La muerte, el pasado 20 de julio, a los 98 años, de mi suegra, la historiadora Anita Novinsky, tuvo una gran repercusión en la comunidad académica de todo y en particular en nuestra comunidad judía. Esto se debe a que, en su dilatada carrera, Anita fue la primera en descubrir y revelar el origen judío de gran parte de los portugueses que llegaron a a partir de mediados del siglo XVI, para escapar de la Corte del Santo Oficio, la Inquisición. , institución de la Iglesia Católica que persiguió, juzgó y castigó a los judíos de Portugal. Especialmente aquellos que se convirtieron en “nuevos cristianos” para tratar de disfrazar el judaísmo que llevaban en la sangre y practicaban en secreto.

Sobre el legado de Anita se ha escrito mucho en los últimos días y no pretendo dar más detalles. El obituario publicado en Folha de S. Paulo es sintético, pero expresivo. Y recomiendo leer el artículo El legado de Anita Novinsky, escrito por una de sus primeras alumnas, Maria Luisa Tucci Carneiro, publicado en Jornal da USP.

Anita estuvo estrechamente vinculada a los intelectuales de la “Generación del Clima” que, en la década de 1940, revolucionaron la cultura en Brasil. Como Antonio Cândido, Paulo Emílio Salles Gomes, Alfredo Mesquita, Décio de Almeida Prado, Lourival Gomes Machado y también mi padre, Antonio Branco Lefèvre, el “médico entre los chicos aburridos” , como los llamaba Oswald de Andrade.

Cuando Anita aún estaba en los banquillos de la Facultad de Filosofía de la USP, fue Lourival quien le dio la misión de investigar algo de lo que poco se hablaba porque se sabía poco, pero se sospechaba mucho, que era el papel de la Inquisición en la Historia de Brasil.

Debido a la amistad de Anita con mi padre y también con mi madre, Dorothy Fineberg, su colega en la USP en los años 40, terminé conociendo a Sonia Novinsky, la hija de Anita, con quien me casé muchos años después, en 1975. Pero diez años antes, en 1965, cuando estaba exiliado y estudiando en París, tuve un contacto intenso con Anita, alentado por dos “climáticos” que entonces vivían allí: Antonio Cândido, con quien conviví durante un año, y Lourival, su inspiración y luego director cultural de la UNESCO, quien acompañó paso a paso la investigación de Anita en los archivos de la Inquisición en Torre do Tombo, en Lisboa.

Anita se dividió entonces entre Lisboa, donde investigó, y París, donde perfeccionó sus estudios con los maestros franceses. Y en algunos almuerzos históricos parisinos, fui testigo de sus primeros relatos de lo que la Iglesia había ocultado y había descubierto. “La Iglesia Católica fue entonces una precursora de Auschwitz”, comenté, luego atónito por los informes de judíos quemados por la Inquisición.

Todos estos descubrimientos fueron paulatinamente el tema de los de Anita, desde el primero, “Nuevos cristianos en Bahía”, hasta los más recientes, como “Viviendo en los tiempos de la Inquisición”, y el de mayor repercusión, “ Los judíos que construyeron Brasil ”, escrito en colaboración con sus estudiantes Daniela Levy, Eneida Ribeiro y Lina Gorenstein.

Ávida lectora de todo su trabajo, en los últimos años he animado a Anita a escribir artículos que pudieran dar a conocer sus descubrimientos a un público más amplio, que no necesariamente tendría acceso a sus libros. Escogimos juntos los temas que tendrían mayor impacto, ella escribiendo, yo dándole un formato más periodístico y llevándolo a Folha de S. Paulo, a través de mi amigo Marcelo Coelho, entonces miembro del Consejo Editorial y brillante columnista de la periódico.

El más llamativo de todos fue el padre Anchieta, ¿cristiano o judío? (Folha, 24/01/2014), revelando cómo incluso un religioso como José de Anchieta, quien fue el fundador de São Paulo en 1554, y llegó a ser Provincial de la Compañía de Jesús en Brasil, tenía penitenciada a su propia familia. Anita reveló que su madre era judía, “nueva cristiana”, es decir, convertida por la fuerza al catolicismo, y que un tatarabuelo suyo, ferviente judaizante, fue quemado por la Inquisición y un abuelo también perseguido. Él mismo sufrió, como habiendo nacido en Canarias, entonces bajo dominio español, quiso ingresar a un seminario en España, pero fue rechazado como “nuevo cristiano”, siendo aceptado solo en Portugal, donde la Inquisición comenzó más tarde y fue aún más suave.

Esta revelación de Anita fue tan impactante que, dos semanas después, generó una “respuesta” de Dom Odilo Scherer, cardenal arzobispo de São Paulo, en Estadão. Donde, en un intento de negar la Inquisición, como sigue siendo el caso de muchos jesuitas, publicó una biografía del padre Anchieta, entonces candidato a la beatificación por el Papa Francisco, omitiendo cualquier referencia a su origen judío. Yo mismo escribí entonces un artículo Padre Anchieta: ‘limpiando’ tu currículum” comentando esta polémica, luego publicado en su blog por el futuro editor de Chumbo Gordo, Carlos Brickmann. Afortunadamente, Francisco, gran amigo de los judíos, debió haber leído el artículo de Anita y, a pesar de Dom Odilo… con esto reforzó su decisión de, en abril de ese mismo año, 2014, nombrar oficialmente al Padre Anchieta São José de Anchieta.

Otro artículo de Anita, también en Folha y de enorme repercusión, fue El judío Raposo Tavares y los jesuitas. En el que Anita relata que Raposo fue criado por su madrastra, Maria da Costa, en una casa donde se llevaban a cabo ceremonias y fiestas judías clandestinas. María fue arrestada por la Inquisición, junto con varios familiares, y confesó, bajo tortura, su judaísmo secreto. En 1647, Raposo Tavares se embarcó en la mayor expedición de descubrimiento del mundo. Uno de sus resultados más sorprendentes fue conocer, por primera vez, la extensión de Sudamérica, Raposo Tavares expandió y fue el descubridor de un continente. Júlio de Mesquita Filho, de Estadão, lo caracterizó como “el héroe de una de las hazañas más famosas de las que se recuerda la historia de la humanidad”.

En su libro “ Los judíos que construyeron  ”, Anita luego relataría, en detalle, la historia de los pioneros que, en su mayoría, eran de origen judío y por eso lucharon contra las Misiones Jesuíticas, identificaron que estaban con la Inquisición de Lima. , entonces verdugo de los “nuevos cristianos” en Brasil. Hasta el final de sus días, Anita defendió ardientemente a los pioneros que, más que los verdugos de indios y sacerdotes, como es la moda para acusarlos, fueron perseguidos por la Inquisición por su “sangre israelí”. Anita concedió una brillante entrevista sobre las Guías al exministro Aldo Rebelo, que se puede ver en su sitio web Bonifacio.

De hecho, respecto a la familia de Julio de Mesquita Filho, Anita fue la primera, a través de su amigo Alfredo, el hermano de Julio, en hacerles reconocerse como de origen judío. “Solo mire los nombres de sus hermanas, Esther y Lia, nombres judíos típicos, para ver con qué se identifican”, dijo Anita. Y el mismo razonamiento que hizo al permitirme asegurarle a Cleo, bisnieta de Monteiro Lobato, que, sin duda, toda la familia de Lobato son cristianos nuevos, por lo tanto judíos conversos. En un simple análisis de las últimas generaciones de Lobato, observó que José Bento Monteiro Lobato tenía dos hermanas con nombres típicamente judíos: Esther y Judith. E incluso les dio nombres judíos a sus dos hijas: Rut y Marta. “Bueno, se sabe que estos nombres no vienen por casualidad, es evidente que tanto el padre de Lobato, como él mismo, los tenían en su inconsciente cultural ”. Sobre los nuevos antepasados ​​cristianos de Lobato y las revelaciones de Anita, yo mismo escribí un artículo de este Fat Lead.

Anita Novinsky fue el motivador para que miles de familias brasileñas comenzaran a buscar sus orígenes judíos. Se formó todo un movimiento, el de los ” Bnei Anousim “, que es el término utilizado en la rabínica para designar a los judíos convertidos, por la fuerza, al cristianismo o al Islam. Anita escribió un artículo detallado sobre ellos, como prefacio de un libro sobre el tema del rabino Ventura, que se puede leer en esta página.

Y Anita fue la maestra e inspiradora de un gran número de historiadores que identificaron los orígenes judíos de varios otros personajes de nuestra historia y revelaron hechos hasta ahora desconocidos, como la saga de los judíos de Recife que huyeron de los inquisidores y estuvieron allí. fundadores de Nueva York, informa su alumna Daniela Levy en el libro “ De Recife a Manhattan ”.

Está en prensa un nuevo libro de Anita Novinsky, sobre la saga del padre Antonio Vieira, el jesuita que defendió a los judíos contra la Inquisición. Un pequeño adelanto del contenido se puede leer en este otro artículo de Anita para Folha : el mensaje del Padre Antonio Vieira.

Por todo este descubrimiento de Anita Novinsky sobre el papel fundamental de los judíos en la historia de Brasil, ante ella virtualmente desconocida o deliberadamente ignorada u oculta, podemos decir que, en cierto modo, esta intelectual judía, nacida en Polonia, redescubrió el país donde vino con 2 años, brasil.

El prestigio de Anita fue enorme, no solo en los círculos académicos de y del mundo, sino también en los círculos políticos. Cuando Mario Soares asumió el cargo de Primer Ministro y luego Presidente en Portugal, se mostró entusiasmado con el trabajo de Anita y le brindó todo su apoyo para acceder a documentos que aún estaban reservados. E incluso la recibió en el palacio presidencial de Lisboa. Los primeros ministros de Israel, especialmente Shimon Peres y más tarde Benjamin “Bibi” Netanyahu, también fueron admiradores de su trabajo y lo apoyaron mucho.

En Brasil, tuvo la admiración declarada del presidente Lula quien, luego de un discurso en la Congregação Israelita Paulista, le pidió a Anita que le enviara sus libros, que ella no conocía, y luego la invitó a viajar con él a Israel en el avión presidencial. . Lo cual no sucedió porque, según Anita, “tenía muy poco tiempo y no iba a tener tiempo para arreglarme el pelo y comprarme algo de ropa”.

Anita fue muy vanidosa y, aquí entre nosotros, con razón, como demuestra la imagen ilustrada en este artículo, escrita por mi difunto amigo Carlos Alberto Lozza, director de arte del grupo Abril y quien también era un gran admirador de ella. Como mi padre Antonio Branco Lefèvre, que también pintó la imagen de mi artículo.

En cuanto a Fernando Henrique, sé que respetaba y admiraba mucho a Anita, desde los tiempos en que eran amigos de la universidad. Y él, estoy seguro de que lo conocía y que leía sus libros …

Por ANTONIO SILVIO LEFÈVRE
Sociólogo (Université de Paris), editor y librero.
Interpretó a Pedrinho en la 1ª adaptación para televisión de “Sítio do Picapau Amarelo”, en 1954
Fuente: Chumbogordo

2 COMENTARIOS

  1. Mi Padre el Doctor en Historia D. Salvador López Herrera nacido en Los Sauces (la Palma-Islas Canarias), es la máxima autoridad mundial sobre la vida y obra de José de ANCHIETA. D. Salvador López Herrera En 1947 se Doctora en Historia siendo el título de su Tesis "Vida del Venerable José de Anchieta, Apostol de Brasil y Taumaturgo del Nuevo Mundo (1534-1597). En 1954 es elegido por el Gobierno para representar a España en el congreso de Historia que tiene lugar en Sao Paulo con motivo de la Conmemoración del IV Centenario de la fundación de Sao Paulo. Allí defiende y muestra pruebas irrefutables que fue el Padre José de Anchieta el fundador de Sao Paulo, por lo que dio por zanjada la controversia que durante muchos años había entre los Historiadores sobre la figura del fundador, si fue Nóbrega (Jesuita portugues)o fue Anchieta (Jesuita español). Esto derivó en muchos titulares de prensa de la época, entrevistas en radio y Televisión. Desde entonces, el gobierno Brasileño instaura en Brasil el "día de Anchieta" el 9 de Junio de 1597 coincidiendo con la muerte del apóstol. Promotor de la Canonización de Anchieta, Don Salvador colabora con el Vaticano aportando información sobre el misionero para el proceso de beatificación que el Papa Juan Pablo II realizó en 1980.
    https://www.facebook.com/Vida-y-Obra-de-D-Salvador-L%C3%B3pez-Herrera-105417485052674

Responder a Alberto López Anadón Cancelar Respuesta

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMurió el actor Ed Asner, ícono de la televisión estadounidense
Artículo siguientePrimer embajador de Bahréin en Israel asumiría en los próximos días