Diario Judío México - Para los que padecen de alergias en general, el polen es un detonador que provoca en su sistema inmunológico una producción de anticuerpos llamados InmunoglobulinasE (IgE) con el objeto de defenderse de los «intrusos». Estas IgE se pegan a las mucosas de la nariz, ojos y los conductos respiratorios. Todo este proceso ocasiona el desprendimiento de la histamina, la cual, a su vez, inflama las membranas nasales ocasionando estornudos, congestión, comezón, escurrimiento nasal y ojos llorosos.

Otro tipo de alergia es la urticaria: una reacción en la piel; éste se inflama, se enrojece y ocasiona comezón, muchas de las veces, severa. Las causas más comunes para estos tipos de reacciones son los alimentos, medicinas o infecciones, aunque los piquetes de insectos o alguna enfermedad pueden también ser responsables. Otras causas pueden ser: contactos físicos, incluyendo un saludo de manos, la luz solar, la exposición al frío, o el sobrecalentamiento por el ejercicio extenuante, así como factores psicológicos, tales como estrés mental, emocional o depresión.

Hay alergias que son temporales, dependiendo de la estación del año, y este es el caso de las causadas por el polen. El polen es el agente masculino que fertiliza los árboles, el pasto y las semillas; está compuesto por gránulos microscópicos que vuelan durante la estación de la polinización. El clima puede influir de alguna forma en los síntomas de las alergias. El polen no se esparce durante los días lluviosos, nublados o sin viento, días en los que los síntomas alérgicos no se presentan. Un clima caliente, seco o con viento puede ser propicio para una alta actividad de polinización.

En realidad, cualquier persona puede comenzar a tener alergias en cualquier momento de sus vidas puesto que las alergias no discriminan edad ninguna, estatus social o económico, raza o género. Las alergias tienden a ser un problema congénito: si un padre sufre de ellas, el hijo puede ser propenso en un 25% a desarrollar algún tipo de alergia; si ambos padres tienen algún tipo de alergia, es posible que el descendiente se vuelva alérgico en un 66%.

Las siguientes son algunas sugerencias de lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer para evitar las alergias lo más posible:

1.- Averigüe cuando es la estación o temporada con mayores riesgos en su localidad y consulte con su médico antes de que ésta comience.

2.- Mantenga sus ventanas cerradas durante la noche, y si le es posible, utilice un aire acondicionado, el cual pueda limpiar, enfriar y secar el aire.

3.- Disminuya al máximo sus actividades en la madrugada, tiempo del día cuando hay mayor concentración de polen y cuando más está esparcido en el aire.

4.- Cuando viaje en automóvil mantenga las ventanas cerradas.

5.- Manténgase dentro de su casa o trabajo cuando el polen esté en su mayor actividad o la humedad esté alta, así como en los días ventosos, cuando el polvo y el polen se entremezclan.

6.- No olvide tomar las medicinas que el médico le recetó y siga sus instrucciones al pie de la letra.

7.- No corte el pasto ni esté cerca de los prados recién segados: éstos activan tanto al polen como al moho.

8.- No cuelgue las sábanas ni la ropa afuera para que se sequen, ya que el polen y el moho se pueden adherir a ellas estando mojadas o húmedas.

La cantidad de polen puede variar enormemente de un día al otro durante su temporada o estación del año y siendo muy poco visible, es importante tomar todas las precauciones todo el tiempo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLas vitaminas
Artículo siguienteComo alimentarte para prevenir el cáncer
Sus estudios comprenden Filosofía, Tanatología, Superación Personal y Psicología Transaccional. Sus publicaciones se vinculan sobre estos temas, sobre todo en la relación íntima entre el consumo de los alimentos y la salud, aunados con el estilo de vida de las personas. Posteriormente, se dio cuenta que podría también relacionarse con el factor hereditario y los ejemplos en el hogar.Escribió un libro con más de 900 recetas de cocina, todas con el objetivo de enseñar debidamente a los enfermos de diabetes, colesterol, obesidad, hipertensión y cardiovasculares a alimentarse sanamente. Ha publicado más de 1000 artículos en diferentes medios escritos, incluyendo periódicos tanto en español como en inglés.Ha efectuado dinámicas de grupos, conferencias y enseñanzas sobre la alimentación y salud en instituciones hospitalarias. Su participación de muchos años en la revista "Foro", sigue siendo continua y de mucho interés, para lectores nacionales y del extranjero.