Durante los días de conflicto entre Israel y Hamas se produjo un alza de los ataques antisemitas no solo en Estado Unidos, sino que también en otros lugares del mundo, a una escala no vista durante los conflictos anteriores en .

Diversos incidentes se registraron en Nueva York, Los Ángeles y Alaska. El Presidente estadounidense hizo un llamado a detener la violencia. “Los recientes ataques contra la comunidad judía son despreciables y deben detenerse”, escribió en Twitter.

En este contexto, Sharon Nazarian, vicepresidenta de Asuntos Internacionales de la Liga Antidifamación (ADL), organización que rastrea incidentes de violencia y prejuicios antijudíos, conversó con La Tercera sobre el tema.

Considerando el aumento de los ataques antisemitas, ¿cree que es una tendencia o es algo más bien puntual?

Lo que sabemos es que cada vez que hay un conflicto en hay usualmente una tendencia en el aumento de los ataques antisemitas, que tienen como blanco las comunidades judías en todo el mundo. En esta ocasión estamos viendo un aumento dramático de incidentes, desafortunadamente. Esta vez parece que incluso han sido más fuertes en comparación al en 2014, así que vemos muchos más comentarios venenosos en internet. Eso es un gran cambio respecto de los conflictos anteriores. Aunque si bien no podemos hacer una línea exacta entre lo que ocurre en , entre Israel y Gaza u otro incidente, sí vemos una tendencia de que con cada escalada en el conflicto en los actos de en todo el mundo aumentan. Nosotros vemos tres categorías del comportamiento antisemita. Uno es el acto de violencia perpetrado contra los judíos, entonces son los actos físicos. Otro es el vandalismo, cuando vemos un aumento en el vandalismo a una sinagoga, a los negocios judíos, centros comunitarios, colegios. Y la última tiene que ver con lenguaje de odio en internet, incluso si caminas por la calle y gritas “judío sucio”. Estos son todos los lenguajes de odio alrededor del conflicto que son medidos. En todas estas categorías hemos visto un incremento en todo el mundo.

Usted menciona que cada vez que hay un conflicto en aumentan los ataques. ¿Existe alguna diferencia en esta ocasión?

En 2014 se produjeron también incidentes en todo el mundo y en Estados Unidos. En esta ocasión las cifras son más altas y los ataques físicos son más perturbadores. Por ejemplo, yo vivo en Los Ángeles y en mi ciudad había personas que estaban comiendo sushi en un restaurante y grupos de hombres que tenían una bandera palestina corrían por la calle, enfrentando a las personas que estaban comiendo sushi, preguntándoles si eran judíos. Y luego los agredían físicamente. Así que ahora el departamento de policía de Los Ángeles está buscando presentar cargos por crímenes de odio contra esos perpetradores, algunos de ellos fueron arrestados. Así que vemos que en comparación a 2014, los hechos de violencia son más sorprendentes. Creo que la mayor diferencia es lo que está ocurriendo en internet, ya que debido a las redes sociales, en los últimos 10 o siete años, se ha convertido en algo más dañino en todo el mundo, ya que hay más contenido de odio que está disponible, y los algoritmos siguen alimentando a las personas con ese contenido de odio, ya sea si se trata de Facebook, TikTok. Lo otro que nos preocupa es que los ataques en línea a los judíos están ahora apuntando a personas cada vez más jóvenes. En 2014, TikTok ni siquiera existía, pero ahora en TikTok los jóvenes judíos, de 11 y 13 años, los adolescentes están siendo expuestos a contenido de odio, algo que en el pasado no era así. Yo tengo tres hijos, ellos no vieron eso, soy una madre judía, mi hijo de 10 años nunca vio eso. No había forma que lo vieran. Hoy esos jóvenes están también expuestos en un espacio que es completamente apolítico, quizás lo vean porque están mirando un baile, o van hacer alguna cosa de moda, o de cocina y en esas plataformas apolíticas ven por primera vez estos temas que se mencionan ahí y que usan retórica antisemita. La línea se cruza y se está volviendo un área gris, de que puedes ser crítico de las políticas israelíes y que puedes ser antisemita. Y eso es algo sobre lo que nosotros en ADL estamos hablando muy claramente. Hablamos de los derechos de cualquier persona, de un gobierno de criticar las políticas de otros países, eso es un discurso legítimo, pero cuando atacas a personas por su fe y las haces responsables por las políticas de otro gobierno, eso es antisemita.

Mesas y sillas en un bar judío quemado en Berlín, en agosto de 2020. Foto: AP

¿En ADL tienen alguna idea de quiénes son los grupos que están detrás de estos ataques?

Es muy difícil saber. No tenemos una evidencia incriminatoria que apunte específicamente a un grupo o a otro. Lo que sí sabemos, porque hemos hecho esto por 100 años, hemos estado involucrados en la lucha contra el en Estados Unidos y en todo el mundo por décadas, es que, por un lado, en el tema del supremacismo blanco siempre ha sido así, siempre ha estado ahí, ya sea que hablemos de Estados Unidos o Europa. Sabemos que ya sea que esté bajo el radar o salga a la superficie durante diferentes períodos de tiempo, cuando hay conflicto, o cuando hay elecciones en Alemania, hay un partido político, AfD (Alternativa para Alemania) que tiene esencialmente una ideología neonazi. Cuando tienes raíces como esas normalizadas en la sociedad, cuando entran a las coaliciones de gobierno, cuando son vistos como actores políticos creíbles, eso definitivamente lleva hacia el . No hay duda. Lo que sabemos hoy es que con la normalización de partidos como ese, otros grupos antisemitas de otros lugares ideológicos, incluidos los radicales islámicos, sienten que tienen permiso para usar una retórica similar y cruzan la línea de la retórica antisemita. Así que una alimenta la otra, van de la mano, y sabemos -por ejemplo- con regímenes como el iraní, que es muy, muy activo en las redes sociales, en todos los idiomas -incluido el español- ellos constantemente están divulgando odio en internet, específicamente odio antisemita. Cuando ellos dicen que Israel tiene que ser borrado del mapa, eso es un acto de violencia, eso es incitar la violencia. Así que vemos que una lleva a la otra, y que viene en cualquier dirección. Así que podemos hacer responsable al régimen iraní, podemos hacer responsable al supremacismo blanco, a los partidos políticos etnonacionalistas, a los islamistas radicales, que dicen “del río (Jordán) al mar (Mediterráneo)”, ¿qué significa eso?, significa que Israel debe ser borrado. Usan términos y lenguaje que están claramente señalando contra los judíos. Hemos visto el mismo canto en ciudades en todo el mundo, en más de 30 ciudades donde se llevaron a cabo manifestaciones (propalestinas): “Khaybar Khaybar, judíos, el Ejército de Mohamad va a regresar”. Esto refleja una batalla del siglo VII, es una batalla que terminó con una masacre de todos los judíos. En la actualidad, en las últimas semanas, este canto puede ser escuchado en distintas capitales en todo el mundo. Cuando ves eso, eso no es activismo palestino, eso no es abogar por el Estado palestino, eso es incitar la violencia contra los judíos. Así que cuando escuchas ese canto, ya sea en , en Bélgica o en Sudáfrica, sabes lo que significa y eso es una consistencia que hemos encontrado en todo el mundo.

El Presidente Biden ha criticado los ataques antisemitas. ¿Qué le parecen las acciones que se han adoptado hasta ahora?

Creemos que le mensaje del gobierno de Biden ha sido muy fuerte. Hemos elogiado al gobierno y hemos dado la bienvenida a las declaraciones que han hecho. El gobierno también se ha contactado con todas las organizaciones judías clave en Estados Unidos y hemos participado en mesas redondas y discusiones sobre lo que podemos hacer. En primer lugar, respecto de la seguridad judía, la seguridad física de personas, porque ese es uno de los mayores problemas ahora. Los judíos están siendo atacados en Nueva York, Chicago, Miami de manera física. Dos, asegurarnos que el mensaje de los incidentes de crimen de odio, los ataques que son perpetrados debido a las religiones de las víctimas, es un crimen de odio. Tenemos leyes fuertes respecto de los crímenes de odio en Estados Unidos y el departamento de Justicia, de Seguridad Nacional, todos estos departamentos han hecho un buen trabajo de dar un mensaje que si una persona ocasiona violencia a otra por su fe, eso no será un crimen regular sino que será un crimen de odio y los cargos serán duplicados o triplicados. Ese mensaje ha sido muy bueno. Nosotros trabajamos de manera muy cercana con las fuerzas del orden en Estados Unidos, los educamos, los informamos sobre los crímenes de odio. Ellos han respondido de manera muy efectiva a cada incidente. Ellos toman esto de manera muy seria y saben que cuando esto pasa en cada comunidad, es realmente muy divisorio, destructivo, y les quita la seguridad a todos los ciudadanos. Esto no se trata solo de un problema judío, es un problema de cualquier sociedad democrática. Cuando el surge es una amenaza a las instituciones democráticas de cualquier país. Creemos que el gobierno de Biden tiene que continuamente hacer llamados contrarios al , el secretario de Estado, Antony Blinken, ha hablado sobre el en todo el mundo. Los políticos lo están haciendo bien, el problema está en las de redes sociales, el problema es el lenguaje de odio en internet y la integración de este odio en espacios que no hemos visto antes. Vimos un incidente donde había un grupo de mamás que se habían reunido para conversar sobre sus hijos, y vimos casos en los que a las madres judías se les pidió que abandonaran el grupo, porque ellas creían y apoyaban el Estado de Israel. No las políticas, sino que debido a que creían en el Estado de Israel, como un Estado judío y democrático. Desafortunadamente, en muchos espacios democráticos los judíos, ya sean estudiantes judíos en campus universitarios, artistas judíos, escritores judíos, son marginados y expulsados si ellos respaldan a Israel de alguna forma. La mayoría de los judíos en todo el mundo tienen una conexión especial con el Estado de Israel. En la actualidad si eres un sionista y de alguna forma estás perpetrando crímenes contra los , es injusto hacer responsables a todos los judíos y a los ciudadanos de Israel por las políticas del gobierno, nosotros no hacemos responsables a los ciudadanos chilenos por las decisiones del gobierno chileno. No los podemos hacer responsables de eso. Esas son las áreas en las que se vuelve muy gris.

La gente participa en una marcha de solidaridad judía a través del Puente de Brooklyn, el 5 de enero de 2020, en la ciudad de Nueva York. Foto: AFP

Durante el conflicto entre Israel y Hamas se vio en el mismo Israel ataques entre judíos israelíes y árabes israelíes, al punto que el Presidente Reuven Rivlin dijo que temía una guerra civil. ¿Cómo vieron ustedes esta situación?

Estoy de acuerdo con que eso fue uno de los peores resultados del reciente conflicto. Era el terror en la estructura de la sociedad israelí, en las ciudades israelíes donde los judíos y los árabes viven juntos, trabajan juntos, aprenden juntos. Ahora bien, claramente hay problemas de inequidad, hay sentimientos emocionales y nacionales entre los ciudadanos judíos israelíes y árabes israelíes sobre su identidad. Son asuntos complejos, lo que comenzó en Jerusalén Esta fue una combinación real de eventos que ocurrieron y fue casi como un polvorín que estaba listo para estallar y así ocurrió y fue un fósforo al fuego. Era Ramadán, la Autoridad Palestina había cancelado las elecciones y era la posibilidad de que la Corte Suprema tomara una decisión sobre el barrio Sheikh Jarrah en Jerusalén y el desalojo de algunas familias palestinas. Todas estas variables se juntaron y realmente se tradujeron en un gran tema entre judíos y . Lo que pasó en las ciudades israelíes donde los grupos extremistas, tanto del lado judío, del lado ultranacionalista, como , ambos extremos querían encender la violencia. Ellos incitaron la violencia y dejaron todos los problemas y pusieron el fósforo. Así que nosotros en la ADL lo hemos llamado una ideología extremista, cuando vemos en las últimas elecciones israelíes que habían partidos que nosotros llamamos racistas, ultranacionalistas, no democráticos, a los que se les permitió estar dentro del espacio político. Así que pensamos que ellos son destructores y son los que están realmente encendiendo las llamas de odio contra los árabes y los ciudadanos de Israel. También vimos en la ciudad de Lod a activistas criminales jóvenes haciendo actos de violencia contra los judíos, los ataques a las sinagogas. Aun cuando los números eran pequeños de personas haciendo esto, esos números pequeños hicieron el daño suficiente para hacer un llamado de atención a Israel como sociedad para decir lo que está pasando dentro de nuestra propia ciudadanía.

Usted ha mencionado que los ataques antisemitas aumentan cada vez que hay un conflicto en , pero en Reino Unido ha habido problemas de ese tipo y no es por el conflicto. ¿Cómo evalúan eso?

El caso de Reino Unido es muy interesante. Y creo que es un ejemplo importante y no es el único. El Partido Laborista ha sido históricamente el hogar político de la comunidad judía en Reino Unido. La mayoría de los judíos británicos históricamente han pertenecido al Partido Laborista, que es la colectividad más progresista de la centroizquierda. Cuando Jeremy Corbyn se convirtió en el líder del Partido Laborista, él es alguien que tiene una historia clara de comprometerse no solo en actividades anti Israel, sino de acoger grupos terroristas como Hizbulá y Hamas, y los ha mencionado como “nuestros amigos”, ha visitado las tumbas de asesinos de Hizbulá y Hamas. Ha recibido pagos de Press TV, que es la plataforma de televisión completamente controlada por el régimen iraní. De hecho, recibe un sueldo de ellos. Cuando Jeremy Corbyn asume, teniendo en cuenta su historia, su ideología anticapitalista, antiimperialista, antioccidente, la ideología que el trajo al Partido Laborista, fue esencialmente un secuestro de la tradición del Partido Laborista por este extremista. Lo que vimos en ese período fue que el se convirtió en sistémico en el partido. A lo que me refiero con eso es que cada vez que surgieron incidentes antisemitas el partido decía no solo que no era antisemita, sino que creían que era lo correcto que había que hacer. Cuando se realizaban investigaciones, hacían acciones para esconder las investigaciones. Cuando salían los reportes sobre el en el partido, los escondían. Y Jeremy Corbyn llevó eso hasta el centro del Partido Laborista en Reino Unido. Afortunadamente cuando se realizaron elecciones, Jeremy Corbyn fue sacado y ahora Keir Starmer es el líder del partido y tenemos que darle el crédito que ha tomado pasos importantes en deshacer ese sistémico en la colectividad y él tiene un largo camino por recorrer en ese sentido. Cuando todo un partido político es secuestrado en esa forma, y cuando se permite el en una forma en la que los miembros judíos de un partido son echados a un lado del partido, eso no tiene nada que ver directamente con ningún conflicto en Medio Oriente, esto es un asunto de ideología por una parte extremista de un partido que viene y toma el control de todo el partido. Esa fue una lección importante, incluso aquí en Estados Unidos, donde muchos piensan en el Partido Demócrata, donde hay señales y lecciones sobre lo que ocurre cuando las voces extremistas en cualquier partido se permiten y toman el control de cualquier partido grande y hablan en nombre de ese partido. En realidad, lo que más nos preocupa es la ideología extremista, en cualquier lugar o momento que aparezca. En la derecha o en la izquierda. No importa dónde sea.

FuenteLa tercera

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Fundación Filantrópica Global impulsa los valores de la comunidad judía en España
Artículo siguienteNuevo gobierno en Israel, por ahora en el papel, que podría convertirse en realidad