Me van a perdonar que en estos tiempos de neologismos me vea tentado a crear un nuevo engendro lingüístico para expresar una situación no definida por otra palabra mejor. El mundo de las ideologías que caracterizó al siglo XX, se ha diluido (licuado, según otros) y donde había sólidas placas continentales, hoy apenas hay una fina capa de hielo flotando a la deriva en el mar de las ideas. Esta situación no es coyuntural ni local, sino un fenómeno global que afecta a la política de todas las naciones. Hace años (pero no tantos) uno se identificaba prácticamente de por vida con una lateralidad: se era de izquierdas o de derechas, más o menos al centro o los extremos, y quien cambiaba de acera por la razón que fuera era considerado poco menos que un traidor. Esa realidad, a día de hoy, resulta alienígena para quienes no tuvieron que elegir bando en enfrentamientos que, en ocasiones, llegaban a las manos cuando no a las armas.

Hoy, las “guerras civiles”, las sangrientas y las incruentas, se libran en otros ejes. Hay que ser muy escrupuloso para ver diferencias notables entre las políticas económicas de partidos políticos que se definen con colores contrapuestos. Es más difícil que antes, pero la mayoría de la gente encuentra un mensaje partidista que encarne sus aspiraciones. A menos que se sea judío en España y uno, además, sienta un fuerte vínculo con Israel y cómo logró construirse. Porque aunque hoy dicho país se presente como cuasi-potencia tecnológica y modelo de desarrollo económico, no hubiera llegado hasta ahí (en realidad, a ninguna parte) si no se hubiese imbuido en los tiempos de su construcción del espíritu de solidaridad y sacrificio que encarnaba el sionismo socialista, cuyo mejor y perdurable icono es el kibutz: máximo esfuerzo, igualdad, responsabilidad.

Hoy, cuando las dos palabras de esta fórmula (sionismo y socialismo) se han convertido en poco menos que descalificaciones (a veces en insultos) en la arena política, algunos nos sentimos apátridas de representación partidista, “apártidas”: tanto la izquierda extrema como la más moderada reniegan de cualquier simpatía e incluso legitimación de las aspiraciones nacionales reconocidas internacionalmente a mi gente. Intentan recolocarme en un lugar en el que no me siento representado. No estoy ni en la izquierda, ni en la derecha ni en el centro sino en tierra de nadie: un territorio sin recursos para hacer valer nuestra voz, castigados por seguir defendiendo unos valores que otros creen que lastran sus opciones para “ganar la calle” en tiempos de populismos de todo signo. Porque, aunque éstos hayan cambiado, seguir señalándonos (antes sólo como judíos, ahora también como israelíes) como la causa de todos los males es una fórmula que ha demostrado seguir siendo efectiva para llegar al corazón y los instintos más básicos de las masas.

Director de Radio Sefarad

www.radiosefarad.com

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCarta Dirigida A La Lógica. (Yo Solo Sé Que No Se Nada…).
Artículo siguienteUna Encuesta Para Los Estados
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.