Caminando por las calles de Jerusalén, el Rabino Yitzhak David Grossman, Fundador y Presidente de Migdal Ohr, se topó con unos muchachos fumando alrededor de un banco en la zona céntrica. Tenían aspecto religioso y al Rab le extrañó que no estén estudiando en la Yeshiva, por tal motivo se acercó a ellos y los adolescentes no sólo que le contaron que no estudiaban sino cosa peor, que vivian en al calle ya que habian sido expulsados de sus casas. Ese episodio, se repitió en una visita del Rab al ayuntamiento de Bnei Brak, en la plaza Hatzmaut. Adolescentes fumando, bebiendo y mendigando en horas nocturnas. Esa realidad, profundizó el pensamiento del Gran Rabino Grossman quien decidió tomar el problema como suyo y crear un espacio de contención para que esos jóvenes no se pierdan por el mal camino.

Qué hacer? Cómo actuar ante adolescentes que no tienen un marco familiar ni educativo normativo, cómo trabajar con adolescentes que viven en la calle mendigando y realizando acciones inmorales? Cómo acercarlos nuevamente a un camino de amor, de estudios, de vida sana y de paz interior? Cómo acercar nuevamente a esos adolescentes perdidos a su núcleo familiar y que sean recibidos por sus padres con los brazos abiertos?

Estas situaciones llevaron al Rab Grossman en el año 2012 a fundar la Aldea agrícola terapéutica Zoharim con el propósito de rescatar adolescentes judíos que pernoctan en las calles de los grandes centros urbanos y que son rechazados de los marcos de estudios orodoxos y por ende, perdieron el apoyo de sus familias.

En la actualidad, Zoharim cuenta con 110 adolescentes que estudian en la red de escuelas secundarias ORT Israel. En 2017, se matriculó el 74% de los jóvenes. El 90% realzó el curso de preparación para el Ejército de Defensa de y la Gadna. Además, realizan actividades terapéuticas y de recreación como equinoterapia, carpintería, agricultura, supervivencia en el desierto, música, gimnasio y cursos de comportamiento económico y computación.

Junto a las actividades, en Zoharim resalta el equipo de trabajo (madrijim, maestros, directores, trabajadores sociales y psicólogos) que se dedica a los adolescentes las 24 horas del día y los acepta, cuida, educa y cree en ellos para que los mismos adolescentes comiencen a creer en sí mismos. Uno de los alumnos de Zoharim expresó “si te encuentras bien desde lo interior, te verás bien hacia afuera, para los demás”. Algunos de nuestros jóvenes ya son Oficiales en el Ejército de Defensa de o estudiantes en la Universidad.

Esperamos seguir contanto con el apoyo de todos nuestros amigos de para seguir educando a miles de niños y jóvenes en Israel.

Adrian List

Director de Amigos de

Adrián List

Director

Latin American Friends of

Cell: 972 54 210 1671

Tel: 972 73 222 7673

www.migdalohr.org

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa sinagoga siberiana construida por ex niños soldados regresó a la comunidad judía
Artículo siguienteUn nuevo lugar de Jesed, Ayuda, en la Comunidad construido con el Corazón
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.