Por si faltara dramatismo a la inmensa tragedia que vive el pueblo sirio desde hace seis años, se agregan ahora el episodio del ataque con armas químicas sobre la población civil de Idlib, presuntamente ordenado por el régimen de Bashar al-Assad, y dos días después, el contrataque lanzado por Estados Unidos a la base aérea desde donde partió la embestida con agentes químicos venenosos. Cincuenta y nueve misiles Tomahawk, que fueron activados a larga distancia por órdenes del presidente Donald Trump, constituyeron la inmediata respuesta al horror de dos días antes, desatando con ello un cambio sustancial en el escenario que había prevalecido a lo largo de los últimos meses en la guerra civil siria.

Tan sólo un par de días antes del ataque con gas sarín el mandatario norteamericano había declarado que la salida del poder de Bashar al-Assad no era ya una prioridad para Estados Unidos —en sentido contrario a lo que la administración de Obama sostuvo siempre— y, sin embargo, dio la orden de atacar la base aérea siria sin solicitar autorización de su Congreso. Nada induce a pensar que este operativo será ampliado y constituirá el punto de arranque de una intervención militar que involucre a las fuerzas estadunidenses más allá de su actual participación en el combate aéreo contra el Daesh o Estado Islámico en otra zona del país. Trump bien sabe —y así lo afirmó durante su campaña— que sumergirse en el pantano sirio es igual de peligroso que lo que han sido los casos de Irak y Afganistán. Pero un golpe puntual y avasallador como el dado la madrugada del viernes pasado puede ser enormemente útil para objetivos de corto plazo, que no incluyen, por supuesto, la solución de fondo del conflicto sirio.

En concreto y en el plano de lo inmediato, Trump ha tenido el acierto de castigar una de las tantas infamias cometidas por Al-Assad sin arriesgar demasiado. Por el contrario, ante los países árabes sunitas enemigos de Al-Assad, de Irán y de Hezbolá, Trump quedó con ese acto como el valiente personaje capaz de dar una lección avasalladora y una eficaz advertencia a esos temidos adversarios pertenecientes al mundo musulmán chiita. Ante la comunidad internacional y buena parte de su público en casa protagonizó al fin un episodio exitoso que compensó las muchas pifias de sus primeros 75 días en la Presidencia. De igual modo, envió el mensaje de que puede estar hablando en serio cuando presume que dará una lección a Corea del Norte si continúa con sus desafíos. Y el otro gran tema se refiere a Rusia y a Putin. Dada la madeja de sospechas y presuntas complicidades entre Trump y el mandatario ruso que han desprestigiado y puesto en aprietos a la nueva administración norteamericana, el encontronazo que han tenido ambos mandatarios en este episodio sirio, en el cual se ubican en posiciones políticas diametralmente opuestas, cumple a la perfección con la misión de disipar por un rato las suspicacias de que Trump se había convertido en un títere de Putin en razón de oscuros contubernios.

Así que por lo pronto, Trump vive unos cuantos días de gloria y, sin duda, de euforia, no obstante la posibilidad de un escalamiento en las tensiones con Rusia y China. En cuanto al pueblo sirio, es evidente que sus sufrimientos siguen ahí por más que las armas químicas no sean usadas de nueva cuenta. De hecho, su tragedia sigue agravándose a tal grado de que puede calificarse ya como la más vergonzosa mancha de nuestra humanidad de esta segunda década del siglo XXI.

1 COMENTARIO

  1. Sino tienen prudencia los dirigentes de los países conflictuados, se puede convertir en un horror.
    Aunque no creo que llegara a una tercera guerra mundial. ( DIOS NO LO PERMITA )
    Pienso que esta brotara de la escasez de agua mundial. ESO SI ES UN DETONADOR DE GUERRA

    Deja tu Comentario

    A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

    A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
    Artículo anteriorRosa Nissan presentó en el Palacio de Bellas Artes su trilogía “Tres viajes de una mujer: a los 50, 60 y 70 años”
    Artículo siguienteEl Papa condenó firmemente el terrorismo
    Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.