¡Alerta! Uno de los daños colaterales por el distanciamiento social ha sido la depresión en las personas, siendo los adolescentes uno de los grupos más afectados. Todos en general hemos tenido que vivir duelos de la vida como la conocíamos, y aprender a adaptarnos a esta nueva normalidad

Han sido muchas las pérdidas, económicas, de salud y emocionales. En conversación con Ronith Arón, maestra en psicopedagogía, life coach y psicoterapia narrativa, aseguró que la  en adolescentes se ha vuelto colectiva, ya que se ha creado en ellos un sentimiento de desesperanza al no verle fin al distanciamiento social

En la adolescencia, el proceso de identidad es muy importante y gran parte se recibe a través de los pares. A falta de contacto social, se crea un sentimiento de falta de pertenencia y de identidad.

Y es que, querido lector, debemos recordar que en la adolescencia los amigos, el recreo, la escuela no son caprichos, son una necesidad de evolución fundamental. Hoy a las 19:00 hrs profundizaré más en el tema, junto con Ronith a través de un Instagram Live desde la cuenta de @PanoramadelHeraldo.

¿Cómo identificar conductas de riesgo? Lo más importante es distinguir entre tristeza y depresión, lo cual estriba principalmente en la intensidad y duración del episodio. Es normal sentirnos tristes y tener altibajos, de hecho, es uno de los signos de la adolescencia. Pero la frecuencia y duración es lo que indica si hay un riesgo.

Según especialistas, para ser diagnosticado con  se debe al menos tener cinco o más síntomas que interfieran en la rutina de la vida diaria, como pueden ser: cambios en patrones de sueño, en hábitos alimentarios, pensamientos suicidas, mucha o muy poca energía, inhabilidad para concentrarse, entre otros.

¿Qué podemos hacer como padres para prevenir la en nuestros hijos?

¡Calmarnos! Lo principal es brindarles un ambiente de apoyo y contención. Aunque también es una situación difícil para nosotros; estar bien es primordial para que ellos estén bien. Crear una rutina con el encierro, los horarios se volvieron más laxos incluso para nosotros. La rutina da estructura y por lo tanto seguridad.

Crea horarios para despertar, para hacer las comidas, para estudio, juego, ejercicio y para dormir. Sociabilización: Aseguremos que tengan momentos de calidad con amigos y/o familiares. Aquí la tecnología es una gran aliada. Veamos películas o series juntos, juguemos algún juego de mesa, y hagamos las comidas juntos. Comer sanamente y hacer ejercicio, está clínicamente comprobado que disminuye el nivel de estrés y genera serotonina en el cerebro, lo que ayuda a disminuir la depresión. Y, por último, dormir bien lo cual es esencial para disminuir síntomas de depresión.

Si con todo esto no logras un cambio favorable, lo mejor es recurrir a un experto para que te pueda orientar. Recuerda que la depresión es una enfermedad y como tal la debes tratar.

Hoy a las 19:00 hrs profundizaré más en el tema, junto con Ronith Arón a través de un Instagram Live desde la cuenta de @PanoramadelHeraldo / @BRENDAJAETK