Diario Judío México - Para cada padre de familia, todos los miembros que constituyen su hogar, tienen un lugar valioso dentro de su familia. Cada uno  juega un papel diferente dentro de está. Pensemos en los hijos, todos son excepcionales pero, distintos. No se pueden comparar. Cada uno con sus dones y fortalezas, con sus dificultades y sus torpezas. Pero al fin, admirables para aprender las lecciones que a cada uno le corresponden en esta vida, cada hijo es único.

Es conveniente, poner atención en los hijos, cuando entre ellos surjan comparaciones excesivas y poder explicar que cada uno es bueno para algo; A lo mejor uno es bueno en matemáticas y el otro es el mejor en deportes, cada uno nace con una facilidad y durante su crecimiento la va desarrollando. Aunque lo vuelvan hacer, es necesario que les quede claro que no se está  de acuerdo con que se comparen. Los padres pueden estar pendientes de resaltar las cualidades de cada hijo, para que cada uno tenga un lugar importante dentro de la familia y para que no vaya haber una situación de celos entre ellos. Como padres es crucial enseñarles a contactar su belleza interior de cada uno, para que así ellos mismos se aprecien y sepan cuanto valen, esto mismo les ayudará a tener confianza en sí mismos, como también ha adquirir seguridad  y darse cuenta que son únicos e incomparables.

En vez de comparar, sería interesante  reconocer esas diferencias que hacen a sus hijos ser únicos; Aquello que los distingue de los demás. Si como padres validamos todas sus cualidades, el niño piensa:” Mi madre o padre aprecia esto en mí, por lo cual debe ser importante y valioso”.  “Tengo algo que me hace ser especial”. Cada papá y mamá sabe las cualidades de sus hijos, y es importante reforzarlas, para que ellos sigan así, como también para que se sientan queridos, aceptados y que se les aprecia lo que ellos saben hacer.  Es conveniente, tomar en cuenta todas las habilidades de los hijos, no sólo la inteligencia en el rango escolar, de tener buenas calificaciones, sino existen diferentes inteligencias y como padres no verse limitados y juzgar sólo inteligente al que tiene buenas calificaciones.

Como por ejemplo: hay niños que tienen habilidad para las palabras o para los números, otros tienen habilidad para las imágenes y dibujos, les gusta los rompecabezas, dibujar, diseñar, les gusta el arte. Va haber otros que muestren agilidad con su cuerpo, como un atleta, bailarín, mimo, actor, así mismo como la agilidad con las manos, como carpintero, artesano, costurera o algunos tengan esa habilidad musical, o para relacionarse, que significa la capacidad que tienen de hacer amigos o la habilidad de conocerse así mismo y pensar sólo, puede haber otros niños que sean amantes de la naturaleza y les fascinen los animales. Todas éstas son de gran importancia y todos los niños las tienen, conforme van creciendo se van desarrollando y se combinan durante toda la vida.

Todos los seres humanos tenemos dos partes una parte luminosa y agradable y otra desagradable y oscura. La primera siempre la mostramos frente a los demás, para ser aceptados y tratar de agradar, mientras que la segunda siempre sale, cuando estamos cansados o de mal humor o simplemente cuando estamos en confianza. El verdadero amor incondicional de los padres, es aceptar las dos partes de sus hijos, aceptarlos en sus buenos ratos como en los malos, ellos piden que se le quiera tal y como son. Tanto en las buenas como en las malas, cuando son ocurrentes y graciosos, cuando son berrinchudos y groseros, cuando son cariñosos y serviciales, cuando son egoístas y exigentes. El niño pide: Mamá y Papá, acéptenme como soy. El niño necesita ser querido en su totalidad, sin condiciones. Entonces se siente valorado, seguro y confiado.

Recuerda que Maayán Hajaim es una línea de atención telefónica, de ayuda psicológica, para cualquier momento de desesperación, soledad, tristeza, angustia, etc… Aquí los podemos orientar, para sentirse mejor y llevar a cabo una vida más saludable.

Tel. 52 92 51 31

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorBeefbar
Artículo siguiente45 inventos israelís que han cambiado el mundo
Maayán Hajaim es una Institución que brinda apoyo psicológico a personas de la comunidad judía con necesidades emocionales o en crisis. Nuestro objetivo es orientar a las personas que se encuentran en crisis o simplemente desean mejorar su calidad de vida. Estamos para apoyarte en la línea telefónica: 5292 5131 disponible 24 Hrs. y de forma anónima. Brindamos intervención en crisis, prevención, contención, asesoramiento y apoyo psicológico emocional.