Diario Judío México -
Antolojía de Kuentos Sefaradíes
Kuentos traskritos por Liliana Tchukran de Benveniste del livro “Antologia de Cuentos Sefaradíes” de Pascual Pascual Recuero, 1979

5. LA SENSYA DE MAIMÓNIDES*

Rabenu Moseh bar Maymon era mediko del rey i le tenía muncha amistad, a tanto ke el selo ke le entró a un mediko grande de los dotores ke tenía el rey del resto de los puevlos era muncho, ke no podía soportar ke un djidyó sea tan estimado en ojos del rey. I ansí tuvieron pelea grande kon el rey, diziendo ke les dishera ké bien vido de él ke lo kerya tanto:

– Ke si es ke lo tienes por sabyo grande en la medikería, akí estó yo pronto a mizurarme kon él, esto es: Ke yo aré un brevaje i se lo daré a bever delantre de tí, i si es bastante a eskaparse de la muerte, lo tendremos por dotor valiente. I lo mezmo ke aga él algun brevaje i lo beveré yo delantre de tí, i si sabré remedyarme, aresiveme por dotor mas grande. I pondremos kuarenta dias de tiempo, ke si el dia de 40 despues de beverlo viene delantre de ti bueno i sano, daremos kredito en su sensya.

El Melek ke sintio dichas avlas razonavles, dunke lo keria muncho bien a Rabenu Moseh i no tenia korason de meterlo en esta preva, ma no era koza de refuzar en elyo. I mas ke vido ke Rabenu Moseh estaba muy kontente de elyo kon su buen grado.

I ansí se eskrivyo todo klaro delantre del rey para ke sierva de avizo ke ansí fue kondision determinada entre los dos dotores, ke si es ke muere alguno de elyos de akel brevaje, no tienen sus erederos ninguna demanda kon él.

Disho Rabenu Moseh a el otro dotor ke el iziera su brevaje asegun savía, ke el estava pronto a beveslo. Dito dotor izo todo su aparejo kon kuanto modo de remedio i kozas venenozas ke ay en el mundo. I Rabenu Moseh izo su aparejo de los brevajes kontarios ke sierven para kitar kozas danyozas, i les dyo el rejo a sus talmidim, diziendo:

– Tal dia me daresh a bever de esto, i a la noche de esto.

I les dio a entender bien asegún devian de rejirlo.

I ansí fueron delantre del rey, i en prezente de todos bevyo Rabenu Moseh el brevaje ke le dio el dotor. I tan danyozo era, ke se izo Rabenu Moseh preto i la luenga salida de su boka, seka komo un palo, del fuego ke tenía dientro de su tripa. Presto lo yevaron sus talmidim a su kaza i lo rijeron asegún los ambezó. En kurto fue bastante de kitar akel veneno, i se alevantó bueno i sano komo si no fuera él.

Entonses tomo Rabenu Moseh un poko de asukar rozado muy fino del propyo ke le azía para el rey, i lo metio dientro de un boteziko bien limpyo i puesto dientro de un kutí, i muy kuvierto kon dos, tres dimalos. I fue a la prizyon i tomo uno de la djente ke estavan prezos en la prizyon del rey porke meresian muerte, i le dio dito kutí ke lo yevara en su mano: i se fueron djuntos al palasyo.

La ora ke lo vieron venir a Rabenu Moseh tan bueno komo su uzansa, se kedaron mavilyados kómo fue bastante de salvarse, i sovre todo dito dotor su kontrariedá fue grande. Le disho Rabenu Moseh al rey:

– Siendo yo ya ize mi ovligo, lo mezmo deve este dotor de bever un poko del brevaje ke le daré, ke ansí fue muestro partido.

Todos disheron ke:

– Esto no kalia dicho, i sierto él no refuzará tu palavra, asegún tú no refuzates la suya.

Tomó Rabenu Moseh un dimalo i se tapó bien la nariz i la boka, i le disho al rey ke iziera lo mezmo i ke se aleshara de su lugar, para ke no aresiviera el bafo de akel kaldo, ke era muy danyozo; i izo ke akel ombre avriera el kutí kon su mano, ke si lo matava el guezmo poko impedia, siendo ya meresia la muerte.

El dotor ke vido tantas preparasiones, su miedo fue demazyado, porke entendyo kon su intelijensia ke de gostarlo tenia de murirse. I ansí, antes de bever todo akel kaldo, areventó. Despues de esto, tomó Rabenu Mose una kucharika de akel kaldo i lo konvido al rey ke lo beviera. Le disho el rey:

– Parese ke el brevaje ke te dyo akel dotor, dunke no aresivites de el danyo, ma la inelijensia te se aflakó; siendo ke akomentes de darme a gustar tal koza danyoza, sierto ke salites loko.

Arespondio Rabenu Moseh, diziendo:

– Por tu kaveza ke no ay en esto ninguna koza danyoza, i savete por sierto ke es asukar rozada muy fina del propyo ke komes tu kada dia. Pero siendo dito doktor dezmeolyado i nunka tuvo avizo una mil de la sensya, no le kuadró su intelijensia ke avia posivilita ke pudiera yo eskapar de su mano; i siendo vido ke no tuve ningun danyo, pensó ke yo le tengo de dar una koza muy danyoza siete tantos ke la suya, i el akto mio le izo susto grande i lo mató.

– – – – – – – – – – –

* No konsidero Kulli menester de dizir la fonte istorika o lejendaria de donde arekojio esta konseja, ke simbolisa la universalita del saber de Maimónides, i mas espesialmente, la umildá de un savio verdadero. Está inklusa en el komentario al pasaje de la batalya entre reyes, en ke fue prizionero Lot (Gn 14 1-18), i fue eskrita otruna vez en la pajina 88 b-c i pp. 452-454, de las edisiones sitadas.

——————————————–

Kuento trezladado de la notasión fonetika a la notasion AY (Aki Yerushalayim) por Liliana Benveniste del livro “Antología de Cuentos Sefaradíes” de Pascual Pascual Recuero, 1979 – Kapítulo I: Kuentos de Kulli

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorHoy es Tu Bishvat
Artículo siguienteSupervisión rabínica