El sorpresivo vuelo de Biniamín Netanyahu a la ciudad de Neom, en Arabia Saudita, para dialogar con el príncipe Mohammed Ibn Salman ha encendido no pocas especulaciones. Más aún cuando la presencia allí del secretario de Estado Mike Pompeo en el marco de su última gira por el Medio Oriente continúa sugiriendo múltiples preguntas.

El objetivo de este tripartito encuentro es sin duda fortalecer los nexos militares y comerciales entre Jerusalén y Riad que de modo informal y discreto se establecieron hace algunos años. Oficializarlos se torna en estos días un imperativo considerando que ambos países enfrentan un enemigo común: Irán. No pocas fuentes indican que le ha ofrecido apoyo en no pocas ocasiones, un apoyo que se tornará vital para si el presidente Biden resuelve redefinir los nexos con Teherán.

Sin embargo, estos vínculos no conocerán un sustantivo progreso si al mismo tiempo no se normalizan las relaciones entre y los palestinos. En más de una oportunidad el líder saudita ha señalado la necesidad de levantar un Estado palestino independiente, ya sea por razones estratégicas, ya sea religiosas. Aspiración que de momento no es compartida por el actual gobierno israelí.

Un dilema que el príncipe Ibn Salmán deberá resolver en un plazo relativamente breve considerando las diferencias estratégicas, económicas y religiosas que lo distancian de Irán.

Cabe agregar que Gantz como ministro de defensa y el canciller Ashkenazi fueron sorprendidos por el vuelo de Bibi a Arabia Saudita. Una circunstancia más que agrava las tensiones en la presente coalición gubernamental. Como resultado, el cuarto torneo electoral parece irrefrenable.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPalabras de la Semana en Yiddish: Día de Gracias
Artículo siguienteMuere Diego Armando Maradona a los 60 años de edad
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.