Diario Judío México - (Shmul Gelbfisz), uno de los primeros y más conocidos productores de de la historia de , nació en Varsovia en esta fecha en 1882 (su fecha de nacimiento se cita de diversas maneras el 27 de agosto e incluso el 26 de julio de 1879).

Goldwyn era un emigrante sin dinero a Inglaterra y luego a los (en 1898), donde se convirtió en un exitoso vendedor de guantes. En 1913, se unió a su cuñado Jesse Lasky, así como a Cecil B. DeMille y Arthur Friend para crear el primer largometraje de Hollywood, The Squaw Man.

Después de breves asociaciones con Adolf Zukor y con Marcus Loew y Louis B. Mayer, Goldwyn formó su propio estudio independiente que contrató a escritores como Ben Hecht, Lillian Hellman y Dorothy Parker y produjo películas como Los mejores años de nuestras vidas, Los pequeños zorros , Los mejores años de nuestras vidas, Hans Christian Andersen, Chicos y muñecas, y Porgy y Bess. Durante el período McCarthy, Goldwyn fue convocado para declarar como testigo amistoso ante HUAC.

Nunca apareció, pero en sus comentarios preparados escribió: “La actividad más antiestadounidense, que he observado en relación con las audiencias, ha sido la actividad del propio Comité”. Su estudio fue vendido a Warner Brothers en la década de 1980 ; Goldwyn vivió hasta 94.

“Cuando quiera tu opinión, te la daré”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.