Ana y yo en la Montaña de Dios

Por:
- - Visto 284 veces
Ana y yo en la Montaña de Dios

De nuevo residimos en Sukkot como hicieron nuestros ancestros hace tanto tiempo. Pronto llegará la Simjat Torá y comenzaremos el ciclo de la Torá de nuevo con el Génesis como hemos hecho tantas veces antes. Las historias son todas tan familiares para nosotros. Elohim crearon el Jardín del Edén y situaron a la primera pareja en él. La historia tras el gran diluvio rápidamente lleva a Abram, cuyo nombre Dios cambió a Abraham.

Otra vez me pidieron leer la Torá este año durante el Rosh Hashaná. La devastadora experiencia de Abraham de perder a Ismael es seguida por la historia de casi perder a Isaac en el Monte Moriá, la montaña de Dios. Hubo paradas y arranques en el viaje de Abraham para convertirse en el padre de naciones. Lo mismo sucede a menudo con el desarrollo de nuestras vidas.

El Monte Moriá sigue siendo un lugar sagrado hoy. Es el sitio tradicional de los dos anteriores templos judíos. Aunque nuestros templos eran lugares santos y tenían historias largas y gloriosas, fue cuando Dios proporcionó su propio sacrificio en el Monte Moriá en Génesis 22 lo que inicialmente hizo de él un lugar tan sagrado para los judíos en los siguientes milenios.


No se puede viajar lejos en Israel sin recordar los intentos de los judíos de tocar lo divino. Einstein definió la religión verdadera y la ciencia así: “La experiencia más profunda y hermosa que puede tener un hombre es la sensación de lo misterioso. Es el principio subyacente de la religión al igual que el de…la ciencia”.

Estábamos planeando visitar el Instituto de Ciencias Weizmann y el Technion cuando vi el anuncio de la 23.ª Visita Anual de la Víspera de Tisha B’Av alrededor de las antiguas murallas de Jerusalén en el Jerusalem Post. Siempre podríamos visitar el Instituto Weizmann y el Technion, pero la marcha alrededor de Jerusalén en Tisha B’Av solamente sucede… bueno… en Tisha B’Av. Así que nos dirigimos a Jerusalén.

La marcha comenzó en el Parque de la Independencia con la lectura del Libro de las Lamentaciones y después continuó por las antiguas murallas, pero lo más destacado de cualquier viaje a Jerusalén es una visita al Kotel. Así que visitamos la tan ansiada Plaza del Muro de las Lamentaciones durante el día. Aparcamos nuestro vehículo en la Primera Estación y planeamos tomar un autobús al Kotel porque el aparcamiento está limitado cerca de la Plaza del Muro de las Lamentaciones.

Los trenes empezaron a viajar entre Jaffa y la Primera Estación de Jerusalén en 1892. Hoy es un destino exclusivo de tiendas y restaurantes en Rehov David Remez. Ana y yo nos encontrábamos en la acera fuera de la Primera Estación intentando discernir qué autobús deberíamos tomar cuando un taxi se detuvo y ofreció llevarnos. Ella me tomó de la mano y dijo: “Él nos llevará al Kotel”.

En lugar de llevarnos al Kotel por las carreteras principales, el conductor árabe del taxi nos llevó visitando Silwan. El viaje a través de Silwan fue totalmente inesperado y no lo habíamos solicitado nosotros. Yo ya sabía que Silwan era un hervidero de actividad antiisraelí, pero Ana no era consciente de que se habían tirado piedras a los judíos que entraban por accidente en el vecindario.

El propósito del terrorismo es hacer que los judíos se sientan inseguros en su propio país. Por mi cabeza pasaron las escenas del linchamiento y la bárbara mutilación en el año 2000 de Vadim Norzhich y Yosef Avrahami en Ramala. De hecho, el Shin Bet desmanteló una célula terrorista de 8 hombres apodada los Fantasmas de Silwan al mes siguiente de que estuviéramos allí. Estaban planeando ataques disparando contra judíos. Los árabes que han apoyado la venta de viviendas a los judíos en la zona se han convertido también en víctimas de la violencia.

Podía oír los suspiros accidentales de Ana en el asiento de atrás. No sabíamos dónde nos estaba llevando el taxista árabe, pero no parecía ser al lugar donde le habíamos pedido ir. Pensé: “Tenemos que salir de aquí”. Habríamos saltado literalmente fuera del coche durante una de sus paradas cuando la calle estaba bloqueada, pero me di cuenta de que una pareja de judíos ancianos sola entre los matones del barrio tampoco sería la solución.

Ana y yo mirábamos impotentes a los matones del barrio vagando por la calle llena de basura a través de las ventanas del taxi. Ellos nos devolvían la mirada extrañados como si estuvieran pensando: “¿Qué estáis haciendo aquí?”. De repente llegamos al Kotel. Nunca estuve tan contento por pagar al conductor del taxi el doble solo para que nos permitiera salir del coche.

Tras visitar el Kotel en Tisha B’Av, Ana se sentó al lado de un grupo de personas que pensó que estaba simplemente esperando al siguiente autobús. La zona en el exterior de la Puerta de Dung era ruidosa y caótica. Entonces vi a un hombre en una silla de ruedas en medio del grupo alzando su voz a través de un megáfono. Ahí reconocí los signos del Movimiento Fiel del Monte del Templo y de la Tierra de Israel. Esto era Gershon Salomon. Es una versión más débil del soldado que entró en el Monte del Templo tan heroicamente después de la reunificación de Jerusalén durante la Guerra de los Seis Días, pero continúa promoviendo la construcción del Tercer Templo.

Abraham no reconocería el Monte Moriá hoy en día. Los descendientes de Isaac y de Ismael viven aquí. Sí, Jerusalén se ha reunificado, pero no siempre fue así. Los hijos de Ismael reclaman nuestra antigua ciudad como suya y son alentados por una comunidad internacional que ignora la larga historia judía aquí que abarca miles de años.

Aunque habíamos acariciado las antiguas piedras del Kotel en Tisha B’Av, el resto de Jerusalén no parecía tan santo ese día. El antisemitismo y mezclar la política con la religión ha provocado con demasiada frecuencia que los musulmanes perpetren actos de violencia contra los judíos en su propia capital. El terror es profundamente cruel y tiene el fin de debilitar. Los judíos que visitan nuestro lugar más sagrado no deberían tener que estar preocupados por su seguridad. Ansiamos el día en el que Jerusalén sea de nuevo una montaña sagrada de Dios.

Puede escribir a Yoeli Kaufman a yoeli@israeliupdate.co.il

Enlace al artículo en inglés: http://www.jpost.com/Blogs/Standing-Against-the-Wind/Anna-and-I-on-the-Mountain-of-God-506835

Comparte en Redes Sociales

Acerca de Yoeli Kaufman

Yoeli Kaufman obtuvo su licenciatura en Lenguajes y Culturas de Oriente Próximo y después trabajó como analista y traductor de árabe para la Inteligencia del Ejército de EE. UU. Realizó un Máster en Administración Educativa en Temple University de Filadelfia. Eli escribe ahora con regularidad para el Diario Judío México, el Jerusalem Post, y el Times of Israel.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: