Diario Judío México - La música, posee la gran virtud de conectarnos a un nivel superior, donde los sentidos nos ayudan a percibirla al igual que nuestras sensaciones y emociones, las cuales se muestran y desarrollan, interactuando a través de frecuencias o vibraciones a escalas sumamente profundas.

Los sonidos por su parte, se interconectan a través de neurotransmisores, redes neuronales dentro de nosotros mismos, generando incluso cambios en nuestros estados de ánimo, más allá de lo que sentimos y eso, es un hecho que para la ciencia no se presenta ajeno.

Así través de la historia, hemos visto como las melodías, han estado presentes en todo cuanto nos rodea, no solo como producción cultural, sino también como parte de nuestro diario vivir, lo que podemos constatar al abrir las ventanas de nuestros hogares, donde escucharemos a los pájaros con su trinar matutino, mismo que nos transporta a viejos y lejanos destinos, si sabemos prestar atención, desde lo más profundo del corazón.

Por otra parte el mismo Beethoven, fue un ejemplo perfecto de que a pesar de haber estado sordo gran parte de su vida, aun así, esto no le impidió componer las más bellas y sentidas melodías, conectándolo con todo de una forma muy especial, más allá del idioma que hablara o la nacionalidad, ya que la música nos acerca y nos hace trascender, acortando cualquier distancia y los abismos del ayer.

Las notas son el reflejo del alfabeto universal, el sonido de las olas, el viento al despertar la aurora, el eco del silencio que nos abraza sin más, las risas de quienes aún no saben ni siquiera hablar; los toques de un acordeón o el sonido de un shofar, lo que te conecta con lo sublime, creador de todo cuanto hay.

Por ello, la música no posee colores políticos, ni fronteras, no ondea banderas y mucho menos hace diferencias, ya que vibra en armonía con las ondas que fluyen a través del Universo, esas que son eternas más allá del espacio y tiempo, las cuales nos unifican a todos, como lo que realmente somos, energía pura, tenue soplo de vida, incorpórea sinfonía al finalizar la noche y al comenzar el día.

De esta forma el pasado fin de semana, en , fue el triunfo de quienes creyeron que la música es más fuerte que todo, ya que el tiempo se detuvo y la energía fluyó, más allá de las contiendas, el amor los transformó…

(Especial para el Diario Judío.com de .) 19 05 2019.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSuecia tendrá su primer memorial del Holocausto ‘piedras de tropiezo’
Artículo siguienteOrquesta mexicana tiene nuevo director formado en Israel
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.