internacionales, mayormente con temática científica o humanitaria.